Cómo Eliminar los Gases de Forma Natural con 11 Remedios Caseros

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (10 votos)
Cargando…

La formación de cierta cantidad de gases durante el proceso digestivo es normal, ya que pueden producirse al tragar demasiado aire al comer o como consecuencia de una mala digestión de los alimentos en el intestino.

Pero si tu cuerpo no es capaz de eliminarlos y se acumulan en exceso en el abdomen, pueden provocar dolor y una hinchazón que te causará incomodidad, por lo que es necesario que conozcas cómo puedes evitar este problema y cómo puedes aliviarlo.

Si quieres saber qué hábitos puedes cambiar para resolver este problema y qué remedios naturales pueden resultarte útiles en este caso, no dejes de leer esta información.

Libro Aliviar Dolores

Gases estomacales y Gases intestinales: ¿son lo mismo?

Durante el proceso digestivo es normal que tu organismo genere gases.

Algunos se producen en el estómago, y en su mayoría son la consecuencia del aire que tragas al comer, y otros se generan en el intestino, cuando se está realizando la digestión. La forma de expulsarlos es a través de la boca o a través del ano.

Pero cuando tu cuerpo es incapaz de expulsar esos gases que se generan durante el proceso digestivo, pueden quedarse acumulados en el abdomen, causando dolor y un vientre hinchado, además de una sensación de incomodidad.

Gases

¿Por qué tengo muchos gases?

En una gran mayoría de los casos, una excesiva acumulación de gases es debida a fermentaciones que se producen en el intestino, cuya causa puede estar en el estreñimiento, en comer de pie o demasiado deprisa sin masticar bien la comida y sin ensalivarla lo suficiente, en algunas intoleracias alimenticias, como las que pueden producirse en algunas personas que no toleran la lactosa, en algún medicamento que los produce, en dietas con exceso de fibra, o incluso, en una falta de flora intestinal o de enzimas digestivas.

Como has podido ver, las causas pueden ser muchas y variadas, pero es importante que cada uno intente detectar cuál puede ser el origen en su caso, poniendo un poco de interés. Por ejemplo, si durante unos días eliminas de tu dieta uno de estos posibles causantes, como puede ser la leche y sus derivados, y al cabo de esos días no notas mejoras significativas, puede ser que ésa no sea la causa que provoca tu malestar, por lo que puedes cambiar otro de tus hábitos habituales y seguir observando si aumentan o disminuyen los efectos, hasta que des con la causa probable.

Gases

Alimentos que producen gases

Hay alimentos que son flatulentos y que provocan gases de por sí, por eso, te conviene tener en cuenta cuáles son para recurrir a alguna ayuda extra para evitar que se acumulen demasiado. Estos alimentos serían:

  • algunas hortalizas como el repollo, el brécol, las coliflores o las coles,
  • las legumbres, como las alubias, las lentejas o los garbanzos,
  • lácteos y derivados de la leche, sobre todo en personas que son intolerantes a la lactosa,
  • algunas frutas como las ciruelas y las uvas, por su contenido en azúcar, pueden fermentan en el intestino si se toman después de las comidas, por lo que es preferible tomarlas solas o fuera de las comidas.
  • algunos cereales tomados en exceso, como el trigo o el pan elaborado a base de salvado de trigo.

¿Qué puedo hacer para evitar los gases?

Hay cosas que están en tu mano y puedes poner en práctica para evitar esa acumulación excesiva de gases, como por ejemplo:

  1. Evita las bebidas gaseosas:
    Además de tener mucho gas, en el caso de los refrescos, también suelen tener mucho azúcar, que puede producir fermentaciones en el intestino generando más gases. Por eso, te conviene evitar bebidas como la cerveza, el agua con gas y los refrescos con gas, y sustituirlos, si puedes, por agua o por zumos naturales.
  2. Cuida la manera en que comes:
    Si tienes poco tiempo para comer, probablemente comerás deprisa, sin masticar bien los alimentos y sin ensalivarlos antes de tragar, por lo que tu digestión será más lenta y tendrás más posibilidades para que los alimentos fermenten en tu intestino, contribuyendo a una mayor formación de gases.
    Si comes cuando estás atravesando un momento de estrés o ansiedad, es más fácil que comas compulsivamente y que tragues más cantidad de aire al comer, por lo que tienes que procurar tomarte un momento de descanso para comer con tranquilidad y concentrarte en masticar bien los alimentos para evitarlo.
  3. Evita las comidas demasiado grasas y los fritos:
    Tanto en las comidas demasiado grasas como en los fritos, hay un tipo de grasas que no suelen ser bien digeridas por tu organismo, por lo que la digestión se ralentizará demasiado y producirás más gases haciendo que tu vientre aparezca más hinchado.
  4. Toma la cantidad de fibra adecuada.
    Si tomas demasiado fibra, ésta puede fermentar en el estómago, y lo normal es que cause gases que serán incómodos y que terminarán por hinchar tu vientre. Pero si por el contrario, no tomas nada de fibra, no lograrás regular tu tránsito intestinal y no podrás expulsar correctamente todos los residuos que genera tu cuerpo en forma de heces, por lo que éstos fermentarán en tus intestinos y provocarán gases.
  5. Muévete para estimular tu tránsito intestinal.
    Una de las mejores maneras de lograr estimular tu tránsito intestinal es mantenerse en forma. Ejercicios ideales para conseguir este fin serían caminar, correr, nadar o incluso hacer abdominales. Así, lograrías que tu cuerpo elimine mejor los residuos que genera y evitarías que los deshechos fermentasen produciendo más flatulencias.
  6. Evita hábitos que te hagan tragar aire:
    Estos hábitos pueden ser mascar chicle, fumar o beber líquidos o bebidas con pajita. Estos tres ejemplos son claros hábitos en los que tragas aire innecesariamente, por lo que te conviene evitarlos siempre que te resulte posible.
Gases

