Dieta, Ejercicios y 8 Fantásticos Remedios Caseros para Combatir la Celulitis de Forma Efectiva

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 votos)
Loading...

Con la llegada del buen tiempo, hay que ir pensando en enseñar las piernas y en la operación biquini, y es entonces cuando nos acordamos de la temida celulitis.

Esa acumulación de tejido adiposo que se deposita principalmente en las piernas, nalgas y abdomen, es a veces cuestión de genética, pero otras muchas, se debe a la mala circulación, a la falta de ejercicio y a una alimentación incorrecta.

Hoy te traigo las claves para poder combatirla de una forma definitiva, para acabar con ella y hacer que su aspecto mejore, a través sobre todo de la alimentación y el ejercicio. ¿Quieres saber cómo?

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo como el abdomen, muslos y glúteos. Este tejido adiposo, que está formado por grasa, agua y las toxinas de las que tu organismo no ha podido deshacerse, se va acumulando en forma de nódulos que llevan aparejada la retención de líquidos, y que se presentan, al final del proceso, en forma de feos hoyuelos en la piel.

Esta alteración es más frecuente en la mujer que en el hombre, ya que está favorecida por los estrógenos, y por eso, es frecuente que aparezca desde la pubertad y vaya atenuándose con la llegada de la menopausia.

Su formación se va desarrollando en distintas etapas: al principio se producen alteraciones en la circulación, y posteriormente se van produciendo modificaciones en la estructura de la piel, que van a dar lugar a distintas fases o tipos de celulitis que tienen que ver con el momento del tiempo en el que se encuentre el proceso.

Es importante que sepas reconocer estas distintas fases para que le pongas remedio en cuanto notes o tengas la mínima sospecha, ya que siempre te resultará más fácil atajarla en sus primeras fases:

  • Celulitis blanda o edematosa: aparece una sensación de pesadez en las piernas debido a la retención de líquidos y un hormigueo que indica una circulación no adecuada, ya que se va acumulando el material de desecho de las células. Es la fase inicial donde está haciendo su proceso de aparición.
  • Celulitis dura o fibrosa: en esta etapa se van formando nódulos y aparecen marcas de presión de los dedos sobre la piel en la zona afectada. En esta fase puedes atajarla con más facilidad que si la dejas que se instale, antes de pasar a la siguiente.
  • Celulitis esclerótica o piel de naranja: aparecen unos abultamientos irregulares en las zonas donde se aloja, que son principalmente la parte lateral de los muslos y las mismas nalgas. Esta es la fase donde cuesta más librarse de ella, ya que requiere mucha constancia.

Además de las causas inevitables como las genéticas, hay otras causas que puedes evitar, como el sedentarismo, el estrés, la utilización de prendas de vestir demasiado ajustadas que impiden una correcta circulación, y sobre todo, la mala alimentación, que es una de las grandes culpables de la existencia de este problema.

piernas

Combátela desde todos los frentes posibles

En el mercado existen una gran variedad de productos orientados a acabar con la celulitis, con distintos componentes y formas de aplicación. Sin duda, puedes recurrir a ellos, pero antes de dejarte un dineral en comprar lo último que anuncian por la tele para acabar con este enemigo, piensa que la clave está en la constancia en su aplicación, y sobre todo, en el acompañamiento con una dieta adecuada y la práctica de algún tipo de ejercicio. Si no te mentalizas y no combinas estos tres factores, lo único que vas a conseguir reducir es tu bolsillo.

Empieza por tu alimentación…

En general, si tu organismo acumula un grado elevado de toxinas, tendrás más probabilidades de tener celulitis. Estas toxinas, generalmente se acumulan en tu cuerpo debido a una alimentación inadecuada, y suele estar relacionada con la aparición de otros problemas como mala circulación y estreñimiento.

