El Plan Más Completo para Prevenir y Frenar la Alergia Primaveral

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 votos)
Loading...

Cuando llega la primavera, si eres alérgico, puedes experimentar ciertos síntomas como picor en los ojos y en la garganta, goteo y congestión nasal constante, estornudos, además de notar más cansancio de lo habitual, entre otros.

En lugar de resignarte, y pensar que vas a pasar unos meses malos, hoy te traigo una serie de opciones que puedes poner en práctica para aliviar esos síntomas y sobre todo, para evitar que la alergia primaveral vaya a más.

Si quieres saber cuáles son las causas que pueden motivar su aparición y qué puedes hacer para aliviarla, no dejes de leer este nuevo artículo. ¿Me acompañas?

¿Por qué aparece la alergia?

La alergia consiste en una reacción exagerada de tu organismo ante una sustancia que tu sistema inmunológico percibe como un agente nocivo. Tu sistema inmunológico está formado por una serie de componentes, células y proteínas, que se encargan de defenderlo cuando es agredido por agentes extraños.

Esto no quiere decir que los agentes que son considerados dañinos por tu organismo, sean siempre peligrosos, pero así es como lo percibe tu sistema de defensa, y cuando estos agentes entran en contacto con tu organismo, éste produce una respuesta exagerada que desencadena la aparición de los síntomas de las alergias.

Aunque hay muchas sustancias que pueden provocar alergias, nos vamos a centrar en una de las más frecuentes, que es la alergia al polen, que suele aparecer sobre todo en primavera.

Después de un invierno lluvioso, lo normal es que haya una gran floración, y con ello, los niveles de polen suelen estar por las nubes.  Este hecho suele alertar a los alérgicos, que son los que suelen sufrir los síntomas de la alergia en su organismo, pero cuando la polinización es alta, se pueden registrar nuevos casos de personas que hasta ahora no habían sufrido ese trastorno. Cuando los especialistas avisan, no pretenden asustar, sino concienciar, y lo hacen para que tomes las medidas necesarias para que el trastorno sea más llevadero.

La aparición de alergias en la etapa adulta puede deberse a un debilitamiento en tu sistema inmune, a que te has mudado a una zona donde hay más concentración de esos alérgenos y te expones ahora a sustancias que no toleras, o que estás atravesando una etapa donde tus defensas no están fuertes, como un embarazo o una infección viral, y tu sistema detecta esas sustancias como peligrosas ahora.

No confundas la alergia con un resfriado, ya que los síntomas son parecidos. Hay pistas que te indicarán que tienes alergia, como el picor en los ojos, los estornudos y el goteo nasal constante que te acompañarán durante todo el día. Otro síntoma que te ayudará a distinguir la alergia del resfriado es que si tienes alergia, los síntomas aumentarán y serán más pronunciados los días de sol.

Otros síntomas muy comunes que aparecen durante estos meses, además de los estornudos, el goteo nasal constante, el picor de ojos y de garganta, es la sensación de tener la cabeza embotada durante todo el día, por lo que te costará concentrarte en lo que estés haciendo, además de notar cansancio y dificultad para dormir.

Actualmente, la alergia no se cura, pero con el tratamiento adecuado, puedes evitar que vaya a más y que aparezcan otras enfermedades asociadas más complicadas, como puede ser el asma.

Allergy

Toma nota de estas recomendaciones

Si vas introduciendo pequeños cambios en tu vida, puedes evitar que tu sistema inmunológico reaccione tan exageradamente ante esos alérgenos que considera enemigos, por lo que debes tomar buena nota de las siguientes recomendaciones:

En el campo o en la ciudad, evita las horas de mayor concentración de polen

Antes se recomendaba a los que padecían este problema que no pisaran el campo en primavera, pero la utilización de ciertas especies de árboles para la ornamentación de las ciudades, ha hecho que esta recomendación sea poco efectiva.

Como no puedes huir totalmente del polen, lo que tienes que hacer es evitar exponerte todo lo que puedas con medidas como evitar estar en la calle las horas de más concentración de polen, que son las primeras de la mañana y al atardecer, especialmente si hace viento, mantener las ventanas de tu casa cerradas a esas horas y mientras duermes, no tender al aire libre y utilizar la secadora siempre que sea posible, utilizar gafas de sol en la calle, viajar en el coche con las ventanillas cerradas y utilizar el aire acondicionado con filtros, no sentarte o tumbarte directamente sobre el césped…etc.

En este momento, puedes aprovecharte de las nuevas tecnologías, ya que hay aplicaciones para el móvil que te ofrecen la información de las concentraciones de polen en la zona donde estés, y puedes evitar salir al aire libre a esas horas que pueden ser más críticas para ti.

Desinfecta lo justo

Es curioso, pero las alergias son más propias de países ricos que de los países del tercer mundo. El motivo es que en estos países el sistema inmune está ocupado combatiendo bacterias y virus más importantes, y no reaccionan ante alérgenos como el polen, porque no lo consideran una amenaza.

Cuando te mueves en un entorno donde la higiene es extrema y tu cuerpo está vacunado contra muchas enfermedades, tus defensas pueden relajarse y reaccionar ante sustancias que no deberían.

Por tanto, no te conviertas en una maníaco/a de la limpieza, ya que no es necesario utilizar productos químicos en exceso ni esterilizar un chupete cada vez que se caiga al suelo, ya que lo que conseguirás es ahorrarle todo el trabajo al sistema inmune, y acabará reaccionando cuando no debe.

Controla el estrés y reducirás los síntomas.

Como en la alergia es tu propio organismo el que se acaba atacando a sí mismo, si controlas el estrés, podrás evitar que se agudicen los síntomas.