Gases en el embarazo

Hay que hacer una mención especial a los gases que se producen durante el embarazo, ya que su aparición es uno de los efectos más indeseables de esta etapa. Además, la acumulación de gases durante estos nueve meses puede causar mucho dolor y molestia abdominal.

La principal causa de aparición de esta molestia se debe al aumento de una hormona, la progesterona, que hace que no se digieran bien ciertos alimentos y que aparezca el estreñimiento que va a agravar la producción de fermentaciones en el intestino, y con ella, el aumento de gases.

Para aliviar los gases en este caso, te conviene hacer cinco comidas al día de poca cantidad, para que tu organismo no se sienta sobrecargado y se reduzcan las flatulencias.

Además de las recomendaciones anteriores para evitar los gases y optar por la comida sana, te puede venir muy bien incluir dos plantas en tu dieta habitual para condimentar o dar sabor a tus platos, como son la salvia y el hinojo fresco.

También te conviene tomar yogures a diario, preferiblemente naturales o de tipo bífidus, ya que te ayudarán a regular tu tránsito intestinal y aliviar los gases que se producen durante esta etapa.

Embarazo

Gases en los bebés

Los primeros meses es normal que los bebés tengan gases porque suelen tragar bastante aire cuando comen ya que no controlan la técnica de succión.
Si el niño toma biberón, cuando se encuentra incómodo durante la toma, puedes parar cada cinco minutos para que eructe, mientras que si toma leche materna, le puedes poner para que expulse el aire cuando termines con un pecho antes de continuar con el otro.

Las mejores formas o posturas para que el recién nacido expulse los gases son:

  • ponerle erguido sobre el pecho con su cabecita en tu hombro,
  • sentarle en tus rodillas de espaldas a nosotros, con la palma de nuestra mano en su pecho y los dedos en su barbilla,
  • sentarle de lado en el regazo, mientras cogemos sus puños con una mano y ponemos la otra mano en su espalda,
  • ponerle boca abajo sobre tu regazo, procurando que su cabeza quede más alta que el pecho.
  • también podemos ponerle a horcajadas sobre un brazo, colocando tu mano en su tripa.

Cuando el bebé está haciendo la digestión de la leche, es normal que tenga ventosidades que necesita expulsar, ya sean solas o acompañadas de heces. Algunos pueden tener alguna dificultad para digerir el exceso de lactosa, por lo que le puede provocar más gases y dolor.

En todas estas opciones puedes realizarle un delicado masaje sobre la tripita para ayudarle a expulsarlos mejor.

Bebé

Remedios caseros para los gases

Como hay muchas causas que pueden provocar los gases, también hay distintas formas de tratarlos, y seguro que puedes encontrar alivio en alguno de nuestros remedios que tenemos para tí.

