11 Estupendos Consejos para Conciliar el Sueño en Verano

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (7 votos)
Loading...

Cuando llega el verano, cambian tus ciclos vitales, y el del sueño no podía ser una excepción, ya que al haber más horas de sueño, tu cuerpo se acostumbra.

Si le unes el calor que suele haber alguna noche que hace que sea más difícil todavía dormir, alguna noche de verano puede convertirse en una pesadilla, acabando por sufrir insomnio.

Para que eso no ocurra, y tu organismo no tenga tantas dificultades para descansar, hoy te traigo 11 estupendos consejos para conciliar el sueño en verano que te resultarán realmente útiles. ¿Te lo vas a perder?

infografia-sueno2

¿Por qué en verano es más difícil dormir?

Las altas temperaturas que suelen aparecer en esta época del año te pueden traer de cabeza, sobre todo por las noches, ya que puede implicar dar vueltas y mas vueltas en la cama sin poder conciliar el sueño. El verano ya de por sí, altera nuestros ciclos vitales y sobre todo el del sueño, que se ve afectado entre otras cosas por el calor. Si sufres una noche de mal sueño, a la mañana siguiente tendrás consecuencias negativas como somnolencia, cansancio, irritabilidad, un bajo rendimiento y dificultades para mantener la concentración. Pero si además, esa dificultad para dormir la vas arrastrando día tras día, y le unes el agotamiento que te produce por el día el calor, las consecuencias pueden convertirse en un problema mayor. Por eso, te conviene conocer y poner en práctica estos consejos, para que la hora de dormir no se convierta en una ingrata tarea y pongas todos los medios que están en tu mano para evitar este problema.

¿Qué consejos son esos?

1. Haz las cenas ligeras

Durante la época estival es mejor aumentar el número de comidas al día pero hacer éstas más ligeras, y la cena no puede ser una excepción. Son buenas las frutas y verduras que tienen gran cantidad de agua para esta época que ayuden al cuerpo a reponer las sales y minerales que pierde con el calor. Por el contrario, es mejor evitar las grasas saturadas y las carnes rojas, ya que necesitan mucha agua para hacer la digestión, y pueden provocar que tu cuerpo tienda a la deshidratación. Una buena opción para una cena ligera veraniega son las ensaladas, y además, debes cenar un par de horas antes de irte a dormir, porque si te vas a la cama con el estómago lleno, puedes tener más dificultades para conciliar el sueño. Lo mismo ocurre si optas por cenar frutas con mucho contenido en agua, mejor un par de horas antes de irte a dormir para evitar despertarte por la noche para ir al servicio.

2. Bebe líquido suficiente durante el día

Aunque lo normal es beber unos dos litros de agua al día, en la época estival es recomendable sobrepasar esta cantidad, y además, tienes que beber durante todo el día, sin esperar a que te de sed. El motivo es que si bebes mucha cantidad de golpe, eliminarás ese agua de inmediato y no mantendrás el cuerpo hidratado por la noche, por lo que tendrás más posibilidades de despertarte por la noche con sed, interrumpiendo tu sueño. Aunque seguro que te apetece tomarte el agua helada para combatir el calor, es mejor que la tomes a una temperatura moderada, es decir, que esté fresca pero no helada, para no dañar las mucosas y la faringe. Los zumos, preferiblemente naturales, y los tés fríos, también te ayudarán a refrescarte y a hidratarte. Al igual que con la cena, es mejor que no tomes demasiados líquidos una o dos horas antes de irte a dormir, para evitar tener que levantarte a media noche.

3. Evita el consumo de cafeína y alcohol

A partir de media tarde, y antes de acostarte, tienes que evitar las bebidas que contengan cafeína, por muy apetecible que sea un refresco bien frío o un café con hielo, al igual que tomar demasiados alimentos con azúcares añadidos, ya que pueden hacer que tus niveles de azúcar aumenten interrumpiendo tu sueño nocturno. Es mejor que moderes o incluso que evites el consumo de alcohol, ya que su efecto de somnolencia dura bastante poco y puede aparecer el efecto indeseable que te impida alcanzar las fases profundas del sueño.

4. Duerme una pequeña siesta

En esta época del año, un pequeño descanso en las horas más calurosas del día puede ayudar a tu cuerpo a reponerse del agotamiento que provoca el calor en las horas centrales del día, afrontando mejor las horas de la tarde y te ayudará a conciliar luego el sueño por la noche, porque no llegarás tan cansado. Eso sí, la siesta tiene que ser corta, no puede superar los 20-30 minutos para poder conciliar luego el sueño por la noche.

Siesta

5. Mantén el dormitorio lo más fresco posible

Es importante mantener la casa lo más fresca posible durante todo el día. Si tienes aire acondicionado, lo puedes conseguir de una forma rápida, pero si no lo tienes o no quieres abusar de él porque un uso adecuado puede irritar tus mucosas, tienes que recurrir a diferentes alternativas para evitar tener un calor excesivo en las habitaciones. Por el día, durante las horas de sol tienes que tener las ventanas cerradas, y las persianas y toldos bajados para evitar así que el cristal de las ventanas de los dormitorios desprenda demasiado calor y se cuele dentro de tu casa. Cuando llega la noche y refresca, puedes abrirlas para intentar bajar la temperatura de la habitación donde vas a dormir. Si puedes abrir ventanas que estén enfrentadas para hacer corriente, será más efectivo para refrescar la habitación antes de irte a dormir, teniendo la precaución de no estar en la corriente cuando vayas a dormir, ya que puede ser perjudicial.

