12 Eficaces Consejos para Protegerse del Calor

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 votos)
Loading...

Casi todos esperamos la llegada del buen tiempo para poder realizar actividades al aire libre y disfrutar, si eres afortunado, de unas merecidas vacaciones.

Pero a veces, las temperaturas son tan elevadas que pueden entrañar un problema más serio para la salud, sobre todo si no tomas las medidas adecuadas para protegerte y evitar algún que otro disgusto en esta época tan deseada y añorada por casi todos.

Por eso, hoy te traigo los 12 consejos más eficaces para protegerte frente al calor y para evitar los problemas que pueden conllevar las altas temperaturas. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Por qué hay que tomar medidas especiales cuando hace calor?

Cuando llega el verano y el buen tiempo, además de llegar las deseadas vacaciones para algunos, es normal intentar realizar más actividades al aire libre y estar expuestos al sol y a las temperaturas más altas propias de esta época del año. Pero el problema puede aparecer cuando esas temperaturas son tan elevadas que pueden causar algunos problemas más serios, como el agotamiento o los golpes de calor, que requieren de asistencia médica.

El agotamiento por calor se caracteriza por la pérdida de líquidos y sales, y suelen sufrirlo las personas que están expuestas a ambientes muy calurosos que provocan la sudoración excesiva, y se ve agravada porque no reponen los líquidos que han perdido.

Cuando sufres un golpe de calor, tu cuerpo no puede regular la temperatura y ésta va incrementándose, apareciendo distintos síntomas de aviso, como piel enrojecida, caliente, seca, pulso rápido, dolor de cabeza, confusión, debilidad, insomnio, calambres musculares, náuseas, vómitos, convulsiones o incluso pérdida de conocimiento.

Hoy en día, disponemos de mucha información sobre el tiempo meteorológico y las temperaturas, que te conviene consultar ya que pueden ayudarte a planificar tus actividades y a evitar estos efectos indeseados. Tienes que prestar especial atención si perteneces o tienes cerca a alguna persona que entre dentro de los colectivos más vulnerables frente al calor, como son los niños, los ancianos y los enfermos.

Por eso, hoy te traemos consejos que te ayudarán a evitar tener algún disgusto que te impida disfrutar de este buen tiempo.

Abeja

¿Qué consejos son esos?

1. Evita la exposición prolongada al sol y al calor

Ya sabes que la exposición directa al sol no es buena, pero si no quieres privarte de ella, es más conveniente que lo hagas a primera hora de la mañana o a última de la tarde, evitando sobre todo la franja horaria de 12 de la mañana a 17 de la tarde. Además, recuerda que debes proteger tu piel del sol utilizando cremas con un alto factor de protección.

2. Bebe líquidos en abundancia

Ya sabes que la recomendación general es beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día, pero en esta época, debes incluso aumentar esta cantidad, sin esperar a tener sed, salvo que haya alguna indicación médica que recomiende lo contrario. Además del agua, puedes optar por zumos de frutas naturales, ya que los envasados suelen contener mucho azúcar, que ayudarán a tu organismo a reponer las sales minerales que se pierden con el sudor que es inevitable en esta época del año.

No obstante, debes tener la precaución de no tomar de repente bebidas muy frías, ya que pueden causarte calambres en el estómago.

Lo que no te conviene es tomar alcohol, ya que te producirá un aumento de la temperatura corporal y además, el azúcar que aportan no es bueno para evitar la sensación de calor. Por este mismo motivo, las bebidas gaseosas o muy azucaradas tampoco son recomendables en exceso, al igual que tampoco es bueno abusar del café o de otros excitantes.

3. Evita las comidas muy copiosas y opta por tomar muchas frutas y vegetales

Es mejor que optes por frutas y verduras ricas en agua, muy frecuentes en esta época del año, ya que te aportarán las sales y minerales que tu cuerpo puede perder con el sudor.

Además, es más conveniente que aumentes el número de veces que comes pero que tus comidas sean más ligeras, para que tu cuerpo no se sienta pesado y no tenga que gastar demasiada energía en hacer la digestión.

4. Evita las actividades físicas intensas al aire libre durante las horas de más calor

Tienes que prestar especial atención a tu ritmo de actividad, ya que si no estás acostumbrado a hacer deporte con mucho calor, tienes que comenzar despacio e ir aumentando el ritmo poco a poco. Si notas que se acelera tu ritmo cardíaco y tienes dificultades para respirar, es conveniente que interrumpas toda la actividad que estés haciendo y te pongas a la sombra. Descansa especialmente si notas mareos, confusión, debilidad o pérdida de conocimiento.

