14 Razones Sorprendentes por las que Podrías Estar Ganando Peso

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 votos)
Cargando…

Te has propuesto perder esos kilitos de más de cara al verano, pero por alguna extraña razón no logras perderlos, sino que estás ganando más. ¿Sabías que hay múltiples razones por las que podrías estar aumentando de peso sin ser consciente de ello? En el artículo de hoy vamos a despejar este misterio. ¡Quédate a descubrirlo!

Nuevo Propósito: No Ganar Peso

Se acercan las fechas veraniegas y todos buscamos perder esos kilos de más. Ya has puesto en práctica los consejos de seguir una dieta sana y hacer algo de ejercicio para conseguir tu propósito, pero por alguna extraña razón no logras conseguirlo. Es más, incluso estás ganando peso. ¿Pero por qué?

A veces creemos que estamos haciendo lo correcto, llevando la dieta adecuada y haciendo el tipo de ejercicios correctos para conseguirlo, pero ni todos los cuerpos actúan de la misma manera, ni somos conscientes de la multitud de cosas que pueden afectar a nuestro peso corporal además de la dieta y el ejercicio.

8 Razones por las que Podrías Estar Ganando Peso

A continuación, descubriremos qué razones no tan conocidas podrían estar causando nuestro aumento de peso.

1. No estás Durmiendo las Horas Suficientes

No dormir lo suficiente puede ser una de las causas por las que ganamos peso, y de diferentes maneras. Por una parte, si no nos acostamos hasta muy tarde será muy probable que picoteemos algo para mantenernos saciados durante las horas nocturnas, y eso significa un incremento de calorías asegurado.

Por otro lado, si privas a tu cuerpo de las horas de sueño que necesita, puede sufrir cambios hormonales que deriven en un aumento del apetito, o incluso que no nos hagan sentir saciados tras haber comido. Nuestro cuerpo producirá más grelina (la hormona que provoca el deseo de comer más) y menos leptina (la hormona que nos hace sentirnos saciados). Así que ya sabes, sigue los consejos para poder dormir bien y descansa lo suficiente.

2. Estás Comiendo Alimentos que Nos Son Tan Light como Pensabas

En ocasiones cuando queremos seguir una dieta procuramos comprar alimentos que sean “light”, sin azúcares o con menos grasas, pero no siempre este tipo de productos es tan bueno como pueden hacernos creer.

Lo ideal es que optes por adquirir productos frescos y que revises las etiquetas de los ingredientes que compras.

3. Las Porciones No Son Adecuadas

El tamaño de las porciones es otro de los puntos que pueden influir en nuestro aumento de peso. Muchas veces no es lo que comemos sino cuánto de ese plato comemos. Un truco para engañar a nuestra mente es utilizar platos más pequeños, que llenaremos al completo y que nos darán la sensación de que hemos comido una buena cantidad. Si pusiéramos la misma porción en un plato grande, éste quedaría medio vacío y nos daría la sensación de que hemos comido muy poco.

4. El Entorno Social

Otra cosa que no suele ayudarnos a mantener nuestro peso o incluso perder algunos kilos es nuestra vida social. En nuestro día a día somos nosotros quienes nos preparamos las comidas, las hacemos a nuestro gusto y con los ingredientes que sabemos que son mejor para nuestra dieta. ¿Pero qué pasa cuando salimos con los amigos a comer o cenar? Pues en la mayoría de situaciones acabamos comiendo lo mismo que los demás, y por norma general suelen ser comidas bastante menos saludables que las que nos hacemos nosotros. 

Si esto ocurre pocas veces no pasa nada, pero si este tipo de escenario se produce a menudo es mejor que te pongas límites, y pidas platos más saludables y prescindas de las bebidas más calóricas.

5. Tomas Bebidas con Demasiadas Calorías

Muchas veces caemos en el error que los líquidos no contienen calorías, y podemos seguir la dieta más estricta, pero si luego nos bebemos un zumo o un refresco no será tan efectiva como pensamos, ya que este tipo de bebidas puede llegar a tener un buen número de calorías. 

Lo mejor es que optes por cambiar esos refrescos por agua o infusiones como éstas.

6. Practicas un Entrenamiento de Resistencia

Cuando hacemos una rutina de ejercicios debemos diferenciar entre ejercicios de tipo cardiovascular y ejercicios de resistencia o fuerza. Si eres de los que practica estos últimos puede que hayas notado que tu peso ha aumentado, pero no te alarmes. En este caso ese incremento de peso es bueno, ya que lo que estamos ganando es masa muscular, y no grasa. Con el aumento de músculo lograremos darle forma y tonificar nuestro cuerpo.

