7 Consejos y 8 Remedios para Combatir el Pie de Atleta de una Forma Natural

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 votos)
Cargando…

El pie de atleta es una infección que se localiza en los pies y es producida por hongos.

Se conoce con ese nombre porque se da principalmente en ambientes de humedad, oscuros y cálidos, como las zapatillas de los deportistas y se propaga con facilidad en lugares concurridos como gimnasios, duchas comunitarias o piscinas. Además, puede afectar a cualquiera si entra en contacto con una superficie infectada por estos hongos.

Si quieres saber qué puedes hacer para evitar esta infección y qué remedios naturales pueden ayudarte a eliminarla, no dejes de leer este artículo.

Libro Aliviar Dolores

¿Qué es el pie de atleta?

La principal característica del pie de atleta o tiña podal, como se le conoce también, es una infección provocada por el desarrollo de hongos, especialmente entre los dedos del pie y en los talones, aunque también puede extenderse a más zonas.

Esta infección es más común de lo que pensamos, y puede aparecer si llevamos calzado de mala calidad que no dejen transpirar el pie, si nos sudan mucho los pies o si entramos en contacto directo con superficies infectadas por este hongo, como por el contacto con el calzado de otra persona que los padezca, o por andar descalzos en zonas comunes como duchas o piscinas.

Para evitar la aparición de hongos en los pies y que se extiendan a otras zonas como las uñas, es muy importante darle un cuidado muy especial a los pies y sobre todo, darles la higiene correcta cada día. Por eso, hoy te traigo 7 buenos consejos para evitar que los hongos aparezcan, y 8 estupendos remedios que te ayudarán a acabar con este problema si ya ha aparecido.
pie-atleta-2

¿Cómo puedes prevenir la aparición de los hongos en los pies?

El pie de atleta es una infección que se puede contagiar con relativa facilidad y un poco lenta de eliminar, apareciendo a veces las recaídas o nuevos episodios de infección.

Por eso, es muy importante que tomes precauciones, sobre todo, en lo que respecta a la prevención. Ésta se centra fundamentalmente en llevar unos hábitos higiénicos correctos y evitar el contacto con fuentes de contagio.

Por eso, aquí tienes 7 buenos consejos que te ayudarán a evitar la aparición de hongos en tus pies:

1. Lava a diario tus pies

Es esencial que prestes una especial atención a tus pies. Tienes que lavarlos a diario con agua y jabón, prestando especial atención al espacio que hay entre los dedos, y secarlos bien después. No olvides lavarlos después de realizar deporte o cualquier otra actividad que suponga un exceso de transpiración.

2. Seca bien tus pies

El calor y la humedad son dos condiciones que aumentan los riesgos para que aparezcan hongos en los pies e incluso en las uñas. Después de lavar tus pies sécalos muy bien, especialmente entre los dedos. También es recomendable que los seques a menudo si sufres de sudoración excesiva.

3. Ten especial cuidado en sitios públicos húmedos

En lugares como gimnasios, piscinas, campings…etc., donde haya duchas utilizadas por mucha gente, debido a la alta humedad, hay más riesgo de contagiarse de hongos en los pies y en las uñas, por eso, debes utilizar chanclas o sandalias de baño y evitar el contacto directo con el suelo húmedo.

4. Hidrata tus pies a menudo

Sobre todo en la época estival en la que los pies suelen estar más en contacto con el aire y los zapatos suelen ser abiertos, son más propensos a sufrir la sequedad e incluso la aparición de grietas. Para mantener en perfecto estado la piel de tus pies, no te olvides de hidratarlos bien a diario, si es posible, con una hidratante especial para los pies, y si no, con la misma crema que utilices para el resto del cuerpo después del baño.

5. Utiliza polvos de talco

Si tus pies son propensos a la sudoración excesiva, puedes utilizar polvos de talco tanto en los pies como en los zapatos para evitar el exceso de humedad. Tenlo en cuenta sobre todo si no utilizas calcetines que puedan retener el sudor de los pies. Puedes elegir un talco antitranspirante para ayudarte a prevenir también el mal olor que puedan desprender tus pies o los zapatos.

