Cómo Evitar y Mejorar el Problema de los Talones Agrietados este Verano

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 votos)
Loading...

Llega el calor del verano, y con él la necesidad de aligerar tu ropa y también tu calzado, para que tus pies puedan respirar.

Es entonces cuando te das cuenta de ese problema que, en el mejor de los casos, sólo se manifiesta en verano y es la aparición de grietas en los talones, que puede llegar a convertirse en un verdadero incordio si no consigues ponerle remedio.

Hoy te traigo unos buenos consejos que te van a ayudar a evitar este problema, si aún no ha aparecido, o a mejorarlo si ya ha hecho acto de presencia en tus pies. ¿Me acompañas?

¿Por qué aparecen especialmente en verano?

Las temperaturas suben y a medida que lo hacen, los pies empiezan a desnudarse porque necesitan respirar. Llega la época de decir adiós a las botas y zapatos cerrados para dar paso a las sandalias y otro tipo de calzado que permita el paso del aire por tus pies. Es entonces cuando te acuerdas de uno de esos problemas que suelen aparecer todos los veranos en tus pies: los talones agrietados.

La parte más positiva de este problema es que, con un poco de cuidado y dedicación, puede mejorar bastante e incluso, lograrás evitar que aparezca si actúas con contundencia desde el primer síntoma.

La principal causa de la aparición de las grietas en los talones es la sequedad en esta zona, que se ve incrementada porque en esta época el pie está más expuesto al sol y al aire por el calzado abierto, por un lado, y por otra, por el número de horas que pasas descalza en piscinas, playas, césped…etc.

Vida sana

Por tanto, la clave para poner remedio a este problema pasa por lograr una buena hidratación de esta zona en todo momento, y ésta puedes reforzarla desde dos frentes, por una parte aportando toda la que puedas mediante cremas, externamente, y por otro lado, evitando, por todos los medios, que tus pies pierdan esa hidratación.

Tienes que preocuparte de elegir bien el calzado, sobre todo en esta época del año, ya que si tienes tendencia a sufrir este problema, debes saber que es más conveniente para tí que tus zapatos sean cerrados por el talón, siempre que sea posible, mejor que unos abiertos, para evitar que tus talones pierdan más hidratación.

Si vas a alguna playa, aprovecha para andar descalza sobre la arena, ya que es una forma natural de pulir los pies y ayudar a que las pieles de las zonas más secas se minimicen. Es un remedio natural, perfecto para la salud y la belleza de tus pies.

Aunque, debes tener la precaución de no permanecer demasiadas horas descalza, aunque el buen tiempo te pida lo contrario, ya que a veces, ese excesivo número de horas puede perjudicarte en tu problema.

Vida sana

Mímalos al menos una vez por semana

Para preparar tus pies especialmente para esta nueva estación, y para evitar que las pieles secas de los talones se conviertan en grietas, lo que tienes que hacer es, al igual que puedes hacer con tus manos, mimarlos al menos una vez por semana con este tratamiento de belleza que te propongo.

Antes de nada, procura preparar todo lo que vas a necesitar para que esta rutina se convierta en un verdadero momento de relax, y por eso, te conviene tener preparados todos los utensilios que vas a utilizar, como el recipiente donde vas a poner tus pies en remojo, una toalla, aceites esenciales (si optas por ellos), una piedra pómez o lima para durezas, alicates o tijeras para cortar las uñas…etc. Además, si tus uñas llevan esmalte, es conveniente que lo retires antes de empezar, para que sea más efectivo.

Quizás no le prestes demasiada atención a este paso, pero créeme que si dedicas un par de minutos a reunir todas las cosas que vas a necesitar, además de tardar menos, podrás convertir esta rutina semanal en un momento de relajación y disfrute.

Lo primero que tienes que hacer es meter los pies en un recipiente con agua tibia a la que le puedes añadir unas hojas de menta, de salvia y unas cucharaditas de aceite de oliva y de almendras. Por lo menos debes tener los pies sumergidos en esta preparación durante unos 20 minutos y debes intentar relajarte, para que las durezas y pieles muertas de tus pies se reblandezcan y sea más fácil quitarlas.

Vida sana

El siguiente paso sería realizar una exfoliación para eliminar las pieles muertas y suavizar las durezas, y para ello, te propongo una casera que puedes preparar tú misma partiendo una cebolla por la mitad y poniéndole encima sal gruesa, para empapar con el líquido blanco que suelte un algodón y aplicártelo sobre los talones y las zonas más secas o con mayores durezas. Deja actuar el líquido y luego retira con abundante agua.

