Ataques Cardíacos: 10 Consejos para Reducir el Riesgo de Padecerlos

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (6 votos)
Cargando…

El corazón es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, ya que es el encargado de bombear la sangre para que todo funcione correctamente. Así pues, merece unos cuidados esenciales para conservar su salud y, por tanto, la nuestra.

¿Quieres conocer los mejores consejos para prevenir ataques cardíacos y otros problemas de corazón? No te pierdas el siguiente artículo.

Ataques Cardíacos: ¿Por Qué Ocurren?

Los ataques cardíacos, también conocidos como accidentes cardiovasculares, infartos o ataques al corazón, ocurren cuando, por alguna razón, el suministro de sangre hacia el corazón se ve interrumpido. También puede ocurrir que sea el suministro de sangre hacia el cerebro el que se vea afectado, en cuyo caso estaríamos hablando de un accidente cerebrovascular.

Todas estas dolencias relacionadas con el corazón son una de las mayores causas de mortalidad en todo el mundo. Es cierto que la edad y los antecedentes familiares puede aumentar el riesgo de sufrirlas. Sin embargo, la mayoría de los factores de riesgo los provocamos nosotros, siguiendo un estilo de vida poco saludable. Y está en nuestra mano cambiar nuestro estilo de vida para poder evitarlos.

corazon-cuidar-manos-2

10 Consejos para Reducir el Riesgo de Sufrir un Ataque Cardíaco

Sean del tipo que sean, todas estas dolencias cardíacas tan graves y peligrosas tienen un factor común: la sangre no puede circular correctamente. Y, por tanto, van a tener los mismos consejos de prevención.

A continuación podrás encontrar los mejores consejos para reducir el riesgo de sufrir ataques cardíacos.

1. Mantente en tu Peso Ideal

El sobrepeso y la obesidad incrementan exponencialmente el riesgo de padecer un ataque cardíaco. La acumulación de grasa en el cuerpo, sobre todo en el abdomen, incrementa nuestros niveles de colesterol malo, aumenta nuestra presión arterial y aumenta el riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Todos estos factores son muy peligrosos, ya que favorecerán que ocurra el tan temido ataque al corazón. Así pues, es recomendable que empieces a tomar una dieta sana y equilibrada, y a realizar ejercicio diario para quitarte esos kilos de más. Ya no por estética, sino por tu salud.

perder-peso-adelgazar-cinta-metrica-corazon

2. Controla tu Colesterol

Como te comentaba, el colesterol LDL (o colesterol malo) aumenta gravemente el riesgo de padecer un ataque cardíaco. Este colesterol malo se va acumulando en las arterias, impidiendo el paso paso de la sangre.

Si se acumula demasiado, llegará un momento en que la sangre no podrá fluir hacia el corazón, provocando el infarto. Si tus niveles de colesterol son demasiado altos y quieres bajarlos, puedes encontrar ayuda en este artículo.

feliz-sonrisa-autoestima-belleza-cutis-corazon-playa-verano-estres-ansiedad

3. Controla tu Presión Arterial

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardíacas. La hipertensión contribuirá al endurecimiento de las arterias y, en consecuencia, dificultará la circulación sanguínea. Además, al hacer trabajar más al corazón por este motivo, puede provocar un agrandamiento anormal de este músculo, provocando así un fallo cardíaco.

Por eso, es muy importante tomarse la tensión regularmente para controlarla, y acudir rápidamente al médico si notas alguna irregularidad.

Si padeces de hipertensión, será importante llevar una dieta sana y equilibrada, y baja en sal. Además, para disminuir la presión arterial puedes seguir los consejos de este artículo.

corazon-1

4. Evita la Comida Basura

La comida basura, la comida rápida, la comida precocinada y las frituras no van a contribuir a nuestra salud, sino todo lo contrario. Aumentarán nuestro peso, nuestros niveles de colesterol y de azúcar en sangre, y nuestra presión arterial, que como ya hemos visto serán muy perjudiciales para la salud de nuestro corazón.

Así pues, será importante evitar este tipo de comidas y llevar una dieta sana y equilibrada:

  • Incluye frutas y verduras frescas. Recuerda que la fruta debe tomarse entre comidas y no como postre, para no ingerir demasiado azúcar en una sola toma.

  • Come cereales de grano entero, y a ser posible enriquecidos con fibra.

  • Consume legumbres al menos una vez por semana.

  • No olvides los frutos secos, pero tómalos con moderación.

  • Toma más pescados que carnes.

  • Opta por cocinar a la plancha, al horno, o al vapor antes que freír. Cocina con poco aceite, y procura que sea aceite de oliva o de girasol.

corazon-frutas-verduras

5. Vigila tus Niveles de Azúcar en Sangre

Un alto contenido de azúcar en sangre puede ser muy peligroso para nuestra salud. Este exceso de azúcar no solo contribuirá al sobrepeso y al desarrollo de la diabetes de tipo 2, sino que también afectará a nuestra salud cardíaca.