7. A Tu Cuerpo le Faltan Algunos Nutrientes

La falta de nutrientes como magnesio, hierro o vitamina D pueden afectar a nuestro sistema inmunológico, a nuestro nivel de energía e incluso podría llegar a alterar nuestro metabolismo con un posible aumento de peso, por lo que cuida muy bien tu dieta y procura que incluyan los nutrientes esenciales.

8. Retención de Líquidos

La retención de líquidos puede causar que nuestro cuerpo se hinche, con su consecuente aumento de peso. Esto se debe a que nuestro cuerpo acumula líquidos, que pueden producirse por factores fisiológicos, cotidianos, ambientales o incluso a enfermedades. Si quieres descubrir cómo combatir la retención de líquidos en este otro artículo te dábamos los mejores consejos para hacerlo.

Otras Razones Menos Conocidas

Existen otro tipo de razones que también podrían ser responsables del aumento de peso, como:

9. Sufres Depresión

Algunos antidepresivos tienen como efecto secundario el aumento de peso. Si crees que ésta puede ser la razón, es recomendable que hables con tu médico para hacer los cambios en el tratamiento que considere oportunos. Ten en cuenta también que a veces, tras iniciar el tratamiento y notarnos con más ánimos, nuestro apetito crecerá, por lo que los cambios en el peso también podrían deberse a esto.

10. El Estrés

Cuando las tareas del día a día nos sobrepasan y aparece el estrés, nuestro cuerpo se aproxima a su límite de capacidad. Esto hace que segreguemos cortisol, la hormona del estrés, lo que derivará en un aumento del apetito. Y seguramente, si te falta tiempo para poder afrontar tus tareas diarias, acabarás consumiendo alimentos de comida rápida con alto contenido calórico por comodidad, lo que no te ayudará en absoluto a mantener o perder peso.

Te aconsejamos que le eches un vistazo a nuestras recomendaciones para combatir el estrés y de esa forma poder suprimir de la lista esta posible razón que produce aumento de peso.

11. Ciertos Medicamentos

Hay una lista de medicamentos recetados que están muy vinculados al aumento de peso, como por ejemplo aquellos para tratar las migrañas, las convulsiones, la presión arterial alta, la diabetes, los esteroides, los anticonceptivos o también fármacos antipsicóticos. Lo mejor es que hables con tu médico para buscar aquellos que sigan siendo efectivos pero tengan menos efectos secundarios, o que apuestes por remedios naturales como los que te ofrecemos en misremedios.

12. Envejecimiento

El envejecimiento ralentiza nuestro metabolismo como ya veíamos en este otro artículo, y esa es la razón por la que nuestro cuerpo quema menos calorías conforme pasan los años. Esto, sumado a un cambio en nuestro estilo de vida debido al ritmo que llevamos, pueden afectar a que nuestro cuerpo aumente de peso llevando la misma dieta de siempre. La menopausia en ese sentido, podría derivarse como una razón más de aumento de peso estrechamente ligada a éste.

Para combatirlo, lo mejor es llevar una dieta sana y equilibrada y procurar que nuestros hábitos no sean sedentarios.

13. Hipotiroidismo

Si la tiroides, que es la glándula en forma de mariposa situada en la parte frontal de nuestro cuello, no puede producir suficiente hormona tiroidea, es posible que tengamos la sensación de fatiga, debilidad, frío y también de aumento de peso. La falta de esta hormona hará que nuestro metabolismo se ralentice, lo que causará el aumento de peso. Para poder combatirlo, habla con tu médico sobre el tratamiento que debes seguir y cómo combatir sus posibles efectos secundarios.

14. Problemas Digestivos

Los problemas digestivos y estomacales son otra de las causas por las que podríamos estar ganando peso. Si no vamos de manera regular al baño, estamos deshidratados, no consumimos la suficiente fibra o tomamos ciertos medicamentos como hemos dicho anteriormente, esto puede hacer que ganemos cierto peso.

Para evitarlo, procura ponerle fin al estreñimiento, y para ello puedes tratarlo con remedios naturales como estos, mantente bien hidratado, e incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra.

¡Cuida Tu Peso!

Ahora que ya conoces las razones que podrían estar causando tu aumento de peso, está en tu mano ponerle remedio a muchas de ellas. Coge fuerzas y consigue tu propósito.

¿Y tú? ¿Conoces alguna razón más por la que podrías estar ganando peso?