Agua mineral

5. Evita los cambios bruscos de temperatura

Si estás al sol y tu temperatura ya es elevada, ten cuidado con los cambios bruscos de temperatura y no te introduzcas de repente en agua helada o en un ambiente muy frío. Es mejor que entres en el agua poco a poco y que procures refrescarte ligeramente cada vez que lo necesites, con una ducha o mojándote por partes para que tu organismo se habitúe al cambio de temperatura. Tienes que intentar aclimatarte gradualmente al calor, y dejar que tu cuerpo se acostumbre poco a poco a los cambios de temperatura.

6. Camina siempre por la sombra, y permanece en estos lugares frescos y climatizados

Si tienes que salir a la calle, es mejor que busques las aceras con sombra, ya que estarán un poco más frescas. También debes evitar pasar mucho tiempo en lugares cerrados y expuestos al sol, como puede ser un coche aparcado. En los días de intenso calor es mejor que permanezcas en lugares frescos y a la sombra.

Si no tienes climatización en casa, y el calor es demasiado intenso, puedes acudir a un centro comercial o lugar climatizado y pasar al menos dos horas para que la temperatura de tu cuerpo se estabilice y tu organismo se recupere del desgaste que supone el intenso calor.

7. Lleva la ropa adecuada

Opta por la ropa de tejidos naturales, que sea ligera, holgada y de colores claros, para cubrir el cuerpo y evitar lesiones cutáneas. Además, es conveniente que lleves gafas de sol homologadas con filtros ultravioleta y un sombrero de ala ancha mejor que una gorra, para que te dé sombra en la cara y en la nuca.

Si hace mucho calor, una buena opción es ponerte un pañuelo humedecido con agua entre la cabeza y el sombrero o gorra, para sobrellevar mejor el calor. El calzado debe ser ligero, cómodo y transpirable.

8. Protege tu piel del sol

Siempre tienes que optar por un factor de protección solar elevado, de 30 para arriba preferiblemente, y renovarlo frecuentemente, sobre todo cada dos horas y después del baño. Recuerda que, aunque estés debajo de una sombrilla, también puedes sufrir quemaduras en la piel si no te proteges, porque la arena refleja las radiaciones.

Refrescarse

9. Planifica cuidadosamente las actividades al aire libre

Si necesitas salir, trata de limitar tus actividades a las horas de la mañana y del atardecer y, estando en la vivienda, utiliza las habitaciones más frescas para que tu termostato corporal tenga la oportunidad de recuperarse.

No realices esfuerzos, ni actividades deportivas en las horas de más calor.

10. Mantén tu casa lo más fresca posible

Tienes que tener la precaución de bajar las persianas cuando el sol incida directamente y cerrar las ventanas durante el día y abrirlas sólo por la noche para ventilar. Si tienes toldo, es mejor que lo utilices, al igual que las cortinas, que serán más efectivas cuanto más claras sean. Hay quien abre las ventanas para que entre el aire, pero si no esperas a que anochezca y refresque, lo que va a entrar es calor. Además, es mejor que evites enchufar aparatos que desprendan más calor como lámparas, hornos, tostadoras…etc.

Una posible solución, es poner varios ventiladores en la estancia donde vas a estar que remuevan el aire, ya que proporcionarán alivio y una sensación de mayor bienestar.

La mejor hora para abrir las ventanas y ventilar es de 4 a 8 de la mañana. Aunque si te vas a dormir tarde, puedes intentar abrir ventanas de fachadas opuestas para intentar hacer corriente y que se refresque un poco la casa.

11. Evita la humedad dentro de casa

No pienses que la humedad es sinónimo de fresco, ya que al contrario de lo que piensa mucha gente, la humedad del aire es incómoda, sobre todo si hace calor. Intenta evitarla todo lo posible, por lo que debes tener la precaución de no tender ropa dentro de casa, no cocer demasiados alimentos durante mucho tiempo a horas de máximo calor…etc.

12. Engaña a tu termómetro interior

Una solución muy simple es coger una toalla, mojarla y ponerla sobre la nuca o pasarla por el cuerpo. Así, lo que haces es engañar a tu termómetro interior, ya que dentro del sistema nervioso central, se encuentra el hipotálamo, que se encarga entre otras funciones, de unir toda la información sobre temperatura que le llega tanto del cuerpo como del medio ambiente. Si bajas la temperatura de esa zona, estarás bajando tu sensación de calor.

Ventilador

¿Quieres añadir algo más?

Estas son las medidas más básicas que tienes que tener en cuenta para evitar los problemas de las temperaturas elevadas, pero seguro que tú sabes algún truco más para afrontar el calor y llevarlo de la mejor manera posible. ¿Me lo quieres contar?

Deja tu comentario