Claves para un Vientre más Plano: Cómo Prevenir y Evitar los Gases

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 votos)
Loading...

Un exceso de gases producido durante la digestión, puede provocar un vientre hinchado que no resulta estético, y lo que es peor, una molestia incómoda que puede provocarte dolor si no eres capaz de expulsarlos.

Muchas veces, este exceso de gases puede estar provocado por desórdenes alimenticios y malos hábitos al comer, que con un poco de cuidado y constancia, se pueden mejorar e incluso evitar.

Hoy te traigo una serie de buenos consejos que te ayudarán a mejorar este problema. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Es normal la aparición de gases?

La aparición de gases puede ser una parte del proceso digestivo normal, pero su acumulación en cantidades elevadas, sin que tu organismo sea capaz de eliminarlos, bien por la boca o por el ano, puede convertirse en toda una molestia, no sólo estética, por el problema de la aparición de un vientre hinchado, sino porque a veces te pueden ocasionar verdadero dolor si los sufres.

Como esta producción de gases es normal dentro del proceso digestivo, también es normal su expulsión, por lo que cada día puedes expulsar alrededor de 14 gases por alguna de las dos vías antes mencionadas, que normalmente no cuentan con olor.

Cuando la cifra asciende a más, es cuando puede aparecer la incomodidad que hace que tu vientre se hinche y aparezca incluso dolor, si tu caso fuera el no poder expulsarlos.

Por este motivo, es básico identificar por qué te puede estar ocurriendo ésto, ya que este problema se puede prevenir y mejorar.

El exceso de gases que hincha tu vientre puede provenir o bien del aire que tragas cuando comes o masticas, o bien de las bacterias que te ayudan en el proceso digestivo a digerir los alimentos, en la mayoría de los casos.

Si el exceso de gases se manifiesta a través de los eructos, normalmente se debe a que comes demasiado rápido, tragando más aire de lo normal que luego tienes que expulsar por la boca. Esto te ocurre, sobre todo, si eres una persona muy nerviosa, tienes estrés o ansiedad, ya que, por lo general, puedes estar tragando más aire que una persona que se toma la rutina diaria con más calma.

En estos casos, te conviene comer de forma lenta, masticando muy bien los alimentos, además de realizar alguna actividad a diario que te ayude a reducir los niveles de tensión.

Otra causa puede ser, si eres una persona nerviosa, que estés contínuamente tragando aire durante todo el día, de forma inconsciente, o que padezcas problemas en tus dientes que te hagan aumentar tu salivación y por tanto, tragar aire.

Pero si el problema son los gases que se expulsan a través de flatulencias, te conviene saber que existen varias razones que pueden producirlos:

  • El aire que tragas puede ser un motivo, ya sea por las causas mencionadas en el paso anterior, o por hábitos que no te convienen si tienes este problema, como masticar chicle o beber con pajitas, aunque estas flatulencias normalmente no tienen olor.
  • Otra desagradable consecuencia de la acumulación de gases, es la que aparece cuando se toman alimentos que no son bien digeridos, ya que al pasar éstos al intestino grueso, son descompuestos por bacterias y si producen un poco de sulfuro, producen un fétido aroma. Esto ocurre principalmente si tienes algún tipo de intolerancia a algún alimento o problemas digestivos, aunque también te puede ocurrir cuando algún alimento no te sienta bien o resulta demasiado pesado para tu estómago, y por ello, te resulta difícil de digerir.
Vientre plano

Ten en cuenta estos consejos

Es conveniente que sigas estos consejos que te van a ayudar a no acumular tantos gases:

