Cáncer de Mama: Descubre Cómo Detectarlo y Cómo Prevenirlo

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (3 votos)
Cargando…

El cáncer de mama es uno de los cánceres que más nos preocupan hoy en día. Afecta a millones de mujeres en todo el mundo y, aunque sea menos habitual, también a muchos hombres. Pese a que no hay un método infalible para evitar padecerlo, sí puedes seguir una serie de consejos para poder prevenirlo. Además, será vital que conozcas qué factores de riesgo pueden contribuir a que aparezca, y qué puedes hacer para detectarlo a tiempo.

Si quieres saber todo lo necesario para prevenir y detectar el cáncer de mama, no te pierdas el siguiente artículo.

¿Por Qué Aparece el Cáncer de Mama?

El cáncer es una mutación de las células del cuerpo que provoca que éstas se vuelvan malignas y contaminen las células colindantes, creando así masas tumorales que se van extendiendo poco a poco. Pese a que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, en este artículo nos vamos a centrar en un tipo de cáncer que afecta a millones de mujeres y, en menor medida, también hombres alrededor de todo el mundo: el cáncer de mama.

El desarrollo del cáncer de mama no tiene una causa definida, pero se ha demostrado que puede estar muy relacionado con la genética y con las hormonas, especialmente con el estrógeno. Aunque no se conocen exactamente sus causas, sí existen unos factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de padecerlo:

  • Antecedentes familiares de cáncer de mama
  • Ser mujer (aunque este tipo de cáncer también puede afectar a hombres)
  • Haber padecido ya un cáncer de mama anterior
  • El envejecimiento (mayor riesgo a partir de los 55 años)
  • Tener un tejido mamario denso, glandular o fibroso
  • Padecer afecciones benignas en los senos (quistes, calcificaciones, etc.)
  • Un consumo habitual de bebidas alcohólicas y/o tabaco
  • El sobrepeso y la obesidad
  • El sedentarismo (no realizar ejercicio)
  • No tener hijos o tenerlos después de los 30 años
  • No ser madre lactante
  • Tener el primer periodo muy pronto (antes de los 12 años)
  • Tener la menopausia muy tarde (después de los 55 años)
  • Los anticonceptivos hormonales
  • Las terapias hormonales para después de la menopausia

También es importante desmentir algunos factores de riesgo que suele decirse que contribuyen a la aparición del cáncer de mama y se ha demostrado que son falsos, o al menos no existe ninguna evidencia de que sean verdaderos:

  • Las sustancias químicas de los desodorantes
  • Los sujetadores
  • Los implantes de silicona
  • Los abortos, ni provocados ni espontáneos

¿Cómo se Detecta el Cáncer de Mama?

Detectar el cáncer de mama a tiempo es vital para poder combatirlo e incluso para poder conservar tu pecho. Por eso es tan importante seguir los siguientes procedimientos para poder advertir su aparición lo más pronto posible:

1. Hazte Autoexploraciones Habitualmente

Tú misma eres la primera que puede detectar un bulto anormal en tu pecho. Por eso, es esencial que tomes como rutina la autoexploración de tus senos en busca de posibles anomalías que podrían indicar que algo no va bien. Puedes hacerlo, por ejemplo, después de la ducha, ya que la piel estará más resbaladiza y será más fácil realizar la palpación.

Para realizar una autoexploración correcta, sigue estos pasos:

  1. Ponte frente al espejo con la espalda recta y comprueba que tus senos conservan una forma, tamaño y color normales. Presta especial atención para detectar posibles bultos, arrugas, hoyos o inflamación en la piel. También observa los pezones para detectar posibles cambios en su posición o en su color, y también si observas que producen alguna secreción extraña.

  2. Después levanta y estira tus brazos hacia arriba y vuelve a comprobar que tus senos no presenten ninguna de las alteraciones que hemos visto en el punto anterior.

  3. Estando de pie o sentada, levanta un brazo y aprieta moderadamente con las yemas de tus dedos haciendo pequeños círculos alrededor de todo el seno en busca de posibles bultos. Asegúrate de seguir algún tipo de patrón para no olvidar revisar ninguna zona. Recuerda que el tejido mamario llega hasta la clavícula y la axila, así que palpa también ahí. Después haz lo mismo con el otro seno, levantando el otro brazo.

  4. Finalmente, túmbate y vuelve a repetir el proceso anterior, sobre todo haciendo hincapié en la parte central de los senos, ya que en esta postura te será más fácil palpar el tejido mamario profundo, es decir, la parte interior del seno.

