Dolor de Cabeza: Síntomas, Causas y Tratamiento

misremedios.com

El dolor de cabeza es uno de los problemas de salud más frecuentes. Pese a que no suele ser un problema grave, no hay que subestimar al dolor de cabeza.

En muchas ocasiones puede llegar a ser muy molesto y afectar a nuestro estado de ánimo y a nuestros quehaceres cotidianos.

¿Qué es el Dolor de Cabeza?

El dolor de cabeza o cefalea es un dolor que aparece en la zona de la frente, la cabeza, la nuca e incluso en las cuencas de los ojos. Existen muchos tipos de dolores de cabeza, por lo que la localización y la intensidad del dolor puede ser variable.

No debemos confundir un dolor de cabeza común con la migraña. La migraña es un dolor de cabeza mucho más intenso e incapacitante, que normalmente no responde a los analgésicos y que provoca sensibilidad a la luz, los ruidos e incluso los olores. Además suele venir acompañada de náuseas y vómitos.

Un dolor de cabeza, afortunadamente, es más leve y normalmente no te incapacitará en tu rutina diaria. Eso sí, sigue siendo igualmente molesto y aunque no te incapacite totalmente sí afectará a tu vida cotidiana.

Síntomas del Dolor de Cabeza

El principal síntoma de un dolor de cabeza es, precisamente, un dolor agudo en la cabeza. Dependiendo del tipo de dolor de cabeza, este dolor podrá ser más fuerte o más leve, y presentarse en distintos lugares: la frente, la base de la cabeza, la nuca, las sienes e incluso en las cuencas de los ojos.

Si, en cambio, el dolor de cabeza es muy intenso, persistente y palpitante, viene acompañado de náuseas o vómitos y sientes una gran sensibilidad ante la luz, los ruidos y/o los olores, es muy probable que estés ante una migraña y no un dolor de cabeza común.

Libro Remedios Caseros

Causas del Dolor de Cabeza

Las causas de un dolor de cabeza o cefalea pueden ser muy diversas. Podemos englobar los dolores de cabeza en 2 grandes tipos:

  • Cefaleas primarias: Son aquellas que aparecen de manera espontánea, sin una causa aparente.
  • Cefaleas secundarias: Son aquellas que van asociadas a una causa subyacente, como
    • un resfriado,
    • una gripe,
    • una congestión nasal,
    • una sinusitis u otros problemas respiratorios,
    • un estado de estrés o ansiedad,
    • tensión ocular, fatiga visual u otros problemas oculares,
    • fatiga,
    • problemas dentales,
    • un traumatismo,
    • lesiones cerebrales,
    • un consumo excesivo de alcohol, cafeína o tabaco (o la abstinencia de estos),
    • o como síntoma derivado de la toma de algún fármaco determinado.

Para las cefaleas primarias podremos aplicar cualquiera de los remedios que veremos a continuación. Sin embargo, para las cefaleas secundarias será necesario también eliminar la causa subyacente que las está provocando, para que desaparezcan del todo y no vuelvan a aparecer.

Tratamiento del Dolor de Cabeza

A continuación te presentamos los mejores remedios caseros para el dolor de cabeza que hemos recopilado.

Nuestros remedios para el dolor de cabeza pretenden ayudarte a estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades.

