Descubre Cómo Frenar la Falta de Aliento o Disnea

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 votos)
Cargando…

Seguro que alguna vez te ha faltado el aliento mientras estabas realizando un esfuerzo físico, o algún deporte. La falta de aliento, también conocido como disnea, es un problema muy común que la mayoría de personas ha sufrido.

Si quieres conocer por qué se produce y qué remedios puedes utilizar para combatirla, este artículo está hecho para ti.

¿Qué Es La Falta de Aliento o Disnea?

Como te he comentado, a la falta de aliento también se le conoce por disnea, y es cuando sentimos que tenemos dificultad para respirar y empezamos a sentirnos sofocados.

La disnea puede tener diferentes grados de gravedad, pudiendo ser leve, moderada o grave, y en algunos casos la persona que lo padece puede experimentar también ansiedad o estrés, lo que puede intensificar la disnea.

¿Cuándo se Produce la Falta de Aliento o Disnea?

La falta de aliento o disnea se suele producir ante determinadas situaciones, siendo las más comunes:

  • Cuando superamos el nivel de actividad habitual y hacemos un sobreesfuerzo
  • Cuando subimos a grandes alturas donde hay menos oxígeno en el aire
  • Cuando las temperaturas son muy extremas

En ambos casos, es normal que se produzca la falta de aliento, y simplemente tomándonos un momento de descanso recuperaremos el aliento y volveremos a la normalidad.

falta-de-aliento-disnea-ejercicio-fatiga

Esta dolencia se agrava cuando son una serie de problemas de salud los que han desencadenado la dificultad para respirar, tales como la anemia, una infección respiratoria, la bronquitis crónica, enfermedades del corazón o las alergias. Además, la disnea es un síntoma muy común en personas que sufren cáncer de pulmón.

Normalmente cuando sufrimos episodios en los que nos falta el aire no suelen ser demasiado graves. Pero sí que sería recomendable que consultaras a tu médico en los casos en los que esa disnea surge sin motivo aparente y de repente, mientras estás en reposo, si te mantiene toda la noche en vilo, o empiezas a padecer síntomas como fiebre, dolor de pecho, presión en la garganta o el pecho o sibilancias o pitidos al respirar.

Si nos falta el aliento al realizar cualquier actividad que hagamos, por simple y sencilla que sea, nos costará bastante más llevarla a cabo que de lo que estamos habituados, y eso a la larga si se repite con frecuencia puede afectar a nuestro estilo y calidad de vida.

Con algunos cambios en tu día a día, mejorando tu dieta para que sea sana y equilibrada, y también gracias a algunos remedios naturales podrás mejorar este problema de salud. Además, también es conveniente que visites a tu médico para que pueda decirte a qué se debe su aparición.

10 Remedios Naturales para Acabar con la Falta de Aliento

A continuación vamos a contarte cuáles son los 10 remedios naturales que más efecto te harán para ayudarte a combatir la disnea o falta de aliento.

1. La Respiración Diafragmática

falta-de-aliento-disnea-respirar-ejercicio-aire

La respiración diafragmática, también conocida como abdominal o respiración profunda, puede ayudarnos a controlar la falta de aliento. Para llevarla a cabo acuéstate sobre una esterilla y apoya tu espalda en ella. Pon tus manos en el abdomen y relaja tus músculos. Ahora tienes que inhalar profundamente por la nariz, notando como tu abdomen se expande y mientras llenas así de aire tus pulmones. Aguanta la respiración durante un par de segundos, y a continuación exhala el aire por la boca lentamente hasta vaciar tus pulmones.

Repite esta acción durante 5 o 10 minutos. Para notar mejoría es recomendable que realices este ejercicio entre dos y tres veces al día.

2. Respirar Frunciendo los Labios

Esta es otra técnica de respiración que puede ayudarte a combatir la falta de aire, así como también te ayudará a aliviar el estrés y la ansiedad.

Para ponerlo en práctica, siéntate cómodamente en y relaja los músculos de tu cuello y de tus hombros. Ahora mantén apretados con fuerzo tus labios, a excepción del centro. Inhala aire durante un par de segundos a través de la nariz, y a continuación exhálalo lentamente y de forma suave a través de tus labios fruncidos mientras cuentas hasta cuatro.

Repite este ejercicio durante unos 10 minutos, y hazlo cuando sientas que empiezas a respirar con dificultad. Si lo haces notarás que empiezas a sentirte mucho mejor y a respirar adecuadamente.