Si adviertes algún cambio significativo tanto en el aspecto de tus senos como si detectas algún bulto en ellos, es muy importante acudir al médico cuanto antes. Recuerda que cogerlo a tiempo puede marcar la diferencia entre poder conservar tu pecho o tener que realizar una mastectomía (amputación de todo el seno) para eliminar el cáncer de tu cuerpo. E incluso, puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Estamos hablando de un tema muy serio, así que aunque no estés segura de que lo que hayas notado pueda ser o no significativo, acude al médico.

2. Hazte Mamografías Regularmente

Hacerse mamografías regularmente es esencial para poder detectar a tiempo el cáncer de mama. Dependiendo del país e incluso de la comunidad autónoma, los programas de detección precoz de cáncer de mama empiezan a diferentes edades, aunque se recomienda empezar en torno a los 40-50 años.

Estos programas realizan una mamografía cada año o cada dos años para tener controlada cualquier aparición de masas extrañas en los senos, que pudieran indicar que hay un cáncer, o incluso que pudieran derivar en él.

Es muy importante realizarse este tipo de revisiones periódicas para asegurarnos de que todo marcha bien y para localizar el cáncer a tiempo en el caso de que haya aparecido.

7 Consejos para Prevenir el Cáncer de Mama

Pese a que no hay un método infalible para prevenir el cáncer de mama, sí podemos seguir una serie de consejos para reducir el riesgo de desarrollarlo:

  1. Evita el sobrepeso y la obesidad: La obesidad puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama, sobre todo en mujeres que ya han llegado a la menopausia. Por eso será esencial mantener una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras, y evitar las comidas demasiado grasas o demasiado azucaradas. Es importante ponerse en manos de un nutricionista si se necesita perder bastante peso, para que sea un especialista quien controle la ingesta de nutrientes esenciales y no sufras ninguna carencia.

  2. Realiza ejercicio regularmente: Practicar ejercicio regularmente, al menos 4 horas a la semana, puede ayudarte a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama, ya que moderará la producción de estrógeno, una hormona directamente relacionada con el desarrollo de este tipo de cáncer. Además, practicar ejercicio también contribuirá a un adelgazamiento, así que también te ayudará a evitar el sobrepeso y la obesidad, que como hemos visto es otro factor de riesgo para este tipo de cáncer.

  3. Evita los tratamientos con hormonas: Pese a que las causas del cáncer de mama no están claras, sí se ha encontrado una relación entre éste y las hormonas, sobre todo con los estrógenos. Es por eso que cualquier tratamiento que implique hormonas, como por ejemplo los anticonceptivos o los tratamientos post-menopausia, pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Así pues, será importante evitarlos o al menos no prolongarlos demasiado tiempo. Lo ideal será que consultes con tu médico este tema.

  4. Evita el alcohol y el tabaco: Un consumo continuado de alcohol y tabaco introduce toxinas en nuestro cuerpo que pueden derivar en múltiples problemas de salud. Entre ellos, se aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, por lo que es importante evitar o al menos moderar mucho el consumo de este tipo de sustancias.

  5. Duerme bien: Durante las horas de sueño nuestro cuerpo se regula, para seguir funcionando correctamente al día siguiente. Por tanto, dormir las horas adecuadas (7-8 horas diarias) será esencial para controlar también la producción de hormonas, que están íntimamente ligadas al desarrollo del cáncer de mama.

  6. Toma alimentos antioxidantes: Los antioxidantes son esenciales para luchar contra los radicales libres, que son responsables de la degeneración celular. Esta degeneración celular puede derivar en cáncer, por lo que será importante tomar alimentos ricos en antioxidantes, como frutos rojos, tomates, zanahorias, papayas, manzanas, naranjaspomelos, té verde, brócoli, espinacas, alcachofas, patatas, ajo, frutos secos, legumbres, productos lácteos o chocolate negro.

  7. Alimentos ricos en ácidos grasos omega-3: Los ácidos grasos omega-3 son muy beneficiosos para nuestro organismo, y nos ayudarán a prevenir diversos tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de mama. Alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 son el pescado azul, el marisco, los moluscos, el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas, algunas verduras como la col rizada, las espinacas o el brócoli, algunas frutas como el aguacate o las aceitunas, y algunas especias como el perejil.

¡Lucha Contra el Cáncer de Mama!

Ya has visto que existen muchos consejos para prevenir el cáncer de mama que puedes seguir habitualmente. Sin embargo, esto no quiere decir que siguiéndolos lo vayas a evitar completamente, ya que existe un gran factor genético y hormonal. Por eso será muy importante que te hagas autoexploraciones diarias y mamografías regulares, para poder así detectar el cáncer a tiempo si aparece. Y, por supuesto, nunca dudes en acudir al médico si notas cualquier cosa anormal en tus senos.

¿Conoces alguna otra medida de prevención contra el cáncer de mama? ¡Déjanos un comentario!