Deja de Fumar Definitivamente con Estos 6 Sencillos Pasos

Valora este artículo:1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos
Loading...
Dejar de fumar (3)

Dejar de fumar. Este es uno de los retos más repetidos a los que se enfrenta la sociedad en la actualidad. ¿Un reto imposible? Para nada, se puede lograr, pero también es cierto que puede llegar a ser muy duro. Y aun así, merece la pena intentarlo. Saber por qué quieres hacerlo, preparar un plan, huir de los desencadenantes que te vuelven a acercar al tabaco, darte premios por tus esfuerzos y tener fuerza de voluntad son algunas de las calves para conseguir superar el reto.

¿Y tú, te atreves a intentarlo?

¿Sabes Qué Hay en el Humo del Tabaco?

Dejar de fumar (6)

Fumar no es algo que tomarse a la ligera. Cada vez que te fumas un cigarrillo estás liberando un peligroso cóctel de sustancias peligrosas. Entre ellas, encontrarás:

  • Alquitrán. El alquitrán contiene más de 1000 sustancias químicas, entre las que se incluyen una gran variedad de irritantes, y al menos, 60 agentes cancerígenos conocidos.

  • Nicotina. La nicotina es una de las drogas más adictivas que se conocen. En tan solo siete segundos pasa de los pulmones a la sangre, y llega finalmente a nuestro cerebro. Esta sustancia eleva nuestra frecuencia cardíaca y aumenta el riesgo de insuficiencia coronaria.

  • Monóxido de carbono. Se trata de un gas tóxico que reduce la cantidad de oxígeno en la sangre. Potencialmente peligroso para las embarazadas y aquellos que padecen de insuficiencia coronaria.

Todo esto es lo estás introduciendo en tu cuerpo cada vez que fumas, y cuanto mayor sea el consumo de tabaco mayores serán los riesgos que corra tu salud y la de los que te rodean.

Pasos a Seguir Para Dejar de Fumar

Para dejar de fumar uno tiene que estar convencido de que es lo que quiere. En el caso de no estarlo, será muy complicado completar el objetivo con éxito. Aquí la motivación será la principal clave para lograr dejar de fumar.

Otra cosa que tenemos que tener en cuenta es que no importa si llevamos fumando un mes o cinco años, en el momento en que dejemos de hacerlo estaremos disminuyendo ya las posibilidades de desarrollar insuficiencia coronaria o bronquitis crónica.

Dejar de fumar (1)

Veamos cuáles son los pasos que deberás seguir para dejar de fumar:

  • Paso 1: Preocuparse por nuestros hábitos de fumadores. No debemos tener prisa a la hora de dejar fumar, es un proceso que hay que tomarse con calma, y que cada persona llevará a su ritmo. Intenta durante una o dos semanas analizar las causas por las que fumas. ¿Qué es lo que te empuja a fumarte un cigarrillo más? ¿Cuántos sueles fumar cada día? ¿Y por qué has cogido un cigarrillo en ese preciso momento y no has optado por hacer otra cosa? Analízate. Analiza esa necesidad por fumar que crees que tienes.

  • Paso 2: No te arrepientas de tu decisión. Coge un cuaderno y anota por qué quieres dejar de fumar. Escribir todas las razones que te han llevado a tomar esta decisión es importante, así si en algún momento flaqueas, al ver dicha lista recordarás qué te llevó al punto en el que te encuentras.

    Y no solo eso, deberás apuntar también los beneficios que obtendrás si lo consigues, como por ejemplo notarás que tu salud mejorará, te encontrarás más en forma y podrás salir a correr con tu hijo, tus familiares te lo agradecerán ya que ahora se respirará un aire más limpio en casa, verás cómo tu apariencia nota ciertas mejorías y te verás más guapo o guapa, ahorraras dinero… Todo esto y más, será tu premio si consigues llegar a la meta.

