6 Champús Caseros para Distintos Tipos de Cabello

misremedios.com

El cuero cabelludo es tanto y más sensible que la piel, incluso la del rostro, por eso, cuando utilizas determinados champús que puedes comprar en droguerías o grandes superficies, a menudo contienen demasiados químicos que le pueden hacer más mal que bien y producirte algunos problemas que no aparecerían con champús hechos con ingredientes naturales.

Por eso, hoy te traigo hasta 6 tipos de champús distintos que puedes preparar en tu casa con ingredientes naturales que pueden devolverle a tu pelo su salud y brillo de una forma muy natural. ¿Quieres saber cuáles son?

Libro 365 Remedios Naturales

¿Son los champús caseros una alternativa a los comerciales?

Seguro que en más de una ocasión te gustaría que tu cabello tuviese un aspecto espectacular y fuese resplandeciente como un espejo. El problema aparece cuando las inclemencias del tiempo, la contaminación y el efecto dañino de los rayos del sol sobre el mismo lo vuelven un poco seco y lo estropean.

Lo más normal es que recurras a productos capilares como champús y acondicionadores para intentar devolverle su frescura y esté bonito. Otro de los mayores inconvenientes que aparecen con la mayoría de estos productos que puedes encontrar en el mercado, es que a veces esos productos contienen demasiados químicos y otras sustancias que a la larga terminan por estropearlo y hacerlo más propenso a la rotura.

Es entonces cuando puedes recurrir a champús caseros hechos en la comodidad de tu hogar que pueden actuar como un verdadero bálsamo para solucionar estos inconvenientes.

Hoy te voy a proponer hasta 6 tipos de champú que puedes utilizar dependiendo del tipo de cabello que tengas, y siempre que no tengas un problema de caída, dado que este tipo de problema lo vamos a abordar en otra ocasión y no hoy.

6 Champús caseros que te van a encantar

1. Champú de hierbas para todo tipo de cabello

Este champú es válido para todo tipo de cabellos, y al estar hecho con hierbas y aceite de jojoba, te aportará suavidad y un brillo espectacular.

Para preparar este champú tienes que poner a hervir dos tazas de agua destilada y dejarlas cocer suavemente durante 15 minutos. A continuación, tienes que añadir 10 cucharadas de hierbas, entre las que puedes elegir romero, salvia, ortiga y lavanda, por ejemplo. Deja reposar el agua con las hierbas durante al menos 30 minutos, y pasado este tiempo, pasa el líquido por un colador o una gasa fina para retirar los restos de las hierbas y ponlo en un bol. A continuación, añade media taza de jabón de castilla (puede ser un jabón neutro rallado), una cucharadita de aceite de jojoba y unas gotas del aceite esencial que más te guste, y remueve bien hasta que obtengas una mezcla homogénea y ponla después en un bote que puedas cerrar. Puedes guardar el bote en la nevera y utilizar este champú para lavar tu cabello con la frecuencia que necesites.

2. Champú de huevo para cabello seco

En esta ocasión vas a necesitar la yema de un huevo que le va aportar a tu pelo los nutrientes que necesita para acabar con la sequedad, el aceite de oliva que resulta muy humectante y una cucharadita de zumo de limón para aportarle suavidad.

Para prepararlo, en este caso tienes que poner en un cuenco una yema de huevo, una cucharada de zumo de limón, una cucharada de aceite de oliva, media taza de agua y una cucharadita de champú de bebé o cualquier otro champú suave que te guste. Mezcla bien con la ayuda de unas varillas o un tenedor hasta que obtengas una mezcla más o menos homogénea, y ponlo después en un bote que puedes guardar en la nevera para su mejor conservación.

Puedes utilizar este champú con la frecuencia que necesites y poco a poco notarás en tu cabello la diferencia.

3. Champú renovador del cuero cabelludo

Este champú te ayudará a eliminar el exceso de células muertas que se acumulan en el cuero cabelludo al mismo tiempo que te ayudará a acabar con los picores que pudieras tener, e incluso con la aparición de causa que pudiera derivarse de este motivo.

