Aprende a Cuidar de la Salud de tu Cuello con estos Sencillos Consejos

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 votos)
Cargando…

El cuello es una parte muy importante de nuestro cuerpo, pero también es una parte muy delicada, y muchas veces no la cuidamos como se merece. A través de él pasa la médula espinal, dentro de la columna vertebral, que es la que conecta todos los impulsos nerviosos que manda el cerebro con el resto del cuerpo. Así pues, el cuello alberga la unión de nuestro cerebro con nuestro cuerpo, algo lo suficientemente importante como para cuidar de él, ¿no crees?

Ahora que conoces su importancia seguro que te interesa conocer cómo cuidarlo correctamente, ¿verdad? Pues sigue leyendo este artículo, y lo descubrirás.

Causas y Síntomas de una Lesión o Dolencia de Cuello

Aunque el cuello puede desarrollar diferentes problemas, los más comunes son los problemas cervicales o una subluxación vertebral. Cualquiera de estas dolencias puede estar causada por diferentes motivos, tales como:

Una lesión o dolencia en el cuello puede producirnos desde un leve dolor hasta impedirnos por completo desarrollar con normalidad nuestra vida cotidiana. Por eso es tan importante actuar cuanto antes para solucionarlos, puesto que si no lo hacemos sólo conseguiremos que vayan a peor.

Los síntomas más comunes de los problemas cervicales o las subluxaciones vertebrales son:

dolor-muscular-cuello

8 Recomendaciones y Remedios para Cuidar de la Salud de tu Cuello

Como te decía, será muy importante actuar cuanto antes para corregir estos problemas en el cuello, si no queremos que empeoren y pasen de ser una molestia, a ser un impedimento para nuestros quehaceres cotidianos.

A continuación encontrarás una lista de recomendaciones que deberías seguir si quieres cuidar a tu cuello como se merece.

1. Siéntate Correctamente

Aunque pueda parecer sencillo, la gran mayoría de la gente se sienta incorrectamente, y esto puede derivar en problemas de cuello y de espalda. Para sentarte de manera adecuada, deberás pegar tu espalda al respaldo de la silla, no sentarte en el borde. Tus pies deberán estar completamente apoyados en el suelo, manteniendo las rodillas al mismo nivel o por encima de las caderas.

Así pues, tu espalda y tus muslos deberán formar un ángulo recto de 90º. Y lo más importante para mantener la salud de nuestro cuello, al mantener la espalda recta y pegada al respaldo de la silla, deberemos mantener la cabeza también en el mismo plano, para que cuello y cabeza sigan la misma línea recta que está formando la espalda.

tecnologia-telefono-movil-portatil-ordenador-oficina-trabajo-estres

2. Camina Correctamente

Caminar de manera erguida es imprescindible para conservar la salud tanto de nuestro cuello como de nuestra espalda. De la misma manera que al estar sentados, al estar de pie nuestra cabeza debe permanecer en el mismo plano que nuestra espalda.

Es decir, tanto nuestra cabeza, como nuestro torso y nuestros pies, deben formar una línea recta de arriba a abajo. Si al caminar sueles adelantar la cabeza y dejar caer los hombros, será muy probable que acabes desarrollando alguna lesión en cuello o espalda, e incluso con los años podrías desarrollar una joroba.

3. Duerme Correctamente

Ya te explicábamos en este artículo las mejores posiciones para dormir. Cuando sufrimos de alguna lesión en el cuello todavía será más importante controlar cómo dormimos. La mejor postura para dormir será en posición fetal, y suele ayudar mucho usar almohadas cervicales, especialmente diseñadas para mantener tu cuello y tu columna alineados. Si no quieres comprar una almohada cervical, asegúrate al menos de que tu almohada eleve tu cabeza a unos 20 cm. aproximadamente.

Además, también deberemos tener en cuenta que el colchón no debe ser demasiado blando, para poder mantener esa alineación entre cuello y columna. Recuerda que es recomendable cambiar el colchón cada 10 años para asegurarte una buena salud cervical y vertebral.

dormir-bien-mujer-nubes

4. Haz Pausas Cada Media Hora

Si sueles pasarte muchas horas sentado o en la misma posición a causa de tu trabajo, haz pausas cada media hora. La tensión constante de la postura, sobre todo si mantienes una postura incorrecta, podría causarte problemas de cervicales o lesiones en cuello o espalda.

Aprovecha estas pausas para realizar algunos de los ejercicios de cuello que te aconsejamos en el siguiente punto, para liberar así tensión en la musculatura del cuello, y evitar posibles lesiones o dolores.

5. Realiza Ejercicios de Cuello

Ejercitar la musculatura del cuello te vendrá muy bien para combatir problemas de cervicales y contracturas. Sin embargo está contraindicado si sufres de tortícolis o alguna lesión.

A continuación encontrarás algunos ejercicios que puedes realizar. Es recomendable hacerlos diariamente, sobre todo nada más levantarte, y antes de acostarte. Puedes repetir cada uno en series de 10 repeticiones:

  • Ejercicio 1: Gira lentamente el cuello para mirar a la izquierda y mantén durante 5 segundos la posición. Después haz lo mismo hacia la derecha.