A continuación, puedes utilizar la piedra pómez para pasarla por encima de los talones y las durezas y hacerlas disminuir todo lo que puedas. También puedes utilizar unas limas especiales para pies o incluso cuchillas especiales para durezas, pero en ese caso, deberás tener mucho cuidado para no cortarte.

Para acabar, puedes realizar una exfoliación más suave en todo el pie, y la puedes realizar mezclando una cucharadita de azúcar, un chorrito de limón y una cucharadita de aceite de oliva. Mezcla bien y realiza un masaje suave durante un minuto por lo menos, en los dos pies, para terminar de eliminar las células muertas y preparar la piel para que absorba mejor la crema hidratante.

Ahora llega el momento de cortar o limar las uñas, lo que prefieras. Es mejor cortarlas en recto, evitando recortar los picos para que no crezcan luego las uñas y se encarnen, produciendo los molestos uñeros.

A continuación, tienes que hidratar bien los pies con una crema que sea un poco más untuosa que la que utilices para hidratar tu cuerpo normalmente, insistiendo bien entre los dedos y en los talones para evitar que aparezcan grietas. Si te gusta pintarte las uñas, éste puede ser un buen momento para hacerlo, después de empujar hacia atrás las cutículas con un palito de naranjo.

Recuerda, que para mantener la hidratación de tus pies y especialmente de tus talones, además de cuidarlos semanalmente, debes aplicarte una crema hidratante, que sea bastante untuosa, por lo menos una vez al día, insistiendo bien en la zona de los talones.

Vida sana

Puedes recurrir a nuestros remedios naturales

En esta ocasión, también tenemos unos buenos remedios que te ayudarán a evitar y a mejorar este problema:

1.Aceite de coco para los talones agrietados.
El aceite de coco, no sólo ayuda a la piel a retener el agua, sino que también elimina las células muertas. Para beneficiarte de estas propiedades, tienes que aplicarte unas gotas de este aceite sobre la piel de tus pies limpios antes de irte a dormir, masajeando durante unos minutos e insistiendo en la zona de los talones. A continuación ponte unos calcetines para ayudar a que el producto se absorba mejor y para evitar manchar las sábanas.

2.Aceite de oliva para los talones agrietados.
El aceite de oliva ayuda a suavizar la piel, por lo que resulta muy adecuado para mejorar este problema. Para beneficiarte de estas propiedades, lo mejor es aplicar este remedio por las noches, antes de irte a dormir. Primero tienes que poner unas gotas de aceite de oliva virgen extra sobre un algodón y extenderlo por los talones, realizando un masaje con tus dedos, mediante suaves movimientos circulares durante unos 5 minutos. Ponte a continuación unos calcetines de algodón, para que el aceite penetre mejor y para evitar manchar las sábanas. A la mañana siguiente, lávate los pies con los productos de higiene que utilices de forma habitual. Realizando este proceso todas las noches verás como las grietas desaparezcan en unos pocos días.

3.Agua de rosas y glicerina para los talones agrietados.
Las propiedades suavizantes de los pétalos de rosa te ayudarán junto con la glicerina a mejorar este problemas. Puedes comprar el agua de rosas directamente en farmacias o puedes realizarla tú misma hirviendo durante cinco minutos en medio litro de agua dos tazas de pétalos de rosa. Deja reposar el agua hasta que se enfríe y fíltrala para para separar los pétalos del agua. Agrega cuatro cucharadas de glicerina al agua de rosas y remueve bien la mezcla hasta que sea homogénea. Aplícate esta mezcla todas las noches sobre los pies limpios, insistiendo en las zonas de los talones, y ponte a continuación unos calcetines de algodón para irte a dormir.

4. Plátano para los talones agrietados.
Para preparar este remedio necesitarás un plátano muy maduro, y machacarlo completamente hasta obtener una pasta espesa que aplicarás en los talones secos y agrietados, intentando cubrir todas las lesiones durante 10 o 15 minutos. Después, tienes que aclararte los pies con agua templada, no demasiado caliente, y repetir esta operación por lo menos una vez a la semana para reparar las pequeñas grietas que tengas y evitar que vuelvan a aparecer otras.

5.Zumo de limón para los talones agrietados.
El limón ayuda a la cicatrización de heridas, por lo que te resultará muy adecuado hacer zumo con tres o cuatro limones, y remojar tus pies con este zumo durante unos 10 o 15 minutos, para aclararlos luego con agua tibia y secarlos cuidadosamente. Tienes que efectuar esta operación al menos una vez por semana para notar los resultados.

Vida sana

¿Quieres añadir algo más?

Hoy te he traído unos buenos consejos, para que puedas evitar que aparezcan grietas en tus talones o mejorar este problema cuando ya han aparecido, pero igual quieres añadir algo que a mí se me haya podido olvidar. ¿Me lo quieres contar?

Deja tu comentario