Por eso, tu dieta para combatir la celulitis es el mejor aliado para combatirla desde dentro, y las siguientes recomendaciones son esenciales para lograr tu objetivo:

  • Bebe, al menos dos litros de agua al día, para ayudar a tu organismo a eliminar las toxinas y otras sustancias que desechan tus células.
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra, como verduras, fruta y cereales integrales, evitando así el estreñimiento.
  • Cocina, siempre que puedas, tus alimentos hervidos, al vapor, en papillote o a la plancha, y evita los fritos y las grasas.
  • Siempre que sea posible, procura elegir alimentos crudos y frescos, para asegurar el aporte a tu organismo de oligoelementos como el silicio, que es esencial para una estructura cutánea óptima.
  • Presta especial atención a las verduras y vegetales, incluyendo en tu dieta verduras como: la alcachofa, (que te ayudará a reforzar el funcionamiento del hígado, responsable de la digestión de las grasas), la remolacha, el apio (tiene un efecto anti-estrés), la zanahoria,  la escarola, las judías y evita los alimentos que contengan muchas grasas vegetales como los frutos secos y el aguacate.
  • Intenta hacer una dieta depurativa un día a la semana, tomando sólo zumos naturales de fruta sin azúcar y hortalizas naturales.
  • Aumenta el consumo de frutas, especialmente los cítricos, ya que la vitamina C que contienen, te va a ayudar a reforzar tus vasos sanguíneos y, por tanto, a controlar los edemas venosos. Presta especial atención a:
    • el pomelo, si lo tomas en ayunas, media hora antes del desayuno, te ayudará a eliminar las toxinas que hayas producido durante la noche,
    • la fresa, como es todo fibra, agua y vitamina c, es una fruta muy completa para luchar contra la piel de naranja,
    • el kiwi, es un potente laxante cargado de vitamina C que además ayuda a eliminar los excesos de potasio, evitando la retención de líquidos,
    • la piña, acelera la reparación de los tejidos, ayuda en la digestión de las proteínas y favorece la eliminación de los líquidos retenidos y toxinas.
  • La composición de tu dieta debe estar basada en un alto porcentaje de proteínas y un bajo porcentaje de grasas e hidrocarbonatos, por lo que te conviene incluir:
    • Pollo,
    • Lácteos desnatados,
    • Pescado, como merluza, pescadilla, lenguado, rape, rodaballo,
    • Fiambre de pavo,
    • Queso fresco,
    • Clara de huevo,
    • Limita el consumo de los alimentos ricos en grasas de tipo animal, como los embutidos y carnes.
  • No abuses del café, y procura tomar una sola taza de café al día, ya que es estimulante y, en exceso, puede provocarte acumulación de líquidos. Toma infusiones y tisanas como el té verdementa, hinojo y espino blanco, porque aceleran el metabolismo.
  • Evita el exceso de sal, ya que potencia enormemente la retención de líquidos, y utiliza pocos condimentos y picantes.
  • Reduce al máximo el consumo de bebidas alcohólicas, ya que ayudan al proceso de formación de la celulitis: el alcohol tiene calorías vacías que se transforman directamente en grasa.
  • Evita el consumo de hidratos de carbono rápidos como los azúcares y las harinas refinadas, dulces y bollería industrial que además están cargados de grasas no demasiado adecuadas para una buena circulación.
agua

…y haz algo de ejercicio

La práctica de deporte habitualmente es lo que te ayudará a acabar con este problema, ya que es necesario que mejores tu circulación sanguínea para que consigas eliminar esas toxinas y grasas que hacen que la celulitis aparezca.

Las actividades que más te pueden ayudar en esta ocasión son actividades físicas ligeras como andar a buen ritmo, correr, clases de baile, aerobic, step o bicicleta durante al menos 45 minutos diarios.

El ejercicio que elijas debe estar enfocado a tonificar aquellos músculos en los que la grasa se haya acumulado en exceso, como por ejemplo glúteos, caderas, muslos, abdomen y parte superior de los brazos.

Si consigues incorporar a tu vida cualquier actividad deportiva aeróbica que aumente las pulsaciones y haga que la circulación mejore estarás en el camino adecuado de acabar con este odioso enemigo.

Es importante que elijas la que más te agrade, y si puedes realizar una combinación de esas actividades, estarás trabajando tus piernas y abdomen desde distintos ángulos, y será mucho más efectivo.

Eso sí, recuerda que la clave está en la constancia y en realizar esas prácticas deportivas más de una vez por semana, y si es a diario mejor.

El entrenamiento anaeróbico también puede ser de gran ayuda, ya que si lo focalizas en las zonas donde se localiza la celulitis, conseguirás aumentar el tamaño de tus fibras musculares, consumiendo más energía en esas zonas y  consiguiendo así que la acumulación de grasa sea menor.

clase de zumba

¡Siempre puedes recurrir a nuestros remedios!