3. Inhalaciones de Vapor

Las inhalaciones de vapor son un buen remedio para mantener los conductos nasales descongestionados y acabar con el problema de la falta de aliento. Además, el calor y la humedad del vapor ayudan a romper y disolver la mucosidad del sistema.

Para llevar a cabo este método primero deberás añadir un recipiente con agua caliente. A continuación, añade unas gotas de aceite esencial de eucalipto o aceite esencial de menta. Coloca la cara sobre el recipiente y pon una toalla sobre tu cabeza. Ahora es el momento de que inhales el vapor, respirando profundamente durante varios minutos.

Siempre que sientas congestión nasal puedes utilizar este método, y comprobarás que una vez desaparezca la congestión, sufrirás menos la disnea o falta de aliento.

4. El Jengibre

Limon-jengibre-miel

Ya te hemos contado que el jengibre tiene multitud de beneficios y que es un buen remedio para muchísimas dolencias. Para este caso, el de la falta de aliento, también lo es, ya que es un magnífico expectorante que puede ayudarte a aliviar la congestión nasal que puede causar una dificultad respiratoria.

El jengibre tiene componentes que ayudan a la secreción de inhibición de moco para que puedas respirar mejor, lo que te ayudará a combatir las infecciones de garganta y vías respiratorias.

Para ponerlo en práctica, prepara una infusión de jengibre añadiendo 1 cucharada de jengibre fresco recién picado a 2 tazas de agua hirviendo. Tapa el recipiente y cuece la mezcla a fuego lento durante 5 o 10 minutos. A continuación cuela la infusión y deja que se enfríe un poco y bébela. Puedes añadir un poco miel para que sepa mejor. Para que sea efectiva, bebe 2 o 3 tazas de té de jengibre al día.

Otra forma de poner en práctica este remedio es que mastiques pequeños trozos de jengibre o caramelos de jengibre para ayudar a que tú congestión desaparezca.

5. Bebe Café Negro

¿Sabías que el café puede ayudarte a mejorar tu respiración? La cafeína que contiene el café ayuda a reducir la fatiga de los músculos respiratorios y de esa forma mejora la función de las vías respiratorias. Además, también puede reducir los síntomas del asma.

cafe-taza

Para aplicar este remedio bebe de 1 a 2 tazas de café solo (sin mezclarlo con leche) fuerte al día para aliviar la falta de aire y restaurar la respiración. Eso sí, toma precauciones y no abuses puesto que beber en exceso café puede aumentar tu ritmo cardíaco y la presión arterial.

6. Deja de Fumar

Si, ya sabemos que te han dicho mil veces lo de que fumar es malo y perjudica mucho a nuestra salud, por eso anteriormente te hemos dado consejos que te ayudan en tu misión de dejarlo de una vez por todas. El problema para las personas que tienen problemas respiratorios, y entre ellos está la falta de aliento, es que da igual que seas fumador activo que pasivo (aquellos que no fuman pero se rodean de personas que lo hacen a menudo y por lo tanto respiran también el humo).

Las sustancias químicas nocivas que contienen los cigarrillos es una de las causas más importantes a la hora de contribuir al desarrollo de problemas respiratorios y pulmonares. Así que el mejor consejo en este caso es que dejes de fumar y huyas de los entornos en los que e respira mucho humo.

Además de respirar mejor, conseguirás reducir el riesgo de cáncer de pulmón, cuyo uno de sus síntomas es la falta de aire.

No lo alargues más, con todas tus fuerzas y motivación, y si es necesario también con ayuda de un profesional, deja de fumar.

Dejar de fumar (1)

7. El Hinojo

El hinojo, al igual que el jengibre, tiene propiedades expectorantes que ayudan a romper la flema para el tratamiento de problemas respiratorios, como son la congestión, la bronquitis y la tos. Además, el hierro que contiene el hinojo también es muy bueno para la anemia.

Para preparar este remedio añade una cucharadita de semillas de hijo a una taza e agua caliente. Tapa la infusión y déjala reposar durante 5 o 10 minutos hasta que se enfríe. A continuación, cuela la infusión y añádele si quieres una cucharadita de miel. Para que sea efectiva, bebe esta infusión 2 o 3 veces al día.

Como alternativa también puedes poner semillas de hinojo que estén tostadas y secas en una cucharada y simplemente masticarlas.