  1. No tomes la fruta después de tus comidas:
    Si consumes la fruta junto con la comida, te puede resultar más difícil de digerir, pudiendo aparecer fermentaciones por las bacterias, y provocar la aparición de gases durante la digestión. Es más conveniente que tomes las frutas solas, fuera de las comidas, y si puedes, tómalas en ayunas, ya que son ideales para mejorar el movimiento intestinal.
  2. Come despacio:
    Ya has visto antes la importancia de comer con tranquilidad, masticando y ensalivando bien todos tus alimentos, y es preferible que cada trozo que introduzcas en tu boca sea pequeño. La hora de la comida debería ser un espacio cómodo y tranquilo, tratando de hablar lo mínimo o mejor, no hablar, ya que puedes tragar más aire. Evita también comer cuando estás enfadado, nervioso o angustiado, ya que esta situación puede hacer que comas compulsivamente para calmar tus nervios y tragues más aire de lo necesario.
  3. No mezcles demasiados alimentos en una misma comida:
    A veces, si combinas demasiados alimentos en una misma comida, puedes hacer que ésta sea difícil de digerir y provocarte más gases de lo habitual.
  4. No tomes demasiados lácteos:
    Lo ideal sería tomar únicamente yogures ricos en bacterias tipo bífidus y acidofilus, ya que te ayudarán a equilibrar tu flora intestinal y a evitar la fermentación intestinal.Un exceso de leche y queso puede provocarte más gases, sobre todo si no toleras bien la lactosa.
  5. Evita alimentos que provocan gases:
    Entre los alimentos que dan lugar a una producción excesiva de gases por el intestino se encuentran la col, el brócoli, la alcachofa, las legumbres y la cebolla, por lo que deberías evitarnos en exceso.
    Un buen consejo para evitar las flatulencias que pueden provocarte las legumbres, es comerlas en puré, pasadas por el chino, ya que de esta manera podrás eliminar la piel que es la que produce las flatulencias, o bien romper el hervor de la legumbre mientras cuece añadiendo agua fría en medio de la cocción.
    Si tu intestino delgado tiene intolerancia al gluten, evita alimentos que contengan cereales, ya que también pueden producirte un exceso de gases.
    En todos estos casos, y para no tener que renunciar a estos alimentos, puedes tomar veinte minutos después de comer una infusión digestiva de manzanilla, melisa, menta o poleo, que te ayudarán enormemente.
  6. Evita las bebidas excitantes y las bebidas con gas:
    No te conviene abusar de bebidas excitantes como el café y, es conveniente que las sustituyas por por infusiones digestivas, sobre todo después de comer, como las que hemos mencionado antes.
    Igualmente, te provocarán gases las bebidas carbonatadas, ya que tienen mucho gas, por lo que es mejor que las sustituyas por agua y zumos.
  7. Muévete:
    El sedentarismo también puede acrecentar esa acumulación de gases en el intestino, por lo que te conviene realizar alguna actividad que te ayude a favorecer los movimientos intestinales para ayudar a la expulsión de los gases. Con caminar media hora al día podrás evitar que se acumulen en exceso.
Zumo natural

Siempre puedes recurrir a nuestros remedios naturales

1.Agua caliente para los gases
Para aliviar un ataque de dolor causado por gases, se puede cubrir el abdomen con una bolsa de agua caliente o manta eléctrica (calor seco) durante unos veinte o treinta minutos.
2.Apio para los gases
El apio posee propiedades digestivas y carminativas, por lo que te resultará de gran ayuda para evitar que se produzcan gases durante los procesos digestivos. Tienes que preparar una infusión con un manojo de apio hirviéndolo en medio litro de agua durante 5 minutos. Puedes tomar una tacita de esta preparación antes de cada comida para evitar la acumulación de gases.
3.Infusión de anís estrellado para los gases
El anís estrellado tiene propiedades digestivas y carminativas, por lo que le convierten en un buen remedio para aliviar los gases. Puedes tomar una taza de esta infusión después de las comidas ya que resulta te resultará muy beneficiosa para la expulsión de los gases.
4.Infusión de boldo para los gases
El boldo posee propiedades digestivas y carminativas,por lo que se convierte en un remedio que se utiliza para aliviar las digestiones pesadas, y para ayudarte a combatir los gases derivados de ellas. Puedes tomar hasta 3 tazas al día de esta infusión después de las comidas, pero procura no tomarla durante más de cuatro semanas seguidas.
5.Infusión de menta poleo
La menta posee sustancias que te ayudarán a expulsar el exceso de gases en el intestino, y la propiedad carminativa del poleo incrementarán ese efecto, por lo que convierten a esta infusión en un remedio muy útil para los gases. Puedes tomar dos tazas al día de esta infusión, sin pasar de esa cantidad.
6.Infusión de orégano y hierba luisa
El orégano posee propiedades digestivas y carminativas, por lo que, junto con la hierba luisa, que potenciará ese efecto, convierten a esta infusión en un remedio muy efectivo para combatir los gases. Tienes que tomar una taza de esta infusión después de las comidas y no es necesario que le añadas azúcar, pues el sabor es muy agradable.
7.Infusión de tomillo
El tomillo posee propiedades digestivas y carminativas, por lo que te resultará muy útil para evitar los gases que puede provocarte la digestión. Puedes beber una taza a diario de esta infusión, y para endulzar, le puedes añadir una cucharadita de miel.
8.Infusiones de albahaca para los gases
Como la albahaca posee propiedades carminativas, sus infusiones resultan muy beneficiosas para disminuir los gases. Puedes beber 2 tazas diarias de esta infusión, durante el tiempo necesario, hasta que desparezcan los síntomas.

Anís estrellado

¿Quieres añadir algo más?

Y hasta aquí los consejos que puedo darte para evitar y aliviar  esta incómoda molestia, pero igual hay algo que quieras añadir porque se me haya podido olvidar. ¿Me lo cuentas?

Deja tu comentario