7 Consejos para evitar las Digestiones Pesadas durante las Navidades

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 votos)
Loading...

Llegan estas fechas tan esperadas y deseadas por algunos y no tanto por otros, y todo acaba girando alrededor de la comida.

Parece que no podemos resistirnos a los placeres de la buena mesa en esta época ni a los excesos que pueden pasarnos factura luego. Si no has podido resistirte a una comida demasiado copiosa, al exceso de dulces o incluso de bebidas, es probable que sufras algún día de éstos una digestión pesada.

Hoy te traigo siete pequeños consejos que pueden ayudarte a aliviar las consecuencias de haber comido en exceso o mezclado demasiados alimentos.

¿Quieres saber cuáles son?

Desayuno frugal

No te saltes el desayuno el día después de una cena opípara y excesiva o la mañana previa a una gran comida.

El desayuno en estas semanas debería ser más frugal y suave, pero no vale omitirlo.

Sirve para reponer fuerzas y para que, al sentarnos a comer, lo hagamos con un apetito normal y con menos ansiedad.

Introduce alimentos depurativos en el menú

Los alimentos que tonifican el hígado son los vegetales de ligero sabor amargo, como la escarola, las endibias, la alcachofa, el cardo o la berenjena, mientras que las verduras y las frutas, como apio, espárragos, borraja, manzana o pera, activan la acción depurativa del riñón.

Si consigues incorporar estos alimentos en tu menú navideño, estarás estimulando los órganos depurativos (hígado, riñones, intestino) y aliviando las molestias por los excesos, como pesadez de estómago, sensación de hinchazón, flatulencia o dolor de cabeza.

Evita beber durante las comidas

La digestión se realiza en el organismo a una temperatura de unos 37ºC.

Con el consumo de bebidas frías, se desarrolla un contraste de temperaturas que obliga al organismo a contrarrestar.

Esto causa una alteración en la circulación de la sangre, que retrasa la digestión y puede inflamar la mucosa.

Por otra parte, beber grandes cantidades de líquido durante las comidas puede diluir las enzimas y los ácidos responsables de la digestión, lo que perjudica su función digestiva y se interrumpe el proceso de digestión.

Mastica bien los alimentos

Si masticas de forma inadecuada significa que estarás comiendo demasiado deprisa, por lo que estarás pasando por alto el primer paso de la digestión, que se inicia en la boca con la masticación.

Si no la realizas bien, los alimentos pasarán menos triturados al estómago, la digestión se ralentizará y, en ocasiones, puede que no se termine de realizar.

Además, si dedicas más tiempo a masticar, comerás menos cantidad porque la sensación de saciedad llegará antes de terminar con todo lo que hay en la mesa.

Procura tomar postres y cafés sin azúcar

Ya que estas fechas son muy dadas a los dulces, intenta reducir al máximo el azúcar que añades al café o infusión de después de comer.

Lo ideal sería acostumbrar a tu paladar a los sabores naturales de los alimentos, incluido el ligero amargor del café y del té, pero si no estás acostumbrado, intenta añadir menos azúcar de lo habitual o recurre a edulcorantes.

Levántate y anda

Puede que el tiempo no acompañe, pero caminar una hora al día, como mínimo, ayuda a mejorar la digestión y a que las calorías no se acumulen en el organismo.

No tienes que realizar una hora seguida de actividad, sino que puedes repartir la caminata en dos paseos de  media hora, un rato por la mañana y otro por la tarde.

Bebe líquidos entre horas en abundancia

Sobre todo, bebe agua, y alguna infusión depurativa, como la de cardo mariano y diente de león, ya que te ayudará a eliminar las toxinas presentes en la sangre derivadas de los excesos cometidos.

¿Quieres contarme tu consejo?

Ya que es muy difícil sentarse a la mesa y no probar todo lo que pueda haber en ella, si tienes en cuenta estos pequeños consejos, igual puedes evitarte un mal rato al hacer la digestión.

Y tú, ¿quieres añadir algún pequeño consejo que nos sirva para éstos días?.

Deja tu comentario