Para preparar este champú necesitas mezclar media taza de bicarbonato de sodio junto con tres tazas de agua en una botella y agitar para que se mezclen bien ambos ingredientes. Aplícate esta mezcla sobre tu cabello y masajea a continuación suavemente para desprender las células muertas que se pueden producir en exceso en tu cuero cabelludo. Puedes aplicártelo una vez por semana o con menos frecuencia dependiendo de la necesidad que tengas de eliminar el exceso de células muertas.

4. Champú de jojoba para el pelo estropeado

Algunas veces el abuso de secadores, planchas y tenacillas para el pelo hacen que éste se reseque y aparezca con las puntas abiertas y demasiado secas. En estos casos, puedes probar con este champú que contiene aceite de jojoba y aceite de coco, que le devolverá a tus puntas la vitalidad que les falta y acabará con el encrespamiento.

Para preparar este champú necesitas una cucharada de champú de bebé o cualquier otro champú suave que te guste, media cucharadita de glicerina, media cucharadita de aceite de jojoba, media cucharadita de aceite de coco y un cuarto de taza de agua destilada. Puedes poner todos estos ingredientes en una botellita o recipiente que puedas cerrar y agita para mezclarlo todo bien. Puedes aplicarte este champú sobre tu cabello para lavarlo con la frecuencia que necesites y guardar lo que te sobre en la nevera para futuras utilizaciones.

5. Champú nutritivo de miel

Este champú nutritivo que contiene miel, es ideal para el cabello graso, porque aunque parezca que un cabello de este tipo no presente los problemas de uno seco, lo cierto es que al utilizar champús específicos para este tipo de cabello pueden dañarlo y dejar las puntas secas. Con esta preparación, conseguirás mantener tu cabello nutrido de la raíz a las puntas sin aportarle más grasa.

Para preparar este champú vas a necesitar un cuarto de taza de miel, dos cucharadas de agua, una cucharada de agua de hamamelis, una yema de huevo, una cucharada de aceite de almendras, una cucharada de agua de rosas y dos cucharadas de champú de bebé o cualquier otro champú suave que prefieras. Puedes poner todos los ingredientes en un bote o botella que puedas cerrar y puedas agitar hasta que se mezcle todo completamente. Cuando lo vayas a utilizar, aplica una pequeña cantidad sobre el cabello mojado y extiéndelo desde el cuero cabelludo por todo el pelo con un suave masaje. Aclara con abundante agua tibia hasta que retires cualquier resto del mismo. Puedes guardar lo que te sobre en la nevera para futuras utilizaciones, y puedes aplicártelo con la frecuencia que necesites.

6. Champú de coco hidratante

Este champú seguro que te va a encantar, dado que si tu pelo es seco, le devolverá la hidratación y el brillo que le hace falta o que pueda haber perdido debido a otros tratamientos más agresivos.

Para prepararlo, tienes que poner en un recipiente un cuarto de taza de leche de coco, dos cápsulas de vitamina E, un par de gotas del aceite esencial que prefieras y media taza de jabón de castilla. Pon el contenido de las dos cápsulas de vitamina E junto con el resto de ingredientes en una botella que puedas cerrar y agita bien hasta que se mezclen todos los ingredientes completamente. Puedes utilizar este champú con la frecuencia que necesites y guardar lo que sobre manteniéndolo en la nevera. Recuerda agitar bien la botella antes de utilizar para que se integre todo perfectamente antes de utilizarlo.

¿Te animas a probarlos y contarnos tu experiencia?

Seguro que entre estas opciones que te he dado hoy encuentras alguna que te haya gustado y se adapte a tu cabello. Anímate a probarlas y cuentame después qué te ha parecido y si encuentras tu pelo mejor que con otras soluciones que puedas encontrar en el mercado. ¿Quieres compartir conmigo tu experiencia?.