5 Aceites Esenciales que no Pueden Faltar en tu Hogar

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 votos)
Cargando…

Los aceites esenciales son concentraciones de las plantas de las que se obtienen que conservan todas sus propiedades y que podemos utilizar como remedio casero en numerosas situaciones, ya que guardan sus virtudes relajantes, tonificantes o descongestivas.

Su peculiaridad es que actúan relajando cuerpo y alma cuando se inhalan, además de hidratar y nutrir la piel cuando se aplican sobre ésta, generalmente diluídos con otro aceite base para minimizar las reacciones.

Aunque hay una gran variedad de aceites esenciales en el mercado, hoy te voy a hablar de 5 de ellos que no pueden faltar en tu hogar ya que te servirán en múltiples ocasiones. ¿Quieres saber cuáles son?.

¿Cómo se obtienen los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son concentrados de los aromas de algunas partes de las plantas, como hojas, flores, tallos, cortezas, semillas o incluso pieles en el caso de los aceites esenciales de cítricos. Generalmente se obtienen por destilación, utilizando el vapor para extraer su concentrado, aunque puede haber otras formas y procedimientos de obtenerlos.

Como los aceites tienen una concentración muy alta, se necesita una gran cantidad de la planta para obtener una pequeña cantidad de aceite esencial. Gracias a esta elevada concentración, tienen un poder increíble sobre el torrente sanguíneo e incluso sobre el cerebro, por lo que se necesitan sólo unas gotas para obtener el beneficio que buscas.

Hierbas medicinales

¿Por qué son eficaces los aceites esenciales

Actualmente, no hay medicamentos que puedan llegar hasta el cerebro a través del olfato, o hasta la sangre a través de la piel, pero los aceites esenciales si pueden hacerlo. Por lo general, no se recomienda ingerir estos aceites, y cuando se aplican sobre la piel, no se deben utilizar directamente, sino que hay que diluirlos antes. Además, por precaución, tanto las mujeres embarazadas, las que estén dando el pecho deben evitar su uso, al igual que se debe utilizarlos con niños menores de 6 años, por precaución.

Para que conserven todas sus propiedades, las plantas con las que se han elaborado deben haber sido cosechadas en un ambiente natural, libre de pesticidas y tratamientos químicos. Como son concentrados, contienen la mayoría de los beneficios que aportan las plantas de las que se han extraído. La buena calidad de los aceites esenciales son conocidas para luchas con problemas como la congestión nasal, pérdida de memoria, dolor, inflamación, dolores de cabeza, náuseas y para acabar con bacterias, virus y hongos, estimulando el sistema inmunitario, muchos problemas de la piel y muchas más dolencias y problemas.

Algunas veces, las mezclas de dos o más aceites esenciales con el conocimiento adecuado sobre sus propiedades terapéuticas pueden conseguir beneficios más potentes que los que se conseguirían aplicándolos por separado, por eso, se está prestando una especial atención a las terapias con estos aceites.

Hierbas medicinales

¿Cuáles son esos aceites esenciales que no deben faltar en tu hogar?

Aunque hay muchos aceites esenciales para distintas dolencias, aquí tienes una selección de cinco que no deberían faltar en tu hogar:

1. Menta

Este aceite esencial de menta utilizado en un difusor, tiene un aroma muy estimulante, ya que es capaz de estimular la agudeza mental y mejorar la concentración.

Además, se puede utilizar para aliviar la congestión nasal si lo diluyes en agua y respiras los vapores, para aliviar el dolor de cabeza si te frotas un poco tus sienes con unas gotas de este aceite o para aliviar el dolor muscular si frotas tus músculos doloridos con un poco de este aceite diluído en otro base.

Después de un día día duro, lo mejor para relajar tus pies es meterlos en un recipiente con agua tibia a la que habrás añadido unas gotas de aceite esencial de menta para que descansen.

También puedes utilizarlo para evitar las arañas y para refrescar el ambiente de una habitación, un armario o incluso de ropas.

Menta

2. Oregano

El aceite esencial de orégano tiene propiedades antifungicas y se puede utilizar para luchar contra las infecciones urinarias y las infecciones por cándidas. Se puede utilizar para eliminar verrugas sin dolor, e incluso para combatir las lesiones por acné utilizándolo diluído en agua.

Diluyendo unas gotas en medio vaso de agua, puede utilizarse como enjuague bucal que ayudará a acabar con las bacterias que puedan habitar en la boca y mejorar la higiene bucal.

Orégano

3. Árbol de té

El Aceite de Árbol de Té tiene propiedades antisépticas, bactericidas, antifúngicas y antivirales, por lo que puede ser utilizado como antiinflamatorio, desodorante, balsámico, expectorante y cicatrizante, entre otros usos.

Por sus propiedades astringentes te puede ayudar a aliviar las secreciones aceitosas de la piel, tanto del rostro como del cuero cabelludo añadiendo unas gotas a la crema o al champú que utilices normalmente. También alivia las heridas menores sin causar irritación.

Puede actuar como repelente de insectos y es básico para combatir los piojos.

Arbol de te

4. Limón

El aceite esencial de limón tiene un aroma estimulante y fresco que benefician el bienestar general, ayudando a mejorar tu salud mental favoreciendo el equilibrio emocional y la concentración mental.

Puede ayudarte a calmar tus nervios, levantar el ánimo e incluso puedes utilizarlo diluyendo un para de gotas de gotas en agua para refrescar tu boca. También es un antiséptico y antifúngico por lo que es una solución maravillosa para raspaduras, cortes y otras heridas abiertas.

Puedes utilizarlo añadiéndolo a tus productos de limpieza en el hogar, para aportar este maravilloso aroma por más tiempo en tu casa.

Limón

5. Lavanda

El aceite esencial de lavanda, además de tener un estupendo olor, tiene propiedades antisépticas y ligeramente sedantes, por lo que puedes aplicar unas gotas en tu almohada o sábanas para asegurarte un sueño placentero.

Se puede utilizar como antiséptico y analgésico para calmar quemaduras leves, picaduras de insectos y picaduras, y dolor muscular o de las articulaciones. Por su aroma dulce y floral, se puede utilizar en ejercicios de relajación o prácticas de meditación.

Es uno de los pocos que puede utilizarse sobre la piel sin diluir, aunque siempre conviene hacerlo sólo con un par de gotas como mucho sobre la piel, y ante la duda, mejor diluirlo con algún otro aceite base.

Lavanda

¿Quieres añadir algo más?

Aunque hay un montón de aceites esenciales, si quieres utilizarlos poco a poco, éstos son con los que podrías empezar para ir descubriendo poco a poco el resto. Como siempre, espero tus comentarios.

Deja tu comentario