  • Paso 3: Hoy es el día. Hoy es el día en el que empezarás a dejar de fumar. Márcalo en un calendario como una fecha importante. Dile a tu familia y a tus amigos que ese día empezarás tú nuevo reto, tal vez se solidaricen contigo y te ayuden a que te resulte más fácil. Los primeros días serán los más difíciles, por eso es importante que saques toda tu fuerza de voluntad y repases la lista que hiciste de por qué querías hacerlo.

    Dejar de fumar (5)

    Puedes optar por dos planes para dejar de fumar, uno en el que lo dejes de golpe totalmente, u otro en el que vayas reduciendo el número de cigarrillos diarios de forma gradual. Lo importante es terminar con este dañino hábito para nuestra salud.

    Algo que suele ayudar en este propósito, es dejarlo en una temporada en la que nuestra rutina vaya a cambiar, por ejemplo cuando empezamos las vacaciones o empezamos un año nuevo. Debemos tener en cuenta que esos primeros días van a ser especialmente duros. Seguramente te sentirás irritado, sufras dolores de cabeza, te notes cansado, algo deprimido, tengas hambre constantemente… Pero a pesar de todo ello, mantente firme en tu decisión y no decaigas, porque conforme pasen los días te sentirás mejor y verás cómo tu salud lo agradece.

  • Paso 4: Juega con tu mente. Como hemos dicho, lo más complicado serán los primeros días. Ten a mano objetos que puedan engañar a tu mente, como sostener un lápiz por ejemplo para no notar que tu mano está vacía y te recuerde que no estás fumando. Si sientes ganas de hacerlo, cómprate chicles y alíviate con ellos, o en su defecto utiliza sucedáneos de la nicotina para aliviar el síndrome de abstinencia.

    Practicar ejercicios de relajación también puede ayudarte a aliviar la tensión que antes reducías con el tabaco. Y sobre todo, trata de evitar las situaciones que te inciten a fumar; prevén y no tendrás que luchar el doble. Busca mantenerte ocupado con nuevos hobbies y rodéate de gente no fumadora para evitar la recaída. Sal de casa y pasea, ve al cine, realiza ejercicio… todo lo que se te ocurra para alejar el acto de fumar de tus pensamientos.

  • Dejar de fumar (2)

  • Paso 5: Concédete un capricho. Dejar de fumar tiene muchos beneficios, y uno de ellos es en lo referente a tu bolsillo. Cuando dejes de fumar te darás cuenta de que además de sentirte mejor y de que tu salud te lo agradezca, tu bolsillo crecerá. No somos realmente conscientes del dinero que nos gastamos al fumar hasta que dejamos de hacerlo. Así que, ahora que lo estás dejando, cómprate un capricho con lo que llevas ahorrado porque te mereces un premio por lo que estás haciendo. Mímate por la buena decisión que has tomado.

  • Paso 6: Vigila lo que comes, pero come. Durante las primeras semanas que alguien deja de fumar, la tensión e inquietud que antes frenábamos con el tabaco, ahora pasará a hacerlo la comida. Por eso es normal que aumentemos de peso cuando dejemos de fumar. Lo mejor es que no frenes tus ganas de comer, pero sí que cuides lo que comes. A partir de las ocho semanas el deseo intenso por fumar irá desapareciendo y no sentiremos tantas ganas de sustituirlo por comida como antes.

Dejar de fumar (4)

Seguir estos pasos te ayudará en tu decisión de dejar de fumar. Esta tarea requiere mucha fuerza de voluntad, pero los beneficios si lo consigues se harán notar muy pronto.

Ten en cuenta que no es una tarea fácil, y que puede que tu primer intento se quede solo en eso… un intento. Pero no hay que desmoralizarse. Trata de aprender de la experiencia, observa en qué cosas fallaste y anótalas para que en tu próximo intento no ocurra. Lo importante es que no dejes de intentarlo hasta que lo consigas.

¿Y tú? ¿Has conseguido dejar de fumar? ¡Cuéntanos cómo lo has conseguido!

Deja tu comentario