6 Consejos y 7 Remedios para Bajar los Triglicéridos de una Forma Natural

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (7 votos)
Cargando…

Los triglicéridos son un tipo de grasa necesaria para el buen funcionamiento del organismo que fluye por la sangre y que, al igual que el colesterol, si se encuentra en niveles elevados, puede ser perjudicial para tu salud cardiovascular.

Los niveles elevados sólo se detectan a través de un análisis de sangre, pero si el médico te dice que necesitas bajarlos, no debes perder ni un segundo en lograr este objetivo.

Si quieres saber qué es lo que puedes hacer para bajar los niveles de triglicéridos de una forma sana y natural, no dejes de leer este artículo.

¿Qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos son un tipo de grasa que se transporta por tu organismo a través de la sangre, y que al igual que el colesterol, son necesarios para el organismo, para generar energía en el caso de los primeros, y para la formación de células fuertes en el caso del segundo. El problema viene cuando los niveles están elevados, ya que puede haber un mayor riesgo de sufrir enfermedades coronarias.

Los triglicéridos pueden aparecer en tu organismo por dos vías, una es a través de los alimentos que tomas, y la otra es porque tu propio cuerpo los fabrica. No hay valores únicos normales para todos, dado que éstos varían según el género y la edad, además de ser más habitual que las mujeres tengan unos niveles más altos, sobre todo durante el embarazo.

Para saber si tus niveles están dentro de la normalidad, la única forma de saberlo es mediante un análisis de sangre. Por lo general, si los niveles están por debajo de los 200 mg/dl (miligramos por decilitro), se consideran dentro de la normalidad, y si se encuentran entre los 200 y 400 mg/dl, dependiendo de la edad, del sexo y de otros factores, es cuando el médico puede considerarlos motivo de preocupación, sobre todo si al mismo tiempo aparecen niveles bajos de colesterol bueno.

Un aumento de los niveles de triglicéridos en la sangre puede aparecer como consecuencia de llevar un estilo de vida sedentario, obesidad, llevar una dieta alta en calorías, una diabetes sin controlar, una enfermedad renal, el tabaco, un consumo excesivo de alcohol, hipotiroidismo o incluso por factores genéticos, entre otras cosas.

Pero afortunadamente, un cambio en los hábitos de vida y algunos remedios naturales te pueden ayudar a disminuir los niveles de triglicéridos para que no supongan un riesgo para tu salud.
Diet Dilemma

Consejos para bajar el nivel de triglicéridos en la sangre

Son pequeños cambios muy útiles que te ayudarán a reducir los triglicéridos de forma sencilla y a mejorar tu salud general.

1. Aumenta el consumo de fibra

La alimentación es básica para controlar este problema, y la mejor manera es introduciendo en tu dieta habitual alimentos ricos en fibra, ya que ayudarán a tu organismo con la reabsorción de la grasa. En este caso, son muy buenos los cereales, sobre todo si son integrales, y es especialmente recomendable la avena. También son buenas las verduras como la espinaca y el brócoli, y las frutas, especialmente la naranja, la mandarina y la manzana, ya que son grandes fuentes de fibra.

De igual manera, te conviene reducir el consumo de bollería, pasta, snacks salados, los fritos y también el alcohol, dado que aporta muchas calorías que después se convierten en grasas.

2. Bebe mucha agua

Ya sabes que tienes que beber a diario el agua que tu organismo necesita, y si tus triglicéridos están altos, no se te puede olvidar tomar al menos dos litros de agua al día y bebidas que no contengan azúcares ni grasas. Además de no introducir más calorías en tu organismo, estarás ayudando a tu cuerpo a que la sangre circule mejor y a eliminar más toxinas, evitando así la acumulación de grasas se acumulen en tu organismo.

3. Evita los azúcares procesados y los dulces

Los azúcares refinados que se encuentran en muchos productos procesados no te convienen, por eso, intenta evitar los refrescos, los zumos embotellados, los dulces en general sustitúyelos por opciones más saludables, como frutas y zumos naturales. También puedes sustituir el azúcar por otros endulzantes naturales, como la estevia o incluso la miel, que te aportará grandes beneficios.

