10 Remedios Naturales que te Ayudarán a Destaponar tus Oídos

misremedios.com

Si alguna vez has tenido la sensación de tener más presión de lo normal en el oído, acompañada de una especie de pitido constante o incluso crujidos dentro del oído, te has visto frente a lo que se llama tener los oídos taponados o congestionados.

Esta sensación puede aparecer sobre todo después de haber pasado por un resfriado, una alergia nasal, porque ha entrado agua en el oído al nadar o bañarse, o por haber cambiado de altitud bruscamente, como puede suceder al volar en avión, por ejemplo.

Si quieres saber cuáles son los mejores remedios para destaponar los oídos, no te pierdas este artículo.

¿Por qué se taponan los oídos?

Para entender por qué se puede taponar un oído, es necesario saber lo que ocurre en el interior de los mismos, dado que así puedes incluso prevenir en alguna ocasión que te ocurra esto. El oído interno necesita mantener o igualar la presión del interior del oído con respecto al exterior que te rodea. Las Trompas de Eustaquio, son una especie de tubos que están recubiertos de mucosa que se encargan de mantener esa presión en la parte del oído medio para proteger al tímpano de cambios bruscos, conectando el oído con las fosas nasales y con la parte posterior de la garganta, por lo que, cualquier obstrucción en estos tubos, hace que el oído no permita equilibrar la presión, apareciendo este problema.

Los oídos se pueden taponar debido a diversos motivos, como una infección que afecte a las Trompas de Eustaquio, una excesiva producción de cera, un resfriado, una congestión nasal, una alergia nasal, sinusitis, acumulación de agua en el oído o cambios de altitud al subir una montaña o viajar en avión.

Hay otras causas menos comunes, como por ejemplo, la aparición de tumores o quistes en los oídos, por lo que, si el taponamiento no desaparece y continua acompañado de dolor, es recomendable consultar con el especialista antes de dejar pasar demasiado tiempo, para evitar complicaciones.

Los síntomas más comunes del taponamiento de los oídos pueden conllevar el no oir nada, una sensación de picor continuo, malestar o dolor en uno o en ambos oídos, dolor de cabeza por escuchar un pitido constante e incluso la pérdida de equilibrio.

Ante la menor duda, siempre es recomendable acudir al médico, y bajo ningún concepto, intentes introducir objetos en el oído como los bastoncillos para limpiarlos, dado que podrías ocasionarte un daño más grave.

Remedios Naturales para destaponar o descongestionar los oídos

Puedes recurrir a los remedios naturales en los casos más leves que puedan ayudarte a destaponar los oídos, como los que te voy a contar a continuación.

1. Agua oxigenada

Cuando el tapón es de cera, este método es muy efectivo dado que poco a poco, va deshaciendo el tapón hasta que desaparece casi por completo.

Vas a necesitar agua oxigenada y agua caliente. Mezcla la misma cantidad de agua oxigenada y agua caliente en una taza o recipiente. Túmbate de lado y pon con cuidado un par de gotitas en el oído que tengas taponado. Espera un par de minutos y deja actuar la mezcla en tu oído. Notarás cómo se hace un poco de espuma en el oído y una especie de gorgoteo, es normal, dado que el remedio está haciendo su efecto. Pasados unos minutos, puedes levantarte y girar la cabeza hacia el lado contrario para dejar que caiga el líquido resultante. Si tienes los dos oídos afectados, puedes realizar la misma acción en el otro oído también.

Como este método es bastante efectivo, sólo vas a necesitar hacerlo una vez para eliminar el tapón de cera y destaponar el oído.

2. Aceite de oliva

El aceite de oliva es un estupendo aliado para disolver los tapones de cera, dado que irán rebladeciéndolos y facilitarán su salida al exterior de una forma fácil y sencilla.

En esta ocasión, vas a necesitar unas gotitas de aceite de oliva que tienes que templar un poquito. Para favorecer la entrada del aceite en el oído, puedes tumbarte de lado y depositar las gotitas en el oído afectado, y permanecer así durante unos 10 minutos más o menos.

Pasado ese tiempo, puedes ponerte de pie y girar la cabeza para que caiga el líquido resultante, y limpiarte los restos con la ayuda de un pañuelo de papel.

Puedes hacer esto una o dos veces al día hasta que notes que el tapón ha desaparecido de tu oído.

3. Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té, gracias a sus propiedades anti-inflamatorias y antibióticas, es un buen remedio cuando el taponamiento se ha producido por una congestión nasal, por la inflamación de los senos nasales o por una infección respiratoria.

Para poner en práctica este remedio vas a necesitar unas gotitas de aceite de árbol de té y agua caliente. Tienes que poner a calentar una cacerola con agua, y cuando rompa hervir, añadir unas gotitas de este aceite al agua, y poner tu cabeza inclinada sobre el oído afectado para que el vapor penetre directamente en el oído y sea capaz de reducir la inflamación.

El alivio suele ser casi inmediato, por lo que generalmente, vas a necesitar realizar esta acción una sola vez o dos.

4.Aceite de ajo

El ajo es muy efectivo para aliviar la presión en los oídos si se ha producido un exceso de cerumen, sin embargo, no es efectivo si el taponamiento se ha producido por cambios de altitud, por ejemplo, durante un vuelo o al realizar submarinismo. El ajo, gracias a sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, es bueno para tratar las infecciones del canal auditivo.

En esta ocasión vas a necesitar dos dientes de ajo y una cucharadita o dos de aceite de oliva. Para prepararlo, tienes que machacar los dientes de ajo y añadir el aceite de oliva mezclando bien para obtener una mezcla más o menos homogénea. Calienta la mezcla un poco y a continuación, aplica una o dos gotitas de este aceite en el oído afectado, dejando que penetre lentamente.

