Herpes: Síntomas, Causas y Tratamiento

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (22 votos)
Loading...Loading...

El herpes es una enfermedad infecciosa inflamatoria de tipo vírico, que se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas formadas por pequeñas vesículas o llagas, agrupadas generalmente en racimo y rodeadas de un borde rojo rojo.

Puede aparecer de forma reiterada en distintas zonas del cuerpo, como puede ser los labios, mejillas, nalgas, vulva, pene o muslos, principalmente.

Aunque actualmente no hay una cura definitiva, es posible reducir los síntomas y acelerar el proceso de curación de las lesiones, hasta la reaparición del siguiente episodio activo, por lo que si éste es tu caso, te conviene leer esta información.


¿Qué es el herpes?

El herpes es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición reiterada en ciertas zonas del cuerpo, como pueden ser los labios, mejillas, nalgas, vulva, pene o muslos, de unas pequeñas ampollas que al romperse producen costras.

El herpes se produce por virus que se mantienen latentes en las células nerviosas, por lo que el organismo no puede eliminarlas completamente produciendo por ello, infecciones crónicas recurrentes, es decir, que alternan períodos de manifestación de la enfermedad con períodos inactivos.

La primera vez que aparece, se denomina primera infección, mientras que las infecciones recurrentes o brotes se producen después de estar una temporada inactivo, también llamado período latente. La frecuencia de los brotes de los herpes no se puede predecir, y además, varía de una persona a otra, ya que, mientras hay un porcentaje muy alto de personas que no muestran brotes, otras los tienen muy seguidos y otros los tienen de tanto en tanto.

Síntomas del herpes

Por lo general, la infección provoca la aparición de grupos de ampollas pequeñas y dolorosas, incluso aunque no haya contacto directo o presión sobre las zonas afectadas. El líquido dentro de las ampollas podría ser cristalino o turbio y el área debajo de las ampollas puede estar roja. Las ampollas se abren con facilidad y rápidamente pueden convertirse en llagas abiertas, aunque también es posible que no se advierta la presencia de las ampollas.

En algunas ocasiones la aparición de esta dolencia podría venir acompañada de fiebre, dolor general y síntomas parecidos a los de la gripe.

Causas del herpes

La causa principal de aparición del herpes son los virus, y dependiendo del tipo de herpes del que se trate, puede estar causado por uno u otro. En los períodos latentes de la enfermedad, se puede transmitir por contacto.

Tratamiento del herpes

A continuación te presentamos los mejores remedios caseros para los Herpes que hemos recopilado.

Nuestros remedios naturales para los Herpes pretenden ayudarte a estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades.

Alimentación / dieta del herpes

La alimentación más adecuada para las personas que padecen esta dolencia consiste en aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina C (como por ejemplo: naranjas, limones, pomelos…etc.), alimentos ricos en vitamina E (como por ejemplo: pimientos, higos…etc.), alimentos ricos en lisina (como por ejemplo: plátanos, apio, col, papaya, zanahoria, lechuga, higos, aguacates, patatas, uvas, maiz…etc.), alimentos ricos en flavonoides (como el té verde) y alimentos ricos en zinc (como por ejemplo: apio, borraja, cacahuetes, anacardos, cebollas, melocotones, rábanos…etc.).

Por el contrario, se debería evitar consumir alimentos ricos en arginina porque se ha comprobado que la presencia de este aminoácido contribuye a aumentar la aparición de nuevos brotes. Alimentos ricos en este aminoácido son la calabaza, las semillas de sésamo, la soja, los berros, las almendras, las habas, los pistachos, las lentejas…etc..

Lo último en nuestra sección Vida Sana

Las Claves para Entender la Caída del Cabello y 10 Remedios para Ponerle Freno

Los cambios de estación pueden coincidir con una mayor caída del cabello que forma parte de su propio ciclo de crecimiento.A diferencia de la alopecia, que tiene otras características, en el caso de la caída que coincide con el cambio estacional, no suele ser un problema del que tengas que preocuparte en exceso, pero si conviene que conozcas las causas para entender este proceso, además de informarte de los remedios naturales que te proponemos para combatirla.Si quieres saber cuáles son esos remedios que puedes poner en práctica, no dejes de leer esta información.