6. Utiliza el aire acondicionado o los ventiladores de forma apropiada

Si finalmente optas por utilizar el aire acondicionado para dormir, tienes que tener en cuenta que la corriente de aire no debe dirigirse directamente al cuerpo de la persona, y si es posible, es mejor que esté ubicado fuera del dormitorio. Tampoco es conveniente que lo pongas a una temperatura inferior a 22º, ya que no es bueno para las mucosas y puedes sufrir un enfriamento, con peores consecuencias que pasar un poco de calor. Si optas por ventiladores, simplemente con que muevan el aire te darán sensación de mayor bienestar, por lo que pueden ser útiles los ventiladores de techo en estos casos.

7. Evita hacer ejercicio justo antes de dormir

Siempre será mejor que antes de irte a dormir sólo realices actividades relajantes para que te resulte más fácil conciliar el sueño de una manera más rápida, por lo que no es conveniente que realices una actividad física intensa antes de irte a dormir. El ejercicio físico hará que tu organismo libere dos sustancias estimulantes que hacen que se eleve tu ritmo cardíaco y tu temperatura corporal, por lo que te sentirás más activo y despierto, y tendrás más dificultades para conciliar el sueño.

8. Dúchate con agua tibia antes de irte a la cama

Aunque estés pensando en darte una ducha de agua helada antes de irte a la cama en esta época del año, no es la mejor opción, ya que puedes dilatar las venas de tu cuerpo, y aunque en un principio sientas la sensación de frescor, tu riego sanguíneo aumentará al igual que lo hará tu temperatura corporal, por lo que al poco tiempo de haber tomado la ducha, notarás más calor. Por eso, es preferible una ducha con agua tibia antes de ir a dormir, y que ésta no tenga una duración superior a 10 minutos, para evitar tener calambres. Aunque en un principio sea un poco incómodo bañarte con agua caliente, un poco después de estar fuera del agua, tendrás una sensación de fresco que durará más, y éso es realmente lo que estás buscando.

Ducha

9. Duerme con pijama de algodón

Aunque puedes pensar que dormir con menos ropa te dará menos calor, cuando haces ésto, no evaporas la humedad entre el cuerpo y la superficie en la que estás descansando, por lo que durante la noche tendrás una mayor sensación de calor. Una de las mejores fibras para la ropa de cama y para el pijama es el algodón, ya que mantiene la sensación de nueva y fresca, y además es un tejido que permitirá la absorción de la transpiración de tu cuerpo, evitando que la superficie sobre la que descansas te produzca más calor. Son preferibles los pijamas de algodón frente a otras fibras sintéticas, que no favorecerán esa absorción de la transpiración.

10. Mejor duerme de lado

Muchas veces, el principal problema para conciliar el sueño pasa porque no siempre adoptamos la mejor postura en la cama, que además de hacernos sentir incómodos, puede provocarnos dolores al día siguiente y hace que el sueño sea cada vez más difícil de alcanzar. Durante la época estival, la postura que más favorece la sensación de frescor durante la noche es dormir de lado, ya que tendrás una menor parte de tu cuerpo pegada a las sábanas y al colchón, favoreciendo una menor sensación de calor durante la noche.

11. Toma alguna de nuestras infusiones para el insomnio

Para conciliar mejor el sueño en esta época estival, siempre puedes recurrir a alguno de nuestros mejores remedios para el insomnio:

  • Infusión de naranjo amargo, hierba luisa y melisa: Para preparar la infusión, tienes que mezclar hojas de naranjo amargo troceadas, melisa y hierba Luisa, a razón de una cucharadita de cada planta por taza. Añade una taza de agua hirviendo y deja reposar, tapada, uno 15 minutos. Fíltrala para separar los restos de las plantas y tómala antes de acostarte, tibia.
  • Infusión de lavanda: Para realizar la infusión tienes que añadir una cucharadita de flores secas de lavanda a una taza de agua que esté hirviendo, dejar reposar unos 10 o 15 minutos, colarla para separar los restos de las plantas y beberla antes de dormir.
  • Infusión de manzanilla con anís para el insomnio: Para preparar esta infusión tienes que añadir una cucharadita de la planta seca y añadirle unos granos de anís, a una taza de agua que esté hirviendo. A continuación, tienes que taparla y dejarla reposar unos 10 minutos antes de colarla para separar los restos de la planta. Tienes que tomar la infusión justo después de cenar para favorecer la digestión y poder conciliar el sueño cuando te vayas a dormir.
  • Infusión de pasiflora: Para preparar la infusión, tienes que añadir una cucharadita de esta planta a una taza de agua que esté hirviendo, taparla y dejarla reposar entre 5 y 10 minutos. A continuación tienes que colarla para para separar los retos de las plantas y tomarla antes de dormir.
  • Infusión de tila: Para preparar esta infusión, tienes que añadir una cucharadita de la planta a una taza de agua que esté hirviendo y dejarla reposar, tapada durante unos 10 minutos. Tienes que tomar la infusión una hora antes de acostarte para ayudarte a conciliar el sueño y que éste sea de calidad.
Ducha

¿Quieres añadir algo más?

Hasta aquí nuestros mejores consejos para evitar dar vueltas y vueltas en la cama durante las noches de verano, pero igual tú tienes algún truco que quieres compartir. ¿Me lo cuentas?

Deja tu comentario