5. Vinagre de manzana y alcohol

El vinagre de manzana es capaz de disolver la mucosidad que hay dentro del oído y que puede producir el taponamiento, y además, gracias a sus propiedades antibacterianas, te ayudará a acabar con la infección que haya podido producirse.

En esta ocasión vas a necesitar unas gotitas de vinagre de sidra y las mismas gotas de alcohol. Tienes que mezclar estos dos ingredientes y depositar con cuidado una o dos gotitas de la mezcla en el oído, con la cabeza inclinada y procurando que penetre lentamente. Permanece unos minutos así, y a continuación, gira la cabeza hacia el lado contrario para hacer que la mezcla salga y limpia los restos con ayuda de un pañuelo de papel o un poco de algodón.

Esta solución suele ser bastante efectiva, por lo que, generalmente, con que la pongas en práctica una vez, vas a notar alivio inmediato.

6. Vapor y eucalipto

El vapor también es un buen remedio que te ayudará a descongestionar tus oídos, especialmente si estos se han taponado como consecuencia de una congestión nasal o resfriado. Además, las propiedades anti-inflamatorias del eucalipto, te ayudarán a aliviar la congestión de las fosas nasales.

En esta ocasión vas a necesitar un gran cuenco de agua o un barreño y dos o tres gotas del aceite esencial de eucalipto. Tienes que poner a calentar el agua en una cazuela, y cuando rompa a hervir, verterlo sobre el cuenco o barreño y añadir un par de gotas del aceite esencial. A continuación, tienes que poner tu cabeza sobre el barreño, y taparte con una toalla para poder aspirar mejor el vapor. Poco a poco notarás cómo se van descongestionando tus fosas nasales y la descongestión llegará poco a poco a tu oído.

Puedes poner en práctica este remedios dos o tres veces al día hasta que notes que la congestión ha desaparecido por completo, tanto en la nariz como en el oído.

7. Glicerina

La glicerina suele ser el componente que está en casi todos los productos que se venden para limpiar los oídos, por lo que si lo utilizas sin mezclar con nada, te puede ayudar a destaponar los oídos. Este remedio funciona bien en los casos en los que el taponamiento se ha producido por agua que ha entrado en el oído, ya que te ayudará a eliminar el agua y aliviará la presión que se produce dentro del oído.

Para poner en práctica este remedio vas a necesitar media taza de agua caliente y unas tres o cuatro gotas de glicerina. Pon en el agua caliente las gotitas de glicerina y mezcla bien. A continuación, gira la cabeza con el oído afectado hacia arriba, y pon unas gotitas de esta mezcla en el oído con cuidado, procurando que penetren lentamente. Deja actuar durante unos 10 minutos antes de volver a girar la cabeza hacia el otro lado para ayudar a que salga el líquido resultante.

Puedes repetir un par de veces al día hasta que notes que sale todo el líquido que se haya acumulado dentro.

8. Paños calientes

El calor de un paño o compresa caliente, te ayudará a calmar la molestia del oído y a destaponarlo. Si lo realizas con cuidado, no tiene ningún efecto secundario, siempre y cuando tengas la precaución de no ponerte el paño demasiado caliente para no quemarte.

En esta ocasión vas a necesitar una toalla pequeña y agua caliente. Tienes que mojar la toalla en el agua caliente y escurrirla bien, para eliminar el exceso de agua. A continuación, tienes que ponerte la toalla húmeda sobre el oído afectado durante unos 10 minutos más o menos, para que el oído se vaya destaponando poco a poco.

Puedes repetir esta acción un par de veces al día hasta que el problema desaparezca.

9. Gárgaras de agua con sal

Las gárgaras de agua con sal te pueden ayudar a solucionar la congestión también, siendo este uno de los remedios naturales más sencillos que hay, dado que las Trompas de Eustaquio, al estar conectadas con la laringe, van a recibir un efecto calmante y les puede ayudar a destaponarse.

En esta ocasión vas a necesitar una cucharada de sal y un vaso de agua caliente. Añade la sal al vaso de agua y remueve bien para mezclarlo. A continuación, haz enjuagues manteniendo el agua en la boca durante unos 15 segundos por lo menos, cada vez que des un sorbo antes de expulsarla y volver a repetir.

Puedes repetir esta acción dos o tres veces al día por lo menos hasta que veas que se ha calmado el dolor de garganta y la congestión en el oído.

10. Agua con bicarbonato y sal

El agua con bicarbonato y sal te va a ayudar en el caso en el que estés resfriado, a descongestionar tu nariz y también tus oídos, por lo que este es un buen remedio en el caso en el que el taponamiento se deba aun resfriado o congestión nasal.

En esta ocasión, vas a necesitar media taza de agua caliente, una pizca de sal y otra pizca de bicarbonato de sodio. Mezcla bien y ponte un poco de esta solución en la nariz para limpiarla bien. Puedes ayudarte de un gotero o de una pera nasal para que el líquido llegue al interior. A continuación, puedes sonarte la nariz con suavidad si lo necesitas para eliminar tanto los restos de mucosidad como el líquido que haya quedado en el interior.

Puedes repetir esta acción tantas veces como sean necesarias mientras notes que la congestión persiste.

¿Conoces algún remedio más para destaponar los oídos?

Estos son los mejores remedios que te he ofrecido para descongestionar los oídos de una forma natural, sobre todo si éstos se han taponado como consecuencia de un resfriado, de una alergia, de la producción excesiva de cera o porque ha entrado agua en el oído al bañarse. Pero igual tú tienes algún remedio natural que te da resultado cuando se te presenta este problema y quieras compartirlo. ¿Me lo cuentas?