Piedras en el riñón: Síntomas, Causas y Tratamiento

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 votos)
Loading...

Los riñones son los órganos del cuerpo encargados de filtrar la sangre del aparato circulatorio y de eliminar las sustancias de deshecho y las toxinas mediante la orina.

Pero algunas veces, estas sustancias de deshecho cristalizan y forman, junto con otras sustancias, piedras o cálculos de distintos tamaños que acaban por instalarse en los riñones produciendo dolor, siendo una de las dolencias más comunes de los problemas de los riñones.

Si quieres saber cuáles son las causas que pueden provocar este problema y lo que puedes hacer para combatirlas, no dejes de leer esta información.

¿Qué son las piedras en el riñón?

Una piedra en el riñón es la formación de material sólido en un riñón como consecuencia de niveles altos de algunas sustancias propias de la orina, que no producirían esas formaciones si estuvieran en niveles normales.

Dependiendo del tamaño que adquiera la piedra, puede permanecer en el riñón o descender a través de las vías urinarias para ser expulsada a través de la orina. Si la piedra es pequeña, puede salir sola, causando poco o nada de dolor, mientras que si es más grande, puede quedar atascada en las vías urinarias, provocando otros problemas, como obstruir el flujo de orina y provocar dolor o sangrado intensos.

Síntomas de las piedras en el riñón

Los principales síntomas que hacen sospechar de la presencia de una piedra en el riñón son:

  • dolor al orinar,
  • presencia de sangre en la orina,
  • aparición de un dolor agudo en la espalda o la parte baja del abdomen (el área entre el pecho y las caderas),
  • dolor intenso que puede venir acompañado de náuseas y vómitos.

Si la piedra es pequeña y sale por sí misma fácilmente, es posible que no aparezca ningún síntoma.

Causas de las piedras en el riñón

Hay cuatro tipos principales de piedras en los riñones:

  • Piedras que contienen calcio, ya que al ser una parte normal de una dieta sana, se utiliza por los huesos y los músculos, y el resto se dirige a los riñones, siendo eliminado por los riñones a través de la orina. El calcio retenido en los riñones se une a otros productos de desecho para formar una piedra, que puede ser de oxalato de calcio o de fosfato de calcio. Las piedras de oxalato de calcio son más habituales.
  • Piedras de ácido úrico: se forman en los riñones de las personas cuya orina contiene demasiado ácido. Generalmente, las personas que comen mucha carne, pescado y mariscos pueden desarrollar piedras de ácido úrico.
  • Piedras de estruvita: que suelen aparecer después de sufrir una infección urinaria.
  • Piedras de cistina: que son de origen hereditario y están producidas por la filtración de cistina a la orina a través de los riñones.

Por tanto, las causas que pueden provocar la formación de piedras en los riñones son:

  • niveles altos de calcio, oxalato y fósforo en la orina,
  • alimentación inadecuada que provoque niveles elevados de ácido úrico,
  • padecer una afección que altere los niveles de algunas sustancias en la orina y puede hacer que se formen piedras,
  • tener antecedentes familiares de piedras en los riñones,
  • padecer infecciones de orina reiteradas o recurrentes,
  • sufrir un bloqueo de las vías urinarias,
  • problemas digestivos,
  • no beber suficiente agua o líquidos,
  • tomar ciertos medicamentos.
Libro Remedios Caseros

Tratamiento de las piedras en el riñón

A continuación te presentamos los mejores remedios caseros para piedras en el riñón que hemos recopilado.

Nuestros remedios para piedras en el riñón pretenden ayudarte a estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades.

Alimentación / dieta de las piedras en el riñón

Lo mejor para prevenir la formación de la mayoría de los tipos de piedras en los riñones es beber el suficiente agua todos los días para evitar que algunas sustancias que se encuentran normalmente en la orina lo estén en niveles elevados, y para eso, tienes que beber al menos 2 litros de agua al día, aunque hay otros líquidos que pueden resultar de utilidad para prevenir las piedras en los riñones, como los zumos naturales de cítricos.

En términos generales, debes llevar una dieta sana y equilibrada, procurando no abusar demasiado de los lácteos, carnes, pescados y mariscos, e incrementando el consumo de frutas y verduras, prestando especial atención a aumentar el consumo de apio, manzanas, uvas y granadas, que te ayudarán a prevenir la formación de cálculos así como a disminuir el tamaño de las que ya puedas tener. Además, te conviene que tu dieta sea baja en sal, ya que ésta favorece la retención de líquidos y puede agravar el problema, por ello, te conviene evitar alimentos deshidratados, encurtidos, sopas de sobre y otros productos altos en sal, como los embutidos.

Dependiendo del tipo de piedra del que se trate, tienes que tener en cuenta lo siguiente con respecto a tu dieta:

Para piedras de oxalato de calcio:

  • reducir el sodio,
  • reducir las proteínas animales, como carne, huevo y pescado,
  • limitar el consumo de alimentos ricos en calcio, además de no pasar de la cantidad de dos lácteos diarios en la dieta habitual, y no tomar suplementos de calcio,
  • evitar los alimentos con alto contenido de oxalato, como por ejemplo, espinacas, remolachas, nabos, tomates, endivias, acelgas, ruibarbo, nueces y salvado de trigo.

Para piedras de fosfato de calcio:

  • reducir el sodio,
  • reducir las proteínas animales,
  • controlar o limitar el consumo de alimentos ricos en calcio, sin pasar de la cantidad de dos lácteos diarios en la dienta habitual, y no tomar suplementos de calcio.

Para piedras de ácido úrico:

  • limitar las proteínas animales, optando mejor por pollo, pavo, pescados blancos y carne magra con muy poca grasa.

Deja tu comentario

Cuida a los que más te importan

Con más de 400 páginas, gracias a nuestro libro podrás librarte de sustancias tóxicas y medicamentos y sustituirlos por remedios naturales que te ayudarán a que tú y aquellos a los que más quieres podáis llevar una vida más sana.