10 Cosas que Posiblemente Desconocías sobre la Lactancia Materna

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 votos)
Cargando…

Dar el pecho es algo que todas las madres se plantean la primera vez que tienen a su retoño en brazos. Sin embargo, la mayoría de ellas no tiene ni la menor idea de todo lo que la lactancia materna implica.

¿Quieres descubrir todo lo que ocurre cuando decides amamantar a tu bebé? Quédate con nosotros.

¿Dar o No Dar el Pecho?

La mayoría de las madres hablan maravillas del periodo de lactancia materna, cómo te une a tu bebé, que es una sensación muy especial… Sin embargo, no es oro todo lo que reduce. En este artículo te queremos contar todo lo que no te dicen.

Es cierto que dar el pecho a tu bebé tiene beneficios para su salud, porque le transmite tus anticuerpos. Pero también puede ser problemático por muchos otros motivos, como que el niño no coma lo suficiente, nuestra leche no tenga suficientes nutrientes, tengas problemas con tus pechos (pezones agrietados, mastitis…), etc.

La lactancia materna no será un camino fácil, y deberás ser tú la que sopese todos los pros y contras que implica. Decidir no darle el pecho a tu bebé no es malo, ni te hace ser peor madre. Habrá situaciones en las que, por problemas físicos o emocionales (tanto de la madre como del propio bebé), lo más beneficioso para ti y para tu pequeño será optar por el biberón. Pero eso ahora lo veremos en profundidad.

Tanto si eres una futura mamá que todavía no tiene muy claro cómo funciona la lactancia, como si simplemente tienes curiosidad por conocer todo lo que implica, continúa con nosotros. Quizás este artículo te ayudará a orientarte .

lactancia-materna-madre-bebe-3

1. Es Necesaria una Preparación Previa

Cuando vamos a tener un bebé planificamos cada detalle, compramos mil y un accesorios, preparamos su habitación, nos preparamos para el parto… Sin embargo, a pesar de que sí pensamos en si dar o no dar pecho a nuestro pequeño, no nos preparamos específicamente para la lactancia.

Pese a que la lactancia materna es algo de lo más natural, es necesario prepararse para ella de la misma manera que nos preparamos con las clases pre-parto. Recibiendo unas cuantas clases preparatorias aprenderás, por ejemplo, cómo sujetar a tu bebé para ayudarle a mamar, qué postura es la correcta para evitar dolores, cuándo empezar a hacerlo, la forma de cuidar de tus pechos, la forma de aumentar la producción de leche, etc.

2. Es Físicamente Agotadora

Ser mamá no solamente es agotador por la falta de sueño. La lactancia materna es físicamente agotadora para la madre, ya que quema alrededor de 500 a 600 calorías al día, lo que sería equivalente a correr durante una hora, o a una clase de yoga de nada menos que 3 horas.

Por otra parte, la lactancia materna requiere una alimentación especial. Deberemos comer a menudo para compensar esas calorías perdidas, y comer de manera saludable, ya que todo lo que tomemos pasará directamente al organismo del bebé.
También será muy importante beber mucha agua, (hasta medio litro cada hora) ya que dar el pecho deshidrata mucho a la madre.

lactancia-materna-madre-bebe-4

3. No Debe Ser Doloroso

A pesar de lo que muchas madres puedan decirte, la lactancia no debe ser dolorosa. Si lo es, deberíamos consultar a nuestro médico, ya que probablemente tengamos un problema que pueda ser solventado.

Dolor de pezones, grietas o sangrado, dolor de pechos, desarrollo de mastitis (inflamación de las mamas)… Todo son problemas comunes en la lactancia, pero no es algo que debamos soportar. Todos tienen un por qué, y todos tienen una solución, por lo que, ¡no te aguantes! Acude rápidamente a tu médico.

4. Disminuye la Libido Sexual

La lactancia materna puede disminuir la libido sexual, así que no te extrañes si después de estar todo el día amamantando a tu pequeño, no tengas ganas de nada más que de dormir.

Además, la falta de tiempo también será un factor a tener en cuenta. Los recién nacidos necesitan comer cada 2 horas y media o 3, y cada sesión puede tomar unos 45 minutos, por lo que nos quedará aproximadamente una hora entre cada toma para poder hacer nuestras cosas. Así que quizás te apetezca más aprovechar ese poco tiempo para hacer cualquier otra cosa. No te extrañes porque es completamente normal.

lactancia-materna-madre-bebe-2

5. Puede Ser Excitante

Por raro que pueda parecer como la lactancia materna puede ser excitante. Cuando damos el pecho, nuestro cuerpo libera oxitocina, que es la misma hormona que liberamos durante el orgasmo.