8. Come Más Remolacha

Si la razón por la que te falta el aliento es debido a que padeces anemia y tienes una deficiencia de hierro en tu cuerpo, entonces comer más remolacha puede ser tu solución. ¿Por qué? Porque la remolacha es rica en hierro, fibra, calcio, potasio y vitaminas.

Para poner en práctica este remedio, extrae primero el jugo de una remolacha mediana, tres zanahorias, un puñado de espinacas y media batata en una licuadora. Puedes beber este jugo una vez al día.

Como alternativa, puedes asar una o dos remolachas con su cáscara, dejar que se enfríe y a continuación pelarlas, y comértelas añadiendo con un poco de sal y pimienta.

No te olvides tampoco de incluir más alimentos con hierro en tu dieta, como legumbres por ejemplo.

9. Haz Ejercicio y Sal a Caminar

caminar-pasear-ejercicio

Hacer ejercicio es bueno para tu salud, y también una excelente cura para combatir la falta de aire, algo bastante común entre las personas que sufren sobrepeso. Cuando sales a andar y caminar de forma habitual, estarás ayudando a mejorar tu resistencia y también a reducir los episodios de falta de aire. Además, caminar también te ayudará a perder peso.

Te recomendamos que si te animas a poner en práctica este consejo, camines a ritmo moderado durante 30 o 60 minutos unas 5 veces a la semana, ya que de esa manera impulsarás tu metabolismo y conseguirás aumentar tu resistencia.

10. Terapias de Relajación

Cuando estás relajado respiras mejor, por eso las terapias de relajación como el yoga, la meditación o el mindfulness también pueden ser de ayuda para lidiar con tus dificultades respiratorias. Con ellas conseguirás aumentar el flujo de sangre y oxígeno por todo el cuerpo, e incluso ralentizar el ritmo cardíaco. De esta forma ayudarás a reducir también el estrés y la ansiedad, que son dolencias que pueden empeorar la falta de aliento o disnea.

Para llevarlo a cabo, mejor si realizas las actividades de relajación al aire libre, donde puedas respirar aire fresco y puro, y sobre todo cuando empieces, hazlo de la mano de un experto.

Otros Consejos para Combatir la Disnea o Falta de Aliento

asma-dificultad-respiratoria

Aunque ya te hemos contado 10 remedios eficaces para combatir la falta de aliento o disnea, ahora vamos a repasar algunas sugerencias que también pueden ayudarte.

  • Si sufres asma, utiliza el inhalador antes de hacer ejercicio.
  • Mantén tu casa limpia y procura ventilarla frecuentemente.
  • Evita los espacios o entornos contaminados.
  • Si tus problemas surgen cuando te vas a dormir, trata de hacerlo de lado colocando una almohada entre tus piernas, y poniendo tu cabeza elevada con otra almohada también.
  • Evita dormir en una habitación que esté demasiado caliente, ya que puede empeorar la falta de aire.
  • Cambia de posición si te falta el aliento.
  • Cuñado empieces a notar que tu respiración empeora, deja la actividad que estás realizando y descansa hasta que notes que tu respiración vuelve a la normalidad.
  • No te agobies, cuando empieces a respirar peor trata de distraerte para que tu subconsciente tome el control mental de tu respiración de nuevo.
  • Cuando realices actividades muy intensas o que te cansan rápido, has descansos cortos a intervalos regulares para evitar la falta de aliento.
  • Evita exponerte a productos químicos tóxicos en el hogar o en el trabajo.
  • Cuida de tu dieta e incluye en ella frutas y verduras.
  • Bebe mucha agua para mantener tu cuerpo hidratado y que sea más fácil expulsar los mocos.
  • No tomes suplementos o medicamentos sin consultar antes con tu médico.
  • Usa un húmedo fiador, sobre todo en invierno, ya que el aire seco espesa el moco y puede dificultar la respiración.

¡Despídete de la Falta de Aliento!

respirar-felicidad-relax

¡Que nada te quite el aliento! Como has visto son numerosos los remedios y recomendaciones que puedes seguir para evitar que sufras falta de aliento o disnea. Con un poco de paciencia y siguiendo estos consejos seguro que acabarás pronto con esta dolencia.

Y tú ¿conoces algún remedio más para la disnea?

Disfruta de una vida alejada de los dolores

Descubre los hábitos, prácticas y remedios que te ayudarán a que tanto tú como aquellos a los que más quieres podáis disfrutar de una vida alejada de los dolores y molestias más comunes gracias a este libro físico de más de 200 páginas.