Alimentación / dieta del Dolor de Cabeza

  • Evita alimentos ricos en histamina: La acumulación de histamina puede provocar cefaleas, por eso es importante evitar alimentos ricos en esta sustancia, como las conservas de pescado (latas de atún, sardinas…etc.), el marisco, leche y quesos, sobre todo si están curados (excepto el queso fresco), cava y champagne, el vinagre balsámico, productos vegetales fermentados (como por ejemplo la soja y sus derivados), u otros vegetales como las espinacas o la berenjena.
  • Evita alimentos con otras sustancias que también contribuyen a acumular histamina: Existen otros alimentos que no poseen directamente histamina, pero sí tienen ciertas sustancias (tiramina, feniletilamina o nitritos, entre otras) que provocan su acumulación. Algunos de estos alimentos son el chocolate, el aguacate, las frutas cítricas (sobre todo la naranja), los frutos secos, el tomate (incluida su salsa), y el alcohol.
  • Alimentos ricos en ácidos grasos omega-3: Los ácidos grasos omega-3 poseen propiedades antiinflamatorias, que resultarán muy beneficiosas para prevebir y combatir los dolores de cabeza. Alimentos como el pescado azul (el salmón, la sardina o el atún, entre otros) o el aceite de oliva te proporcionarán estos ácidos grasos sin aumentar tus niveles de histamina.
  • Toma alimentos ricos en vitamina C, vitamina B2 y ácidos grasos insaturados: Estos nutrientes esenciales pueden ayudar a aliviar los síntomas gracias a sus propiedades antiinflamatorias.
  • Come siempre de la forma más natural posible: Procura huir de los productos precocinados, ya que algunos aditivos que se añaden a este tipo de comidas pueden provocar la aparición de dolores de cabeza. También es importante limitar el consumo de bebidas azucaradas, chicles y caramelos, ya que algunos de los edulcorantes artificiales que contienen también pueden favorecer su aparición.
  • Evita estar mucho tiempo sin comer: Es importante evitar estar demasiado tiempo sin comer, para ayudar a equilibrar los niveles de glucosa en sangre. Así, evitarás las disminuciones drásticas de azúcar que pueden provocar mareos, fatiga y dolores de cabeza. Lo ideal es no dejar pasar más de 3 horas entre las comidas.
  • Toma alimentos que suban la tensión arterial: A veces un dolor de cabeza puede estar provocado por una bajada de tensión. Si es el caso, tomar alimentos que la suban, como por ejemplo el café, pueden ayudarte a combatirlo.
  • Bebe suficiente agua: Una de las primeras consecuencias de la deshidratación es la segregación de unas hormonas que pueden provocar dolor de cabeza. Por eso será importante que bebas entre 1,5 y 2 litros de agua diarios.
  • Evita el alcohol: El alcohol mezcla tres componentes que pueden provocar dolor de cabeza: alcohol, histamina y tiramina. La mezcla de estas tres sustancias, presente en cualquier tipo de alcohol (también en la cerveza y en el vino), pueden contribuir enormemente a la aparición de dolores de cabeza. Por otra parte, ya sabes que el consumo de alcohol provoca deshidratación que, como te comentaba, también produce dolores de cabeza
  • Evita tomar fármacos que aumentan la acumulación de histamina: Un efecto secundario de algunos fármacos puede ser el dolor de cabeza. Si este efecto es constante y es necesario que sigas tomando ese fármaco, consulta a tu médico para ver si puede cambiarte la medicación a alguna otra que te siente mejor.

Recomendaciones para Evitar el Dolor de Cabeza

  • Duerme las horas necesarias: Dormir poco o de manera intermitente puede contribuir a la aparición de un dolor de cabeza. Incluso un cambio en nuestro patrón de sueño habitual podría provocarlo. Por eso, intenta seguir una rutina a la hora de dormir y duerme siempre las 7 u 8 horas recomendadas.
  • Relájate y aleja los nervios todo lo posible: cuando atraviesas una etapa de estrés, te sientes estresada, o más nerviosa de lo habitual, tus músculos del cuello y de la cabeza se tensan y eso mismo te puede provocar una cefalea. Esto puede explicar por qué las personas más sensibles emocionalmente y que están sometidas a más situaciones de estrés, son las que suelen padecer cefaleas de una manera más frecuente.
  • Evita las posturas que puedan forzar tu musculatura del cuello, como caminar mirando al suelo, sostener el teléfono entre la cabeza y el hombro, sentarte mal en la silla…etc.
  • Evita el uso de cascos, sombreros, diademas o gafas de buceo demasiado apretados si notas que tras su uso aparece dolor, ya que la presión que ejercen sobre la cabeza puede ser la responsable de su aparición.
  • Practica algún deporte de forma habitual: pueden estar especialmente indicados el yoga o el pilates, por su efecto relajante sobre tu musculatura, pero la práctica de cualquier deporte de forma habitual te va a ayudar a no acumular tanta tensión en tu cuerpo. Si no eres amante de ningún deporte o no encuentras uno que te guste, siempre puedes salir a pasear. Con paseos a buen ritmos de 30 minutos diarios notarás una gran diferencia.