Nuestro cuerpo también producirá prolactina, qué es una hormona que causa una gran sensación de relajación. Por esto también es muy normal quedarse dormida mientras amamantas a tu bebé, sobre todo al principio.

6. El Padre Puede Sentirse Desplazado

Durante el periodo de lactancia materna, pasarás la mayor parte del tiempo pegada a tu bebé. Sobre todo al principio, las tomas estarán tan cerca entre sí que probablemente no te quede tiempo para mucho más, por lo que tu pareja puede sentirse fuera de lugar.

Es importante que, pese a que tú tengas que estar la mayor parte del tiempo con el pequeño, ya que eres la única que puede alimentarle, el padre también tenga sus momentos con el bebé.

lactancia-materna-padre-madre-bebe

Además, también será importante que tú pases tiempo con él. Aunque sea tarea casi imposible, intenta invertir algo del tiempo libre que te deje tu pequeño en fortalecer los lazos con tu pareja. Se pueden debilitar mucho en esos primeros meses, sobre todo durante la época de lactancia, ya que estarás la mayor parte del tiempo atada a tu bebé.

7. El Sacaleches es Más Molesto de lo que Parece

El sacaleches es un gran invento de eso no hay duda. Es la única manera que tenemos de poder delegar la lactancia materna en otra persona que no seamos nosotras, y eso es un alivio. Gracias a este invento podremos almacenar nuestra leche en botellas, e incluso congelarla, para poder usarla más tarde. Además, el bombeo del sacaleches puede ayudar a aumentar tu producción de leche.

Si te interesa hacerte con uno, te recomendamos el Medela Extactor Swing (también disponible en Amazon.com). Muchas usuarias hablan maravillas de él, así que puede ser una buena opción si estás pensando en comprar un sacaleches.

Sin embargo, no es todo iban a ser ventajas. Utilizarlo te robará unos 20 o 30 minutos, en los que tendrás que estar sentada sin poder moverte.

Por otra parte, otro de sus inconvenientes es el precio. Tendrás que comprar no sólo la bomba y las botellas, sino también un equipo de limpieza especial. También existen unos sujetadores que te permiten tener las manos libres mientras extraes la leche. Son muy cómodos, pero son también otro gasto extra.

lactancia-materna-sacaleches-leche

8. No hay Problema en Complementarla

Es posible que, como muchas madres, tu leche no tenga los nutrientes suficientes para alimentar por completo a tu bebé. También es posible que no produzcas leche suficiente para saciar al pequeño. Y también es posible que, debido a tu ritmo de vida, prefieras compaginar la lactancia materna con el biberón.

No hay ningún problema en complementar la leche materna con tomas de biberón. Es una decisión que muchas madres toman, por necesidad o por comodidad, y es una alimentación igual de válida y sana para tu bebé.

9. Está Bien si Decides Pararla

La lactancia materna puede ser muy estresante para algunas madres. Tanto por factores físicos, como pueden ser la aparición de problemas en los senos o en el propio bebé, como por problemas emocionales, muchas madres pueden sufrir mucho durante la lactancia.

No tiene ningún sentido alargar ese sufrimiento, ya que no será bueno ni para ti ni para tu bebé. No vas a ser peor madre si decides abandonar la lactancia materna, no es un fracaso. Simplemente debes adaptarte a la situación. Cada madre y cada bebé es un mundo, y deberemos aceptar que la lactancia no siempre será lo mejor para ambos.

lactancia-materna-madre-bebe-biberon

10. Y también está Bien si Decides Continuarla

Tampoco hay ningún problema si, por el contrario, decides alargar la lactancia materna durante más tiempo. Según la Organización Mundial de la Salud, se puede alargar la lactancia durante más de dos años si tanto la madre como el pequeño quieren hacerlo.

Eso sí, será importante que a partir de los 6 meses complementemos la lactancia con la toma de otros alimentos, para que nuestro bebé tenga todos los nutrientes necesarios para su correcto crecimiento.

¿Y Tú Qué Piensas?

Madre-bebe-hijo-beso-feliz

Ahora que has leído todo lo relacionado con la lactancia materna puede que tengas las ideas mucho más claras acerca de ella. Al fin y al cabo, es una decisión importante que deberás tomar en su día, pero como hemos comentado, no hay nada de malo ni en pararla ni en alargarla. Así que disfruta de tu bebé, sea cual sea la decisión que tomes.

¿Quieres contarnos tu experiencia? Estaremos encantados de leerla.

Deja tu comentario