Infusiones para los gases

1. Infusión de anís estrellado:
El anís estrellado tiene propiedades digestivas y carminativas, por lo que te resultará de utilidad. Para preparar este remedio con anís estrellado, tienes que verter agua hirviendo en una taza que contenga una cucharadita de anís estrellado. Deja reposar la infusión tapada unos 10 minutos tapada, antes de colar. Puedes tomar una taza de esta infusión después de las comidas ya que te resultará muy beneficiosa para la expulsión de los gases.
2. Infusión de boldo:
Por sus propiedades digestivas y carminativas, el boldo es un remedio que se utiliza para aliviar las digestiones pesadas, y para ayudarte a combatir los gases derivados de ellas. Puedes preparar una infusión de boldo, vertiendo agua que esté hirviendo a una taza que contenga una cucharadita pequeña de hojas secas de boldo. Deja reposar unos 15 minutos tapada y cuela la infusión para separar los restos de la planta antes de beber. Puedes tomar hasta 3 tazas al día de esta infusión después de las comidas, pero procura no tomarla durante más de cuatro semanas seguidas.
3. Infusión de clavo:
El clavo posee propiedades carminativas, por lo que te ayudará a expulsar los gases y a bajar la inflamación de vientre. Para beneficiarte de esta propiedad, puedes preparar una infusión de clavo añadiendo 15 gramos de clavo a un litro de agua y llevándolo a ebullición durante 10 minutos. A continuación, tienes que dejarlo reposar tapado otros 10 minutos, y colarlo para separar los restos del clavo. Tienes que tomar una taza de esta infusión veinte minutos antes de comer, para evitar la formación de gases durante la digestión.
4. Infusión de comino:
El comino, además de utilizarse para aromatizar algunos platos, tiene propiedades carminativas, por lo que te servirá de utilidad para aliviar los gases.Para beneficiarte de esta propiedad, puedes preparar esta infusión de comino, y para ello tienes que machacar ligeramente 2 gramos de semillas de comino y verterlas en una taza de agua que esté hirviendo. A continuación, tienes que tapar la infusión y dejar reposar unos 10 minutos, para colarla antes de beber. Puedes tomar una taza de esta infusión después de las comidas para aliviar los síntomas.
5. Infusión de menta poleo:
Tanto la menta, como el poleo te ayudarán a eliminar el exceso de gases, y notarás cómo se alivia rápidamente el malestar e incluso la hinchazón que pueden producirte. Para elaborar esta infusión de menta poleo, tienes que mezclar a partes iguales hojas de menta y de poleo. Puedes añadir agua hirviendo sobre una taza que contenga una cucharadita de hojas secas de menta y de poleo, mezcladas a partes iguales, y dejar reposar reposar unos diez minutos la infusión tapada. Pasado ese tiempo tienes que colarla para separar los restos de las hojas de las plantas y beber el líquido resultante. Puedes tomar hasta dos tazas al día de esta infusión para mejorar los síntomas, sin pasar de esa cantidad.
6. Infusión de orégano y hierba luisa:
El orégano posee propiedades digestivas y carminativas, por lo que, junto con la hierba luisa, que potenciará ese efecto, resultarán muy efectivas en este caso. Para preparar esta infusión de orégano y hierba luisa, tienes que mezclar a partes iguales las dos plantas y añadir una cucharadita de la mezcla a una taza de agua hirviendo, tapándola a continuación. Puedes dejar reposar la infusión unos 6 minutos, colándola para separar los restos de las plantas. Tienes que tomar una taza después de las comidas sin necesidad de agregar azúcar, pues el sabor es muy agradable.

Gases

7. Infusión de semillas de eneldo:
Las semillas de eneldo poseen propiedades carminativas, que te ayudarán a aliviar este problema. Para preparar esta infusión de semillas de eneldo, tienes que machacar 2 cucharadas de semillas de eneldo y añadirlas a una taza de agua que esté hirviendo.  A continuación, tienes que dejar en reposo la infusión durante 5 minutos y colar antes de beber. Debes tomar una taza de esta infusión 30 minutos antes de la comida principal para evitar que se produzcan los gases durante la digestión.
8. Infusión de tomillo:
El tomillo posee propiedades digestivas y carminativas, por lo que te resultará muy útil para evitar este problema. Para preparar esta infusión de tomillo tienes que hervir, durante 5 minutos, un manojo de tomillo en medio litro de agua. A continuación, tienes que dejarla reposar unos 10 minutos antes de colar para separar los restos de las plantas. Se puede beber una taza a diario, y para endulzar, se puede añadir una cucharadita de miel.
9. Infusión de albahaca.
Como la albahaca posee propiedades carminativas, sus infusiones resultan muy beneficiosas para disminuir los gases. Para preparar esta infusión de albahaca, tienes que añadir 15 gramos de partes frescas (tallos y hojas) de albahaca en un litro de agua a punto de hervir. A continuación, tienes que dejar reposar la infusión 10 minutos tapada, filtrarla y beber 2 tazas diarias, durante el tiempo necesario.

Otros otros remedios caseros para los gases

10. Agua caliente para los gases:
Para aliviar un ataque de dolor causado por una acumulación excesiva de gases en tu intestino, puedes poner en práctica este remedio con agua caliente  colocándote sobre el abdomen con una bolsa de agua caliente o manta eléctrica (calor seco) durante unos veinte o treinta minutos.
11. Agua con limón para los gases:
El limón posee propiedades que favorecerán tu proceso digestivo, ayudándote a combatir el problema de los gases. Para poner en práctica este remedio con agua y limón, primero tienes que exprimirlo y añadir agua al jugo agua hasta completar un vaso. En cada comida, tienes que beber a sorbos ese zumo de limón diluído con agua para evitar que luego aparezcan los gases.
12. Apio para los gases:
El apio posee propiedades digestivas y carminativas, por lo que te resultará de gran ayuda para evitar que se produzcan gases durante los procesos digestivos. Para preparar este remedio con apio, tienes que hervir un manojo de apio en medio litro de agua durante 5 minutos. Tienes que tomar una tacita de esta preparación antes de cada comida para evitar la acumulación de gases.

Gases

¿Quieres añadir algo más?

Y éstos han sido los mejores consejos para evitar y aliviar esta incómoda molestia, pero igual hay algo que quieras añadir porque se me haya podido olvidar. ¿Me lo quieres contar?

Deja tu comentario