Descubre Cómo el Dolor de Cervicales Puede Alterar toda tu Salud

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 votos)
Loading...
cervicales

En el cuello hay siete vértebras cervicales con sus correspondientes ligamentos, articulaciones y músculos.

Debido a esta estructura, es la parte de la columna que tiene más movilidad de la columna pero también la más sensible.

Como además pasan por ella una serie de nervios que controlan importantes funciones del cuerpo, si sufren, las molestias van más allá del cuello.

¿Quieres saber de qué forma se puede ver afectado tu organismo?

Te sienta peor la comida y puedes sufrir estreñimiento

El nervio vago regula las funciones de muchos órganos, entre ellas la producción de ácido gástrico por parte del estómago y las funciones del intestino. Como este nervio parte del cerebro y pasa por el cuello, si hay tensión en los músculos de esta zona puede verse comprimido, impidiendo que los impulsos nerviosos necesarios para estas funciones lleguen correctamente, pudiendo aparecer acidez de estómago y estreñimiento.

Notas que respiras con más dificultad

Los nervios responsables de la respiración van desde el cerebro hasta el diafragma, y si a su paso por el cuello se comprimen, pueden verse disminuídos los impulsos nerviosos y dificultar los movimientos respiratorios.

Se acelera el corazón y sudas en exceso

El nervio vago también es el responsable de la frecuencia cardíaca y es el responsable de enviar señales al corazón para disminuir el número de latidos. Si no realiza bien su función puede aparecer taquicardia y exceso de sudoración.

Sufres dolor de cabeza, mareos o vértigos

Las arterias carótidas aportan nutrientes y oxígeno al cerebro y también pasan por el cuello. Si estos vasos sanguíneos se contraen, la irrigación no es óptima y se pueden llegar a producir dolores de cabeza, fatiga visual, trastornos del equilibrio, vértigo o falta de concentración.

¿Quieres añadir algo más?

Seguro que no te habías parado a pensar en la importancia de cuidar adecuadamente tus cervicales y no forzarlas con malas posturas, pero seguro que desde hoy les vas a prestar más atención.

¿Me cuentas tu aportación?

Deja tu comentario