Faringitis: Síntomas, Causas y Tratamiento

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 votos)
Loading...
Dolor-de-garganta

¿Qué es la faringitis?

La faringitis (inflamación de la faringe) es una de las enfermedades más comunes de la zona de la garganta, el oído y las vías aéreas y digestivas superiores. Describe la inflamación aguda o crónica de la mucosa que reviste la faringe.

Es una enfermedad que aparece sobre todo en invierno, ya que es en ésta época cuando se activan los microorganismos que causan esta enfermedad en la mayoría de los casos.

Síntomas de la faringitis

El síntoma principal es un dolor de garganta, aunque pueden aparecer otros síntomas, como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, erupción cutánea e incluso la inflamación de ganglios linfáticos en el cuello.

Causas de la faringitis

La mayoría de los casos de faringitis están producidos por virus similares a los de la gripe, resfriados…etc.

En un pequeño porcentaje de casos de faringitis, ésta está causada por bacterias, como los estreptococos, que pueden causar resultados más graves para la salud que en el caso de la vírica.

En otras ocasiones, una faringitis puede estar causada por factores ambientales (un ambiente muy contaminado o lleno de humo y/o polvo), por abuso del tabaco o del alcohol o por forzar demasiado las cuerdas vocales.

Libro Remedios Caseros

Tratamiento de la faringitis

A continuación te presentamos los mejores remedios caseros para la faringitis que hemos recopilado.

Nuestros remedios para la faringitis pretenden ayudarte a estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades.

Alimentación / dieta de la faringitis

La alimentación en el caso de la faringitis, juega un papel fundamental, ya que algunos alimentos ayudan al organismo a combatir la infección, mientras que una dieta poco equilibrada, puede alargar la convalecencia.

Tienes que tomar muchos líquidos, especialmente en caso de fiebre, para reintegrar los líquidos perdidos con la sudoración, sobre todo agua y zumos de cítricos, aunque también se pueden tomar sopas y caldos.

Tienes que reducir el consumo de proteínas de origen animal, por ejemplo, la leche, los quesos y la carne, para no fatigar al organismo con alimentos difíciles de digerir.

Aumenta el consumo de fruta y verdura de la estación, prestando una especial atención a los productos ricos en vitamina C.

Puedes integrar en la dieta carbohidratos, como arroz y pasta, pero sobre todo muchas sopas calientes, siendo especialmente eficaz la sopa de cebolla.

Deja tu comentario

Cuida a los que más te importan

Con más de 400 páginas, gracias a nuestro libro podrás librarte de sustancias tóxicas y medicamentos y sustituirlos por remedios naturales que te ayudarán a que tú y aquellos a los que más quieres podáis llevar una vida más sana.