6. Utiliza el calzado adecuado

Lo mejor para evitar la aparición de hongos en los pies es que elijas un calzado que sea cómodo para andar y que no oprima ni sea demasiado cerrado, dando preferencia a los materiales como la piel frente a los sintéticos o plásticos, para que tus pies puedan estar ventilados y transpiren adecuadamente. Además, es bueno que no utilices todos los días el mismo calzado, sino que vayas intercalando distinto tipo de calzado cada día o cada dos días como mucho, para dejar que el calzado evapore el exceso de humedad que pudiera tener.

7. Utiliza una toalla personal y exclusiva para los pies

Este punto también es importante, dado que de esta manera, si la utilizas a diario para secarte sólo los pies y dejas luego que se seque bien, evitarás la proliferación de hongos en ella y también evitarás que se puedan extender a otras partes del del cuerpo. Tampoco compartas utensilios de aseo personal o los que utilices para cortarte las uñas, dado que también puede ser un medio de contagio.

Remedios para combatir el pie de atleta

Por lo general, los hongos afectan con frecuencia los pies y las uñas al mismo tiempo. Por suerte hay varios remedios naturales que nos pueden ayudar a reducir y eliminar este problema para tener unos pies saludables.

1. Aceite esencial de árbol de té

Las propiedades antisépticas y antifúngicas del aceite de árbol de té, le convierten en uno de los remedios más populares para tratar el pie de atleta, e incluso los hongos que puedan aparecer en las uñas. No solo te ayudará a acabar con la infección, sino que evitará que ésta se extienda a otras áreas sin afectar.

Tienes dos formas de utilizar este aceite en este caso. Una de ellas consiste en añadir unas gotas de este aceite a un barreño o palangana con agua templada donde puedas meter tus pies para que estén cubiertos de agua por lo menos durante 10 minutos antes de sacarlos y secarlos cuidadosamente. Este baño de pies lo debes realizar a diario hasta que desaparezca la infección.

La otra opción es aplicarte todas las noches sobre tus pies limpios y secos, unas gotas de este aceite y extender bien el aceite por la zona afectada. A continuación, debes ponerte unos calcetines de algodón para cubrir tus pies y dejarlos cubiertos durante toda la noche, para que el aceite penetre mejor. Debes realizar este tratamiento todas las noches hasta que los hongos desaparezcan.

2. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio tiene muchas aplicaciones sobre la piel y el cabello, y en este caso, te va a ayudar de una doble forma con tus pies: por un lado, te va a ayudar a combatir los hongos gracias a sus propiedades antisépticas, y por otro, te va a ayudar a eliminar las células muertas y a eliminar las callosidades, contribuyendo doblemente al buen estado de tus pies.

Para poner en práctica este remedio, tienes que preparar una pasta con un par de cucharadas de bicarbonato sódico y unas gotas de agua, y aplicarla sobre la piel de tus pies limpios. Deja actuar esta pasta unos diez minutos, y a continuación, retírala masajeando suavemente tus pies con movimientos circulares y aclarando con agua.

Debes repetir esta acción por lo menos tres veces a la semana hasta que consigas eliminar los hongos por completo.

3. Vinagre blanco

Gracias a la concentración de ácidos naturales que contiene el vinagre blanco, este es un remedio efectivo no solo contra los hongos de los pies, sino también contra otros tipos de infecciones cutáneas.

Para poner en práctica este remedio tienes que diluir una taza de vinagre blanco en un litro de agua caliente y ponerlo en un barreño o palangana donde puedas sumergir tus pies durante 20 minutos. A continuación, tienes que secar muy bien tus pies para eliminar la humedad, incluidos los espacios interdigitales.

Para que sea efectivo, tienes que repetir este remedio un mínimo de 3 veces a la semana.

4. Piña y harina de maíz

Gracias a las propiedades de la piña, conseguirás equilibrar el ph de tus pies de forma que puedas combatir los hongos, y la harina de maíz (maicena) actuará como los polvos de talco, absorbiendo la humedad del pie, y con estas dos acciones, crearás un ambiente favorable para que puedan desaparecer los hongos de tus pies.

