Sargazo vesiculoso: Propiedades y Beneficios

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (10 votos)
Loading ... Loading ...
fucus-vesiculosus

El sargazo vesiculoso (Fucus vesiculosus), también denominado sargazo vejigoso, encina de mar o simplemente fucus, es una apreciada alga marina que podemos encontrar en el Océano Atlantico creciendo en sus costas, desde las Islas Azores hasta Groenlandia. También está presente en algunas zonas del océano Pacífico.

Este alga se caracteriza por mantenerse a flote gracias a una especie de burbujas o vesículas llenas de gas nitrógeno que no la dejan hundirse.

Propiedades del sargazo vesiculoso

El fucus es una importante fuente de yodo, elemento usado para tratar el bocio, enfermedad de la glándula tiroidea debida a la deficiencia de dicho elemento.

Es conocido también por sus propiedades anticelulíticas y antiobesidad. Coadyuva en dietas restringidas de adelgazamiento. Sus mucílagos ocupan el estómago, dando sensación de saciedad (es capaz de absorber 5 veces su peso en agua, con lo que al llegar al estómago, aumenta su volumen y produce un efecto saciante). Aumenta la masa fecal, por lo que funciona como un laxante de tipo mecánico.

Es de uso alimentario en Japón, usado como aditivo y aromatizante en varios productos.

El sargazo es ingerido como componente de tabletas o polvos como suplemento nutricional.

Beneficios del sargazo vesiculoso

Es beneficioso en los tratamientos para:

  • hipotiroidismo.
  • sobrepeso y obesidad.
  • celulitis.
  • arrugas, estrías y flacidez de los tejidos.
  • reumatismo y artritis.
  • hiperlipemias (disminuye el nivel de lípidos en sangre).
  • diabetes tipo II.

Para qué sirve el sargazo vesiculoso

El uso principal del fucus (y en general otros tipos de algas) es como fuente de yodo, un nutriente esencial para la glándula tiroides. El fucus ha demostrado ser la fuente más útil para el tratamiento del hipotiroidismo (baja actividad de las glándulas tiroides) y el bocio. A través de la regulación de la función tiroidea, se produce una mejora en todos los síntomas asociados, incluyendo la obesidad.

También se utiliza para aliviar el reumatismo y la artritis reumatoide, tanto por consumo interno como por aplicación externa sobre las articulaciones inflamadas.

Ciertos componentes del fucus vesiculosus se hinchan en contacto con el agua cuando se toma por vía oral, formando una especie de “sello” en la parte superior del estómago, y por esta razón se utiliza también en diversos preparados contra la acidez. Además, estos componentes también producen efectos laxantes y sensación de saciedad.

Otros usos propuestos del fucus son el tratamiento de la aterosclerosis y el fortalecimiento del sistema inmunitario, aunque todavía no hay pruebas científicas concluyentes de que funcione para estos fines.

Retarda la absorción de los azúcares, por lo que es empleado como coadyuvante en la diabetes tipo II.

Ventajas del sargazo vesiculoso

Forma un gel que engloba numerosos nutrientes, disminuyendo la absorción de colesterol, triglicéridos y azúcares.

Es estimulante de la producción de colágeno, por lo que mejora la elasticidad, uniformidad y textura de la piel.

El yodo y los minerales se absorben por la piel, estimulan el metabolismo celular y eliminan grasa (anticelulítico).

Efectos Secundarios del sargazo vesiculoso

Las algas, entre ellas el fucus, son una de las fuentes por excelencia de yodo. La administración de yodo en grandes cantidades, su uso a largo plazo e incluso la toma de pequeñas dosis en personas con hipersensibilidad puede provocar síntomas de hipertiroidismo que generalmente se manifiestan en forma de ansiedad, insomnio, taquicardia, palpitaciones y presión arterial elevada.

Contraindicaciones del sargazo vesiculoso

El fucus no debe utilizarse en casos de hipertiroidismo o problemas cardíacos, ni durante el embarazo o la lactancia.


Lo último en nuestra sección Vida Sana

6 Consejos para Cuidar tu Hígado de una Forma Sana y Natural y 5 Buenas Infusiones para Depurarlo

El hígado es uno de los principales órganos que garantiza el correcto funcionamiento del organismo, además de ser uno de los más grandes que hay en tu cuerpo.Entre otras funciones, es el encargado de realizar funciones tan importantes como transformar los alimentos en energía, eliminar las toxinas de la sangre, producir bilis, necesaria para la digestión, y ayudar a mantener el equilibrio de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, hormonas y vitaminas en el cuerpo.Para que funcione correctamente, y evitar los problemas de hígado que pueden perjudicar a tu salud, hoy te traigo estos buenos consejos para cuidarlo de la forma más sana y natural posible. ¿Me acompañas?