Si no puedes renunciar al chocolate, elige el chocolate negro con al menos un 70% de cacao, dado que tiene menos azúcares añadidos.
Selection Food Sources Of Omega 3 And Unsaturated Fats. Super Fo

4. Reduce los productos con grasa

Si tomas lácteos, procura que éstos sean desnatados, incluso si son yogures o queso. Al mismo tiempo, opta por aliños elaborados con aceite de oliva o salsas ligeras (prueba a sustituir la mayonesa por yogur, por ejemplo). Cuando vayas a tomar carne, elige las que sean más magras en lugar de las que tengan más grasa, y evita productos con alto contenido graso como la mantequilla.

No es necesario dejar de comer embutidos, pero sí te conviene regular su consumo y elegir opciones como el pavo o el jamón magro, dejando para ocasiones puntuales otros con más contenido en grasa como el chorizo, salami, salchichón o incluso las salchichas.

5.Toma alimentos ricos en omega-3

Para reducir la grasa que se puede acumular en tu sangre, te conviene aumentar el consumo de ácidos grasos omega-3, y una buena opción para ello es incluir en tu dieta habitual alimentos como el pescado azul, todo tipo de verduras y frutos secos, estos últimos con moderación, dado que contienen muchas calorías.

6. Camina al menos 30 minutos al día

En este caso es muy importante que incrementes tu actividad física, dado que es la forma más eficaz de evitar la acumulación de grasa en la sangre.

Si no eres demasiado partidario de ejercicios que requieran gran esfuerzo físico o no encuentras la ocasión de ir al gimnasio, no te olvides de caminar al menos 30 minutos al día para asegurarte que vas a quemar las calorías que has ingerido de más y no se van a acumular más grasas en tu cuerpo.
ejercicio-correr-running-perder-peso-adelgazar

Remedios naturales para bajar los triglicéridos

1. Agua de avena

La avena gracias a sus buenas propiedades, puede convertirse en una gran aliada para reabsorber las grasas y azúcares de tu organismo.

Para preparar este remedio tienes que poner dos cucharadas de avena en un vaso de agua y dejarlo durante toda la noche para que repose. Por la mañana, tan solo tienes que colar el agua para separar los restos de avena y beber el líquido resultante. Este simple gesto te ayudará a que tu intestino no absorba las grasas de los alimentos y por tanto, no pasarán a la sangre posteriormente.
oats flake in spoon on wood table

2. Infusión de ajo

El ajo es un buen aliado para mejorar la circulación sanguínea ya que fluidifica la sangre, favorece la eliminación de grasa del hígado y por tanto, servirá de gran ayuda para evitar que las grasas como los triglicéridos se acumulen en el torrente sanguíneo.

Para preparar una infusión de ajo, vas a necesitar un litro de agua y cuatro dientes de ajo. Primero, pon a calentar el agua, y cuando rompa a hervir, añade los ajos pelados, y déjalos hervir durante 5 minutos antes de retirarlos del fuego. A continuación, deja reposar la infusión al menos durante 10 minutos antes de beber. Puedes tomar hasta tres tazas al día de esta infusión para bajar los niveles de triglicéridos.

3. Infusión de perejil

Gracias a su contenido en niacina, el perejil te va a ayudar a reducir los triglicéridos y el colesterol, por eso, esta infusión puede convertirse en una buena aliada en este caso.

Para preparar la infusión y beneficiarte de todas sus propiedades, tienes que poner a calentar un litro de agua, y cuando rompa a hervir, añadir un manojo de perejil, y dejar que hierva unos cinco minutos. Pasado este tiempo, tienes que retirar del fuego y dejar reposar la infusión unos 10 minutos antes de colarla para separar el líquido resultante. Puedes tomar hasta tres tazas al día de esta infusión.

Pero recuerda que esta infusión no está recomendada en caso de estar embarazada, en caso de padecer cálculos renales y en caso de padecer insuficiencia renal.