Para poner en práctica este remedio, lo primero que tienes que hacer es poner la piña pelada y cortada en trozos en el vaso de la batidora, y triturarla hasta que que quede una pasta. A continuación, tienes que aplicarte esta pasta sobre los pies limpios y dejarla actuar durante unos 30 minutos. Pasado este tiempo, aclara los restos con agua y seca bien tus pies. Ahora tienes que aplicarte la harina de maíz sobre los pies como si se tratara de polvos de talco, para que absorban el exceso de humedad y tus pies queden lo más secos posible.

Para que el tratamiento sea efectivo, te conviene repetirlo todos los días hasta que los hongos desaparezcan.

5. Baño de sal

La sal tiene propiedades antibacterianas que siempre van a ser de utilidad en el caso de problemas de la piel como en este caso, ya que te ayudará a eliminar los hongos de los pies. Además, este remedio te ayudará a disminuir la acumulación de piel muerta y les dará una apariencia renovada.

Para prepararlo tienes que poner a calentar un litro y medio de agua hasta que alcance una temperatura en la que no te vayas a quemar, y añadirle media taza de sal gorda, removiendo para que se disuelva bien. A continuación, pon este agua en un barreño o recipiente donde puedas meter los pies, y permanece con los pies metidos durante 20 minutos. Pasado este tiempo, saca tus pies y sécalos bien, aplicando después una crema hidratante.

Para que este tratamiento sea efectivo, tienes que repetirlo dos veces por semana hasta que desaparezcan los hongos.

6. Limón

Las propiedades antibacterianas del limón te ayudarán a reducir los microorganismos que causan los hongos, y servirán para acabar con esta infección además de refrescar y neutralizar los malos olores que puedan tener tus pies.

En este caso, necesitas el zumo de un limón recién exprimido, y lo que debes hacer es frotar tus pies limpios y secos con el zumo de este limón. A continuación, deja actuar el zumo sobre la piel de tus pies durante al menos 10 minutos antes de enjuagar y secar cuidadosamente con una toalla.

Para que sea efectivo, necesitas repetir esta acción dos veces al día, a diario, hasta que la infección desaparezca.

7. Ajo

Gracias a las propiedades antibacterianas del ajo, este remedio te ayudará a combatir los hongos de los pies de una forma efectiva.

Para prepararlo vas a necesitar unos 4 o 5 dientes de ajo, un litro de agua y un barreño o recipiente donde puedas introducir los pies. Lo primero que debes hacer es pelar los ajos y picarlos con ayuda de un cuchillo o utensilio para prensarlos o triturarlos. A continuación debes calentar el agua y cuando esté templada, verterla en interior del barreño junto con el ajo picado. Tienes que meter tus pies en el barreño y dejarlos sumergidos en el agua durante al menos 15 minutos. Transcurrido este tiempo, puedes sacar tus pies del barreño y secarlos con una toalla hasta que elimines la humedad por completo.

Para que este remedio sea efectivo, tienes que ponerlo en práctica una vez al día, y en poco tiempo, verás como los hongos desaparecen.

8. Vinagre de manzana

El vinagre de sidra tiene propiedades antimicóticas, por lo que te servirá de gran ayuda para acabar con este problema del pie de atleta.

Para poner en práctica este remedio, vas a necesitar 50 mililitros de vinagre de sidra, 150 mililitros de agua y un barreño donde puedas meter los pies en remojo. Pon el agua en el barreño y diluye el vinagre de sidra. A continuación, mete tus pies en el barreño para que los cubra el agua y mantenlos unos 20 minutos. Pasado este tiempo, seca bien con una toalla para retirar el exceso de humedad.

Para que este remedio sea efectivo y puedas eliminar los hongos de los pies, tienes que repetirlo al menos dos veces al día a diario, hasta que los hongos desaparezcan.

¿Quieres añadir algo más?

Hasta aquí los consejos y los remedios que me han parecido más sencillos de llevar a cabo para acabar con el problema del pie de atleta, aunque quizás tú tienes algún remedio más que quieras compartir que no esté en este artículo. ¿Me lo quieres contar?

Deja tu comentario