Descubre los Beneficios del Ejercicio Moderado durante el Embarazo

Valora este artículo:1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos
Cargando…

Cuando una mujer se queda embarazada de repente todos los que están a su alrededor tratan de descargarla de faena y que descanse todo lo posible. Es importante descansar, por supuesto, pero estar embarazada no implica que no se puedan hacer cosas.

Una de esas cosas es seguir ejercitándose con actividad física. Está claro, que no podremos mantener el ritmo que teníamos antes del embarazo, pero es recomendable seguir realizando ejercicios para evitar los dolores de espalda, el aumento de peso excesivo y sobre todo, para que cuando se dé a luz, la vuelta a nuestra imagen corporal de antes sea más fácil y rápida.

En el artículo de hoy, vamos a repasar los beneficios de ejercitarse durante el embarazo y cuáles son algunos de los más recomendados.

Así que… futura mamá ¿te animas a conocerlos?

Libro Aliviar Dolores

Beneficios de Ejercitarse durante el Embarazo

Desde reducir el nivel de estrés y aliviar la ansiedad, hasta evitar la aparición de dolores de espalda. Estos son algunos de los beneficios que obtendrás si realizas ejercicio durante el embarazo. Por no hablar, de que mantenerse activa durante el periodo de gestación te ayudará a recuperarte del parto y a volver a tu peso ideal tras haber dado a luz, siendo más rápido y sencillo, puesto que no tendrás que empezar desde cero.

ejercicio-embarazada

Además, practicar actividades físicas también te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y a dormir mejor.

Realizar un poco de ejercicio no tiene por qué requerir mucho tiempo ni material caro o especial. De los ejercicios que te proponemos en este artículo, muchos de ellos se pueden hacer sin problemas en casa, pero hay que saber cuáles son los más seguros y óptimos, porque ante todo deberás sentir seguridad cuando los realices. Por eso es importante también consultar qué ejercicios son los más recomendables en cada caso con nuestro médico.

Lo ideal será combinar ejercicios de tipo aeróbico, para hacer trabajar a nuestro corazón y pulmones, con ejercicios para fortalecer nuestros músculos y así ganar fuerza, flexibilidad y también mejorar nuestra postura.

Consejos a la hora de Practicar los Ejercicios

Una de las cosas importantes que deberás hacer, tanto si estás embarazada como si no, será antes de realizar ejercicio calentar un poco, y tras acabarlo refrescarse. Es algo que se nos suele olvidar, pero es muy importante para evitar que se produzcan lesiones.

ejercicio-embarazada3

Se trata ya no solo de tener un tiempo para realizar ejercicios, sino que es bueno que trates de mantenerte activa en tu día a día. Ir a pasear por ejemplo, en vez de coger el coche para ir a los sitios puede ser un buen ejercicio. No importa si el paseo solo dura 10 minutos, eso ya implica que tu cuerpo está en movimiento y notará los beneficios. Eso sí, si hace mucha calor es mejor que no lo hagas.

Otra de las cosas que tendrás que hacer es beber mucha agua para mantenerte bien hidratada.

Beber-agua

Los ejercicios que deberás hacer con muchísima precaución, incluso evitarlos, son aquellos en los que exista el riesgo de caerse como por ejemplo montar a caballo o esquiar, ya que en el caso de caerte podría ser peligroso para tu bebé.

Y por supuesto, hay que realizar actividades pero sin llegar al punto de agotamiento total. Hay que realizar ejercicio de forma moderada y no esforzarse en exceso. Ante cualquier dolor, mareo, falta de aire o dificultad, lo mejor es parar y no continuar.

Unos Cuantos Ejercicios

A continuación te recomendamos algunos ejercicios, de entre los muchos que hay, para que realices durante el embarazo, pero recuerda que deberás consultarlo primero con tu médico para asegurarte de que en tu caso no supondrán ningún peligro. Vamos a ver algunos de ellos.

  1. Flexiones en la pared. No, aunque nos pongamos cara la pared no se trata de un castigo. Este ejercicio es muy sencillo y te ayudará a fortalecer los músculos de los pectorales y los tríceps. Sitúate delante de una pared y apoya tus manos sobre ella. Tus rodillas deberán estar cómodamente separadas, y con las manos más o menos a la altura de tus hombros. Dobla tus codos poco a poco y baja el pecho hasta que tu barbilla esté muy próxima a la pared, manteniendo tu espalda recta, y luego regresa a la posición inicial. Puedes hacer entre 10 y 20 repeticiones.

  2. Las famosas planchas. Ya las mencionábamos en otros artículos para ejercitarse en casa, y en el caso de las mujeres embarazadas también es una práctica recomendada. Eso sí, habrá que forzarse menos. El ejercicio consiste en tumbarse boca abajo en una esterilla o toalla, y elevar nuestro cuerpo de forma que dibuje una línea recta y nuestro peso lo soporte los antebrazos y los pies. Es importante no arquear la espalda o que nuestra tripa se hunda. La idea de este ejercicio es mantenerse en esta posición unos 30 segundos y descansar.ejercicio-embarazada4

  3. Levanta las piernas. Si queremos fortalecer nuestra espalda y músculos abdominales, levantar las piernas es una buena manera de conseguirlo. Para ello, colócate sobre una esterilla apoyando tu peso en rodillas y manos, y poco a poco levanta tu rodilla derecha y estira la pierna hacia detrás hasta que se quede en paralelo al suelo. Mantén unos segundos y cambia a la otra pierna. Puedes repetir hasta unas 10 veces por cada pierna.

  4. ejercicio-embarazada5

  5. Mantener el equilibrio sobre una pelota. Si puedes hacerte con una pelota hinchable podrás hacer una buena cantidad de ejercicios suaves pero muy beneficiosos. Uno de ellos, consiste en sentarte sobre la pelota y tratar de mantener el equilibrio mientras nos balanceamos suavemente hacia un lado y otro. Aunque pensemos que no estemos haciendo nada, estamos trabajando los músculos del suelo pélvico que son los que sujetan el peso del bebé en el útero.

  6. ejercicio-embarazada6

  7. Nadar y pasear. Si hablamos de actividades seguras puede que nadar sea una de las primeras en la lista. No presionamos ninguna articulación con lo cual estas no sufrirán el impacto de nuestro peso. Andar a paso ligero también es una de las más seguras, y para esta no necesitarás más que ropa cómoda y unas zapatillas.

¡Ejercítate!

Como ves, los beneficios están asegurados, y lo mejor es que no necesitas ni gastarte mucho dinero ni emplear demasiado tiempo para notarlos. Además, tienes bastante variedad entre la que elegir. Eso sí, recuerda que no hay que excederse y que siempre es mejor que el médico supervise la que será tu rutina de ejercicios.

¿Te animas a ejercitarte un poco?

Deja tu comentario