En esta ocasión, también puedes acudir a nuestros remedios para la celulitis, que funcionan:

  • Aceite de Rosa mosqueta para la celulitis
    El aceite de rosa mosqueta te ayudará a reducir la apariencia de la piel de naranja, mejorando la circulación sanguínea. Después de limpiar, y si quieres exfoliar tu piel en la ducha, dándote un masaje circular en pequeños movimientos, tienes que poner unas gotas de aceite esencial de rosa mosqueta en tus manos y realizar masajes circulares en las zonas donde tengas celulitis, friccionando un poco para que penetre mejor. En sólo dos semanas de tratamiento, realizando este procedimiento a diario o cada dos días, notarás una gran mejora.
  • Cataplasmas de fucus vesiculosus para la celulitis
    El fucus vesiculosos es un alga que te ayudará a drenar líquidos y eliminar toxinas, activando la circulación sanguínea. En esta ocasión, tienes que aplicarte cataplasmas o compresas calientes empapadas en el liquido de este alga cocida, directamente sobre la zona de la piel que vayas a tratar. Con una aplicación sobre la zona a tratar una vez al día notarás sus efectos y reducirás volumen.
  • Compresas de hiedra y salvia para la celulitis
    La hiedra y la salvia te van a ayudar a desinflamar los tejidos subcutáneos, mejorando el aspecto de la piel de naranja. Para aplicar este remedio tienes que añadir dos puñados grandes de hiedra y dos de salvia a dos litros de agua, y dejarlo macerar durante 24 horas, filtrándolo después para separar el líquido de los restos de las plantas. Con este líquido, tienes que empapar una toalla de algodón y aplicar sobre la parte afectada, en forma de compresa y dejarla actuar durante unos 20 minutos por lo menos, para que haga su efecto. Si realizas esta operación a diario en un par de semanas irás notando la mejoría.
  • Compresas de ulmaria para la celulitis
    Para poner en práctica este sencillo remedio tienes que hervir la ulmaria en agua y dejar que el preparado se enfríe un poco para no quemarte, para aplicarte a continuación compresas sobre la zona afectada.
  • Hidroterapia para la celulitis
    Este remedio se emplea al terminar la ducha matinal y consiste en aplicar un chorro de agua fría sobre las piernas, muslos y nalgas (primero un lado y luego el otro).  Tienes que repitir lo mismo con agua caliente y otra vez con agua fría para finalizar. Así conseguirás estimular la circulación, tanto sanguínea como linfática, mejorando el problema.
  • Cola de caballo para la celulitis
    La cola de caballo es una planta muy diurética y depurativa, y para que te ayude en esta ocasión tienes que preparar la infusión con 5 gramos de cola de caballo seca y medio litro de agua. Coloca la planta en un recipiente y vierte el agua hirviendo, dejándolo en reposo durante 15 minutos. A continuación, filtra para separa los restos de la planta y endulza la infusión si quieres. Todas las noches tienes que tomar 1 taza de esta infusión para notar los efectos.
  • Romero para la celulitis
    Para poner en práctica este remedio tienes que verter 1 litro de agua hirviendo sobre 50 g de hojas de romero y dejar reposar, tapado, durante 30 minutos. A continuación, filtra para separar el líquido de los restos de la planta y aplícatelo sobre la zona afectada, realizando un masaje una vez al día o cada dos días para empezar a notar los efectos.
  • Zarzaparrilla para la celulitis
    La propiedad depurativa de la zarzaparrilla te ayudará a evitar la aparición de edemas. Para poner en práctica este remedio, tienes que macerar durante 12 horas, dos cucharadas de raíz seca de zarzaparrilla en medio litro de agua. Transcurridas las 12 horas, tendrás que poner a hervir ese mismo líquido con la raíz durante 20 minutos. Tienes que tomar un par de vasos al día del líquido resultante para notar cómo los síntomas mejoran, sin olvidarte que no debes tomar durante más de 15 días seguidos este preparado.
chica en el campo

Revisamos nuestros remedios de forma coninua, así que no dejes de pasarte por nuestra sección de remedios caseros para la celulitis para descubrir nuestras novedades y disponer de una información lo más completa posible.

¿Quieres añadir algo más?

Sin duda, estas son las claves para evitar la aparición de este problema y para reducir y mejorar su aspecto si ya lo padeces. Pero seguro que puedes ayudarme a completar este artículo para combatir la celulitis definitivamente. ¿Crees que se me ha olvidado algo?

Deja tu comentario