No es que el estrés genere alergia, pero por ejemplo, si evitas la ansiedad, determinados síntomas como la inflamación y picor de ojos, durarán menos ya que están asociados a la producción de una hormona que se agudiza con el estrés.

Toma antibióticos sólo si son necesarios

Cuando recurres a los antibióticos en exceso, ocurre lo mismo que con el exceso de limpieza: tus defensas no trabajarán casi ante la infección más mínima porque ya lo hacen los antibióticos por ellas, y además, cuanto más los tomes, tendrás más riesgo de desarrollar una alergia a estos fármacos.

Por eso es importante tomarlos sólo cuando el médico los recete, ya que con la actividad normal de tu sistema inmunitario, muchos de los trastornos que puedes padecer, los podrías superar por tí mismo.

No te automediques con antihistamínicos

Estos fármacos actúan frenando la acción de la histamina, que es la sustancia que liberas en un proceso alérgico que hace que sientas las molestias típicas de la nariz y los ojos.

Pero no todas las alergias son iguales y no todos los antihistamínicos actúan de la misma forma, por lo que probablemente, no sea el más adecuado para los síntomas que tengas o no sea el momento más adecuado para tomarlo, si lo haces por tu cuenta, ya que la tendencia más generalizada es tomarlos cuando los síntomas sean demasiado evidentes.

Tampoco abuses de los sprays nasales

Aunque descongestionan la nariz de forma muy rápida, su efecto dura muy poco.

Además, pueden llegar a provocarte una cierta adicción si abusas de ellos, ya que pueden provocarte un efecto rebote: te notas la nariz más tapada y necesitas cada vez más dosis y con más frecuencia.

Es mejor que recurras a limpiar tus fosas nasales con suero fisiológico o con agua con sal, ya que no te creará ese efecto rebote.

El tabaco tampoco te ayuda en caso de alergia

Si estás expuesto habitualmente al humo del cigarrillo, el efecto puede ser parecido al que provocan las partículas del combustible diésel en las personas afectadas, ya que aumentará tu sensibilidad al polen y se intensificarán los síntomas de tu alergia.

Sobre el césped

Puedes recurrir a nuestros remedios naturales

Puedes recurrir a nuestros remedios naturales para la alergia primaveral que funcionan:

  • Remedio con áloe Vera:
    El aloe vera te ayudará a desinflamar y descongestionar la nariz tapada a causa de la alegia, y para ello, tienes que utilizarlo el áloe vera en forma de spray, que encontrarás en herbolarios y tiendas especializadas de productos naturales.
  • Remedio con equinácea para la alergia primaveral:
    La equinácea es una planta con efectos antibióticos, por lo que se recomienda para estimular el sistema inmunitario y por tanto es muy apropiada para el tratamiento de las alergias estacionales.
  • Infusión de eufrasia, llantén mayor, ortiga y eupatorio para las alergias.
    La eufrasia es utilizada para problemas de los ojos, como el enrojecimiento que te puede provocar la alergia nasal, junto con las propiedades calmantes de la ortiga, hacen de este remedio un buen aliado para la alergia nasal. La infusión la prepararás mezclando a partes iguales las plantas y añadiendo una cucharadita de la mezcla a una taza de agua que dejarás hirviendo durante 3 minutos. Debes tomar tres tazas al día de la infusión cuando hay mucha mucosidad.
  • Infusión de cardo mariano, diente de león, cúrcuma y equisandra:
    Estas plantas tienen propiedades depurativas del hígado, por lo qu si consigues eliminar las toxinas de tu organismo antes de que aparezca la época de alergias, tolerarás mejor los alérgenos. Para preparala tienes que mezclar a partes iguales estas plantas, y añadir una cucharada sopera de la mezcla a un litro de agua que esté hirviendo. Después de dejarla reposar unos cinco minutos, tienes que colarla y tomar unas tres tazas al día durante 21 días, antes de que aparezcan los síntomas de la alergia.
  • Infusión de eucalipto:
    Las infusiones de eucalipto ayudan mucho para mantener las defensas altas al llegar la primavera y disminuir así los efectos de la alergia primaveral por sus propiedades antisépticas, expectorantes y balsámicas.
  • Infusión de romero, cola de caballo, raíz de regaliz, caléndula, menta, grosellero negro y gayuba:
    Esta infusión preparada con romero, cola de caballo, raíz de regalíz, desmenuzada, caléndula, menta, grosellero negro y gayuba, puedes considerarla un antihistamínico de rescate, que te ayudará a aliviar los síntomas.
  • Lavados con agua y sal marina para la alergia:
    Para limpiar las vías nasales puede utilizarse sal marina disuelta en agua, que viene a ser un suero fisiológico natural. Para prepararlo, añade un puñadito de sal gorda a medio litro de agua y déjalo hervir un par de minutos.
    A continuación, y una vez que se haya enfriado, tienes que limpiarte las fosas nasales con este suero para descongestionar y limpiar tu nariz.
  • Infusiones de té verde para la alergia:
    El té verde está muy indicado en este caso, ya que contiene un compuesto que impide la producción de histamina, lo cual contribuye a disminuir y aliviar la reacción y los síntomas de la alergia.
Té verde

¿Quieres añadir algo más?

Aunque no es fácil solucionar totalmente este problema, con estos pequeños consejos puedes lograr que tus síntomas disminuyan y además evitar que aparezcan otras dolencias asociadas que podrían ser más complicadas, pero seguro que puedes añadir algo para hacer más llevadera esta situación. ¿Me lo quieres contar?

Deja tu comentario