4. Infusión de canela

La canela ayuda a reducir los niveles de grasa en el cuerpo, por lo que es una buena aliada para favorecer la salud cardíaca, y además, su peculiar sabor hará que tomarla sea una delicia mientras te ayuda a reducir los niveles de triglicéridos.

Para elaborarla, tienes que poner una cucharadita de canela en polvo en una taza de agua y añadir agua hirviendo. Deja reposar la infusión unos minutos, y bebe a continuación, cuando se haya enfriado un poco. Puedes tomar hasta tres tazas al día de esta infusión.

Esta infusión no deben tomarla las mujeres que estén embarazadas ni las personas que estén tomando alguna medicación anticoagulante, dado que puede potenciar sus efectos.
Black Tea

5. Infusión de alcachofa

La alcachofa es una gran fuente de fibra y antioxidantes, además de resultar una hortaliza depurativa y diurética para el organismo, por lo que se convierte en una buena aliada para disminuir los niveles de triglicéridos.

Para beneficiarte de estas propiedades, puedes preparar una infusión con las hojas de alcachofa. Para prepararla, coge las hojas de una alcachofa fresca y hiérvelas en medio litro de agua. Si no es la temporada de alcachofa, en herbolarios y tiendas de productos naturales, podrás encontrar las hojas secas, En este segundo caso, tendrás que preparar la infusión con una cucharada de las hojas secas por cada taza de infusión que vayas a preparar. Deja reposar unos minutos la infusión, cuélala para retirar los restos de las hojas y bebe el líquido resultante después. Puedes tomar hasta tres tazas al día de esta infusión para conseguir este objetivo.

6. Ginkgo Biloba

El ginkgo biloba en infusión también te ayudará a mejorar la circulación y a reducir los niveles de triglicéridos, favoreciendo de esta manera la salud cardíaca.

Para preparar esta infusión tienes que poner una cucharadita de ginkgo biloba en una taza y añadir agua hirviendo. Deja reposar la infusión unos 10 minutos antes de colarla para separar los restos de las plantas y bebe el líquido resultante. Puedes tomar hasta dos tazas al día para reducir los niveles de triglicéridos en la sangre.

Recuerda que esta planta no está recomendada para las mujeres que estén embarazadas o estén dando el pecho a sus bebés, para las personas que tomen medicamentos anticoagulantes o que hayan sufrido hemorragias, las personas epilépticas ni para las que estén tomando algún medicamento para el hígado sin consultar antes con su médico o especialista.

7. Té verde

El té verde es una gran fuente de antioxidantes y es una de las mejores opciones para reducir la acumulación de grasas si acompañas su consumo con una dieta sana y equilibrada.

Para preparar el té verde tienes que poner una cucharadita de té verde en una taza y añadir agua hirviendo. A continuación, debes dejar reposar la infusión tapada durante al menos 10 minutos. Pasado este tiempo, puedes colarla para separar los restos de la planta y beber el líquido resultante. Puedes beber hasta tres tazas de este té al día para conseguir bajar los niveles de triglicéridos, pero procura hacerlo fuera de las comidas principales para que no interfiera en la correcta absorción de hierro y calcio durante la digestión.

El té verde no deben tomarlo las mujeres que estén embarazadas o durante el período de lactancia, las personas anémicas, las que sufran enfermedades gástricas como úlceras, gastritis o colon irritable, o las personas que padezcan insomnio o con problemas nerviosos, dado que es un estimulante que podría agravar estas situaciones.

Te-verde¿Quieres añadir algo más?

Ahora ya sabes que con un cambio en tus hábitos alimenticios, con un poco de ejercicio y con la ayuda de alguno de los remedios caseros que te he contado hoy, puedes disminuir el nivel de triglicéridos de una forma sana y natural, pero igual tú quieres añadir algo más para completar esta información. ¿Me lo quieres contar?

Disfruta de una vida alejada de los dolores

Descubre los hábitos, prácticas y remedios que te ayudarán a que tanto tú como aquellos a los que más quieres podáis disfrutar de una vida alejada de los dolores y molestias más comunes gracias a este libro físico de más de 200 páginas.