  • Ejercicio 2: Eleva lentamente la barbilla para mirar hacia arriba y mantén la posición durante 5 segundos. Después haz lo mismo hacia abajo.

  • Ejercicio 3: Ladea lentamente la cabeza hacia la izquierda, como si quisieras tocar tu hombro con la oreja, y mantén la posición durante 5 segundos. Después haz lo mismo hacia la derecha.

  • Ejercicio 4: Rota tu cuello lentamente, haciendo círculos con la cabeza, primero hacia la izquierda, y después hacia la derecha.

dolor-muscular-cuello-2

6. Masajea la Zona

Masajear el cuello también te ayudará a aliviar el dolor cervical y de cuello. Presiona suavemente mediante movimientos circulares ambos lados del cuello, y sigue hacia abajo hasta la base de la columna.

Otro movimiento eficaz para el masaje consiste en pellizcar la zona con los dedos pulgar e índice. Es recomendable masajear el cuello al levantarte y antes de acostarte.

7. Aplica Frío y Calor

Si tu problema es de tipo muscular, la aplicación de frío y calor puede ayudarte a aliviarlo. Será recomendable aplicar frío durante las primeras 24 horas para reducir la inflamación.

Pasadas las primeras 24 horas, el frío puede tornarse contraproducente, y agarrotar los músculos de la zona. Por eso será recomendable usar calor, para mejorar la contractura.

hielo

8. Usa Antiinflamatorios Naturales

Los antiinflamatorios te ayudarán a bajar la hinchazón y calmar el dolor del cuello, sobre todo cuando está sobrecargado. Sin embargo, los antiinflamatorios químicos pueden ser muy agresivos para el estómago y tienen multitud de efectos secundarios dañinos para nuestro cuerpo. Por eso, como siempre, te recomendamos tomar antiinflamatorios naturales.

Los siguientes remedios te ayudarán a calmar el dolor de cuello de manera natural:

  • Pimienta de cayena: Aplicada de manera tópica calma el dolor de cuello, sobre todo si está causado por tensión nerviosa.

  • Harpagofito: El harpagofito es una planta medicinal que actúa como un potente analgésico y antiinflamatorio natural. Es muy eficaz para dolores articulares y cervicales. También se recomienda combinarla con sauce, conocido por ser un buen analgésico natural.

  • Ortiga: Los efectos antiinflamatorios de la ortiga son especialmente efectivos contra el dolor cervical. Prepara una cataplasma de ortigas vertiendo una cucharada de hojas secas de ortiga en una taza de agua hirviendo. Déjalas reposar durante 10 minutos y cuélalas. Humedece un paño en esta infusión, y aplícalo sobre la parte trasera del cuello.

  • Tila: Como te decía antes, el dolor de cuello también puede estar causado por unos altos niveles de estrés o ansiedad. Para calmar los nervios, nada mejor que una infusión de tila, sobre todo antes de acostarte, para ayudarte a dormir y relajar tu cuello por la noche.

    Infusion-de-tila

  • Valeriana: Al igual que la tila, la valeriana te ayudará a calmar los niveles de estrés que puedan estar causando tu dolor de cuello. Además, también tiene propiedades antiespasmódicas, que evitarán los calambres musculares. Tómala en cápsulas o en infusión, sobre todo antes de acostarte.

  • Hipérico: El hipérico o hierba de San Juan es muy eficaz para combatir los dolores musculares, como el dolor de cuello. Prepara una infusión mezclando una cucharadita de flores de hipérico en una taza con agua hirviendo. Déjalas reposar 10 minutos y después cuélala. Puedes endulzar esta infusión con un poco de miel si lo necesitas.

  • Hierba Luisa: La hierba luisa es especialmente efectiva para desinflamar los músculos, por lo que te ayudará contra el dolor de cuello de tipo muscular. Tómala en infusión, al menos un par de veces al día.

  • Ácidos grasos omega 3 y 6: El consumo de estos ácidos grasos ayuda a mitigar los dolores cervicales. Alimentos como las sardinas, las anchoas o las nueces, son ricos en estos nutrientes esenciales.

  • Magnesio: Los frutos secos como los piñones o las almendras, o las semillas como el sésamo o las pipas, contienen magnesio. Este mineral también te ayudará a combatir los dolores de cuello.

frutos-secos-7

¡Líbrate de una Vez por Todas del Dolor de Cuello!

Los problemas de cuello son una dolencia muy común, pero como has visto también es sencillo deshacernos de ella, aplicando remedios, ejercicios y cambiando nuestros hábitos para evitar que vuelva a aparecer.

¿Conoces algún otro remedio o quieres darnos algún consejo más para combatir o evitar los problemas de cuello? ¡Te escuchamos!

libertad-relax-montaña-feliz-ansiedad-depresion-estres

Disfruta de una vida alejada de los dolores

Descubre los hábitos, prácticas y remedios que te ayudarán a que tanto tú como aquellos a los que más quieres podáis disfrutar de una vida alejada de los dolores y molestias más comunes gracias a este libro físico de más de 200 páginas.