Conoce los 8 Mejores Antibióticos Naturales

misremedios.com

Los antibióticos son un gran avance en la medicina, ya que suponen la curación de muchas enfermedades que podrían resultar mortales sin ellos.

Sin embargo, un mal uso de ellos que incluye no seguir las pautas del médico que los prescribe, saltarse las tomas indicadas o acabar el tratamiento antes porque parece que la dolencia ha mejorado, puede generar un efecto de resistencia que puede hacer que a la larga dejen de hacer el efecto deseado.

Por eso, existen alternativas naturales que pueden ser efectivas para dolencias leves que te interesa conocer. ¿Quieres saber cuáles son?

Libro 365 Remedios Naturales

¿Qué ventajas tienen los antibióticos naturales?

Los antibióticos son las medicinas que se utilizan para tratar y prevenir las infecciones causadas por bacterias. Cuando se utilizan de forma adecuada, inhiben el crecimiento de bacterias que producen infecciones como las de oído, problemas de estómago y diversas infecciones de la piel.

Dependiendo del tipo de bacteria o del tipo de parásito que cause una infección, el médico tiene que prescribir el antibiótico adecuado para acabar con esa infección.

Pero los antibióticos no pueden acabar con las infecciones causadas por virus como los que causan resfriados, gripe, tos o dolores de garganta, y tampoco pueden acabar con las infecciones causadas por hongos.

Además, es una de las medicinas que más se prescriben por los médicos, por lo que se está produciendo un abuso que hace que los antibióticos vayan perdiendo efecto debido a que las bacterias presentan cada vez más resistencia a los mismos. Cuando te prescriben un tratamiento con antibióticos, tienes que seguir exactamente las indicaciones que te haya dado el médico, ya que hay gente que no termina los tratamientos porque se encuentra mejor, y ésto puede ocasionar que no se haya acabado realmente con las bacterias que provocaban la infección, haciéndolas además, más resistentes y pudiendo derivar en otra dolencias más graves.

Si además añadimos el hecho que un uso inadecuado de éstos puede acabar con los microorganismos que actúan como defensas naturales que habitan en el intestino y pueden producir reacciones alérgicas o de sensibilidad en el aparato digestivo, hace que puedas plantearte otras opciones naturales que pueden actuar de la misma manera, pero sin producir tantos efectos secundarios.

Hay muchos alimentos y plantas medicinales que pueden actuar como antibióticos naturales siendo realmente efectivos para tratar algunos problemas de salud, además, pueden acabar con las infecciones producidas por virus y por hongos, y no acaban con las bacterias buenas que habitan en tu organismo y que ayudan a luchar contra un montón de enfermedades.

Pills

¿Cuáles son esos antibióticos naturales?

Éstos son los antibióticos naturales más efectivos que te puede ofrecer la naturaleza:

1. Ajo

El ajo es el antibiótico natural por excelencia, ideal para el tratamiento de enfermedades respiratorias y del aparato excretor.

Contiene más de 20 componentes con propiedades antivirales y otros 40 componentes con propiedades bactericidas, por lo que lo hace muy eficaz para curar procesos infecciosos del aparato respiratorio como gripes o resfriados, infecciones del aparato digestivo, infecciones por cándidas e incluso infecciones renales o cistitis.

Ajo

2. Miel

La miel está considerada como uno de los mejores antibióticos, gracias a sus propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antisépticas.

Como la miel está producida por abejas, éstas les añaden su saliva que contiene sustancias que le dan esa propiedad anti-bacteriana para combatir las bacterias que pueden estar presentes en tu organismo.

Hay estudios que muestran la capacidad de la miel para luchar contra las infecciones en distintos niveles, haciendo que a las bacterias les resulte más difícil generar una resistencia frente a ella.

Para obtener los beneficios de la miel como antibiótico, para dolencias que afectan a la garganta y a la piel, es conveniente utilizar una que sea de origen orgánica y cruda.

Miel

3. Cebolla

La cebolla es, después del ajo, uno de los más importantes antibióticos naturales. Gracias a la combinación de las sustancias que la componen, es excelente para cualquier infección de las vías respiratorias, como gripe, bronquitis o faringitis, y para combatir todo tipo de parásitos intestinales que pueden causar putrefacciones intestinales o diarrea.

Cebolla

4. Aceite esencial de orégano

El orégano, y más concretamente su aceite esencial, contiene una sustancia llamada carcravol, que ayuda a reducir la infección de una forma tan efectiva como los antibióticos tradicionales.

Además, contiene sustancias antioxidantes, antisépticas, antivirales, antifúngicas, anti-inflamatorias, antiparasitarias y otras propiedades que ayudan a aliviar el dolor.

Se puede aplicar de forma externa para combatir algunos tipos de hongos, como los que atacan a las uñas de los pies.

Orégano

5. Extracto de hoja de olivo

El efecto antibiótico natural de las hojas de olivo puede tratar distintos tipos de infecciones bacterianas, además de tener efectos antimicrobianos sobre las bacterias y los hongos.

El extracto también tiene propiedades anti-inflamatorias.

Hojas olivo

6. Cúrcuma

Las propiedades antibióticas de la cúrcuma son utilizadas para acabar con las bacterias que provocan enfermedades, al mismo tiempo que aumentan las defensas naturales del organismo. Además, ayudan a prevenir infecciones bacterianas en las heridas.

El componente principal de la cúrcuma es la curcumina, y de acuerdo a estudios científicos, su actividad antimicrobiana tiene un efecto positivo sobre la bacteria helicobacter pylori, además de mejorar los procesos digestivos porque estimula la producción de bilis.

Curcuma

7. Equinácea

La equinácea es un antibiótico natural que resulta muy eficaz para tratar heridas y para evitar infecciones bacterianas.

Es muy eficaz para tratar resfriados y las infecciones respiratorias que afecten a las vías superiores de forma recurrente.

Además, esta planta ayuda a aumentar las defensas naturales del organismo preparándolo mejor para luchar contra las infecciones.

Ajo

8. Jengibre

El jengibre es un antibiótico natural cuyas propiedades ayudan a prevenir y a tratar muchos problemas de salud causados por bacterias.

Tiene un gran poder antibacteriano, pero al mismo tiempo, es respetuoso con los microorganismos existentes en la flora intestinal , mejorándola y acabando con los microorganismos perjudiciales, como la Escherichia Coli, que es la responsable de la aparición de muchas diarreas, sobre todo en los niños. El jengibre fresco añadido a tus comidas, tiene un efecto antibiótico frente a algunos bacterias que pueden crecer en la comida, como la salmonela.

Además, tiene efectos antibacterianos en las infecciones respiratorias, como gripe, sinusitis o bronquitis y en las que afectan a la boca.

Jengibre

¿Quieres añadir alguno más?

Aunque no son ni mucho menos, todos los antibióticos naturales que puedes encontrar con poder bactericida, éstos son los que puedes encontrar con más facilidad, pero seguro que tú quieres ayudarme a incrementar esta lista con tus aportaciones. ¿Quieres añadir alguno más?