Incluye las Grasas del Pescado en tu Dieta

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 votos)
Loading...

Llevar una alimentación sana es fundamental para nuestro organismo, y la introducción del pescado en tu dieta es básica para lograr este objetivo.

Hoy te resuelvo algunas dudas sobre los tipos de pescados que hay y por qué unos son más recomendables que otros para algunas personas.

¿Quieres saberlo?

Si el pescado azul tiene más grasa, ¿por qué se recomienda para cuidar el corazón?

El pescado azul (sardina, anchoa, jurel, caballa, salmón, bonito…etc), tiene entre un 5 y un 10% de grasa, en contraste con el pescado blanco (merluza, rape, lenguado, pescadilla, gallo, bacalao…etc.), que tiene sólo un 2%. Hay un tipo de pescado considerado intermedio, que es el semigraso (besugo, dorada, lubina…etc.), que tiene entre un 2.5% y un 5% de grasa dependiendo de la época del año.

Aun así, el azul es más recomendable para cuidar el corazón porque contiene ácidos grasos omega-3, que es un tipo de grasa cardiosaludable que ayuda a personas que tienen colesterol, hipertensión o diabetes.

¿Qué tipo de pescado es de mejor digestión?

Como tiene menos grasa, el blanco siempre será más ligero y de mejor digestión que el resto. El semigraso también se digerirá mejor que el azul, aunque en general, prácticamente todas las variedades de pescado se asimilan rápidamente.

¿Cómo se puede cocinar para no añadir calorías?

Por su aporte bajo en grasas, el blanco se puede preparar de muchas formas, pero si eliges éste por tener menos grasa, y lo vas a rebozar o freír, puedes cuadriplicar sus calorías.

Si te decantas por el pescado graso, es preferible que optes por técnicas que no añadan más grasa, es decir, es preferible que lo prepares en papillote, al horno o a la plancha y que lo acompañes de guarniciones ligeras.

¿Cuál es tu consejo?

Aunque son pequeñas pinceladas sobre los beneficios del pescado, espero que te hayan servido de utilidad.

¿Quieres añadir algo más?

Deja tu comentario