Concretamente, este azúcar excesivo se convertirá en triglicéricos, que dañarán las paredes de venas y arterias, haciendo que el colesterol malo se acumule mucho más, aumentando así las probabilidades de sufrir un ataque al corazón.

Los pacientes diabéticos tienen más riesgo de sufrir ataques cardíacos por esta razón, por lo que se recomienda que sigan al 100% todos estos consejos, y se hagan chequeos médicos más regularmente.

azucar-moreno-blanco-caña

6. Deja el Tabaco y Modera el Alcohol

El tabaco y el alcohol afectan directamente a nuestros niveles de presión sanguínea, además de inflamar nuestros vasos sanguíneos, por lo que incrementan el riesgo de padecer ataques cardíacos.

Así como se recomienda evitar completamente el consumo de tabaco, sobre el alcohol hay una pequeña excepción. El vino tinto, tomado con moderación, puede contribuir a proteger las paredes arteriales y a reducir su inflamación. Sin embargo, no se recomienda tomar más de un vasito diario.

Pese a esto, si no sueles tomar vino tinto no te recomendamos que empieces a hacerlo tampoco. Existen muchos otros alimentos que pueden ayudarte igualmente con la inflamación de las paredes arteriales, y no contienen alcohol, por lo que son mucho más aconsejables.

Dejar de fumar (1)

7. Realiza Ejercicio Diariamente

Realizar ejercicio diariamente nos ayudará a reducir considerablemente los riesgos de sufrir un ataque cardíaco, ya que va a reducir muchos de los factores de riesgo que pueden provocarlo: nos ayuda a reducir los niveles de colesterol, a bajar de peso, a reducir la presión arterial y a reducir los niveles de azúcar en sangre. En resumen, ayuda a nuestra sangre a fluir mejor.

Así pues, busca el ejercicio que más vaya contigo y hazlo regularmente. Puede ser un ejercicio más intenso, como el running, o quizás ejercicios más sencillos si tu estado físico no te lo permite. Incluso caminar 30 minutos al día será suficiente para reducir el riesgo de sufrir un ataque. Tu corazón y tu salud en general te lo agradecerán.

correr-ejercicio-running-adelgazar-perder-peso

8. Reduce tus Niveles de Estrés

El estrés, la ansiedad, la irritabilidad o la depresión afectan directamente a nuestra presión sanguínea, por lo que aumentan peligrosamente el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Por eso, y por tu salud en general, será muy importante superar todos estos sentimientos negativos y llevar una vida más tranquila y relajada. Buscar tiempo para ti, realizar ejercicio, meditación, pilates o yoga, pueden ser buenas maneras de desconectar del frenético ritmo de vida que nos atropella hoy en día.

pereza-madrugar-dormir-vacaciones-estres-ansiedad-relax

9. Duerme lo Suficiente

Dormir poco o mal puede afectar a tu salud de diferentes maneras, y una de ellas es el aumento del riesgo de padecer un ataque cardíaco.

Dormir sirve para que nuestro cuerpo se repare y pueda funcionar correctamente al día siguiente. Si no lo hacemos correctamente, esto puede afectar a nuestra presión sanguínea y, en consecuencia, a nuestro corazón. Así pues, es recomendable que una persona adulta duerma entre 6 y 8 horas diarias.

Si tienes problemas para conciliar el sueño, puedes encontrar ayuda en este artículo.

dormir-bien-hombre

10. Acude al Médico Periódicamente

Al menos una vez al año es recomendable acudir al médico para hacerte un chequeo general, aunque no te encuentres mal. Normalmente serán unas simples pruebas, un análisis de orina y otro de sangre, para comprobar el estado de tu salud y asegurarte de que todo está bien.

Si todo sale correcto, podrás estar tranquilo y sabrás que el estilo de vida que estás llevando es el adecuado. Si, por el contrario, surge algún problema, siempre será mejor cogerlo a tiempo y actuar en consecuencia. Así que nunca está de más hacerse chequeos periódicos. Ya sabes lo que dicen, es mejor prevenir que curar.

salud-medico

Cuida de tu Corazón y Vive Más y Mejor

Como has visto, los consejos a seguir para cuidar de tu corazón no son complicados, simplemente exigen un mínimo de compromiso. Llevar un estilo de vida más activo y saludable, y realizarte chequeos periódicos serán la clave para evitar problemas. Nuestro corazón lo vale, ¿no?

¿Conoces algún otro remedio para prevenir ataques cardíacos? ¡Te escuchamos!

corazon-manos-sol

 

Deja tu comentario