Aceite de germen de trigo, aceite de ricino y miel para las uñas frágiles o quebradizas

Valora este artículo:1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos
Cargando…

En las siguientes líneas te traemos un buen remedio para las Uñas Frágiles o Quebradizas. Se trata de un remedio con aceite de germen de trigo, aceite de ricino y miel para las uñas frágiles o quebradizas.

¿Qué necesitas?

  • 1 cucharadita de aceite de germen de trigo.
  • 2 cucharaditas de aceite de ricino.
  • 1 cucharadita de miel.

El remedio

El aceite de germen de trigo está muy indicado para el cuidado de la piel y las uñas, por lo que, junto con el aceite de ricino y la miel, lograrás aportar los nutrientes necesarios para que tus uñas se fortalezcan combatiendo así el problema de las uñas frágiles o quebradizas.

Para poner en práctica este remedio, primero mezcla 2 cucharaditas de aceite de ricino, 1 cucharadita de miel y 1 cucharadita de aceite de germen de trigo y guarda la mezcla en un recipiente de vidrio con cierre hermético.

El envase puede ser un envase limpio de esmalte de uñas, porque te va a facilitar luego su aplicación.

Ponte esta preparación con un pincel o brochita sobre las uñas, como si las estuvieras pintando, todas las noches antes de dormir.

Puedes esperar un poco a que se seque la mezcla y ponerte unos guantes de algodón para que el producto penetre mejor y para evitar manchar las sábanas.

Tienes que repetir esta acción al menos durante un mes para notar los efectos.

¿Necesitas más remedios para las Uñas Frágiles o Quebradizas? Aquí puedes consultar todos nuestros remedios caseros para las Uñas Frágiles o Quebradizas.

P.D.: ¿Sabías que en nuestro libro "365 Remedios Caseros" puedes encontrar éste y otros remedios para las Uñas Frágiles o Quebradizas? Consigue ya tu libro y benefíciate de sus más de 350 páginas llenas de remedios naturales para cuidar tu salud y de los que más te importan.

Lo último en nuestra sección Vida Sana

Cómo Eliminar los Callos y Durezas de los Pies de una Forma Natural

Los callos y durezas que aparecen en los pies lo hacen como sistema de protección de la propia piel frente a un rozamiento o una presión excesiva y contínua. Aunque la principal causa de aparición se debe al uso de zapatos inadecuados, también pueden aparecer porque se presiona demasiado una zona determinada del pie como consecuencia de deformidades en los huesos o por pisar de forma incorrecta al realizar un deporte entre otras. Aunque hay un montón de productos en el mercado que pueden ayudarte a eliminar este problema, hoy te traigo una serie de remedios naturales que pueden ayudarte en este caso a acabar con ellos de una forma natural y sin necesidad de salir de casa. Si quieres saber cómo, ¡no te pierdas este artículo!

Cuida a los que más te importan

Con más de 400 páginas, gracias a nuestro libro podrás librarte de sustancias tóxicas y medicamentos y sustituirlos por remedios naturales que te ayudarán a que tú y aquellos a los que más quieres podáis llevar una vida más sana.