6 Consejos y 5 Remedios Naturales para Eliminar los Metales Pesados de tu Organismo

misremedios.com

Aunque pueda parecer algo de índole industrial, los metales pesados están a nuestro alrededor, ya que al fin y al cabo, son materiales que se encuentran en la corteza de la tierra y son parte de los componentes de la mayoría de las cosas que nos rodean , por lo que, pueden pasar a formar parte de nuestro organismo.

El problema puede venir cuando nuestro organismo no consigue eliminarlos en su totalidad y se empiezan a acumular. Al ser toxinas, pueden producir un envenenamiento lento que al final puede pasarte factura.

Por eso, si quieres saber de qué forma puedes eliminarlos poco a poco y evitar que se queden acumulados en tu organismo, no dejes de leer este artículo.

Libro 365 Remedios Naturales

¿Qué son los metales pesados y por qué son malos para el organismo?

Seguro que alguna vez has oído hablar de lo dañinos que son los metales pesados para tu organismo, pero lo que igual no sabes es por qué son tan peligrosos y lo más importante, por qué van a parar a tu organismo.

Quizás piensas que el problema lo puede tener solamente una persona que viva cerca de una mina o alguna industria contaminante, pero si te digo que estos metales pesados, al estar en la corteza de la tierra pueden pasar al aire o al agua a través de la erosión natural, por una erupción volcánica o por actividades tan normales como la agricultura y pueden llegar de una forma u otra a tu organismo, quizás ya te interese más este tema. Puede ser que los tengas más cerca de lo que creías, ya que pueden llegar a tu cuerpo a través de un simple empaste de amalgama, al romperse una bombilla de bajo, tuberías de plomo, tabaco, combustión de gasolina e incluso a través de los productos de higiene y cosmética que puedes utilizar a diario.

Estos metales pesados son elementos químicos que, al fin y al cabo, pueden forman parte de la estructura de todo lo que nos rodea. Metales como el cobre, el hierro, el cobalto, el manganeso, el zinc, el aluminio, el plomo, el arsénico, pueden ser componentes de las cosas que nos rodean y si se acumulan en nuestro cuerpo en cantidades excesivas, nos puede ir causando un envenenamiento progresivo, que puede ser la causa de la aparición de otros problemas más serios, que pueden empezar con síntomas como cansancio, irritabilidad o dolores de cabeza y llegar a problemas cardíacos, neurológicos, la aparición de tumores o incluso de cáncer.

Por eso, te conviene conocer de qué forma pueden llegar hasta tu cuerpo y lo que es más importante, qué puedes hacer para que no se queden depositados en tu organismo y evitar que desencadenen otro tipo de problemas de salud.

¿Cómo van a para a tu organismo los metales pesados?

Los metales pesados, pueden ir a para a tu organismo a través de 3 vías:

  1. Inhalación: el aire que respiras puede estar contaminado con estos metales pesados, debido a los fenómenos naturales, como la erosión o una erupción volcánica, cuyos vapores pueden quedarse en el aire durante años. También la acción humana es responsable de la contaminación ambiental de estos metales, dado que pueden producirse con actividades tan comunes como la combustión de los vehículos de motor, el humo de las factorías, las minas, las áreas industriales, las fábricas de papel y las centrales nucleares, que contaminan el aire con los humos y vapores que emiten.
  2. Ingestión: al comer carne de animales que han estado expuestos a esta contaminación, hace que estos metales pasen a tu cuerpo, y lo mismo ocurre con las frutas, verduras y hortalizas que igualmente hayan estado expuestas, que pueden ser la mayoría. Además, las aguas residuales pueden contaminar fuentes de agua como lagos, río y torrentes que pueden llegar al agua que bebes.
  3. Absorción: al final es la forma en que más metales pesados van a parar a tu organismo, ya que tus ojos y la piel están en contacto casi continuo con el ambiente contaminado y con los materiales de los que están hechos las cosas que nos rodean.

Cómo puedes eliminar los metales pesados de tu organismo

No todo son malas noticias, ya que aunque la exposición a estos metales parece casi inevitable, también hay formas naturales de ir eliminado estos metales de tu organismo y evitar que se acumulen en exceso. Eso sí, el proceso es largo y requiere de paciencia y cierta constancia. Por eso, aquí tienes 6 buenos consejos que puedes empezar a llevar a tu vida diaria para conseguir este objetivo, y son los que vas a leer a continuación.

1. Bebe mucha agua

Ya te lo hemos dicho muchas veces, es muy importante que bebas a diario el agua que tu organismo necesita, que suele estar en torno a los dos litros diarios. Si estás continuamente deshidratado tu cuerpo no va a poder eliminar estas sustancias, y se van a quedar como depósitos ahí.

Además, si no bebes agua en cantidad suficiente, a tu organismo le va a resultar difícil combatir los radicales libres que dañan las células, y no va a ser capaz de contrarrestar la toxicidad que producen los metales pesados en tu organismo.

La deshidratación es una causa importante de estrés oxidativo, y lo que ocurre en este caso es que dificulta la capacidad del cuerpo para combatir los radicales libres que dañan las células. Si bebes suficiente agua, tu organismo podrá eliminar mejor las toxinas y habrá menos posibilidades para que se queden alojadas en los órganos de desintoxicación como el hígado, los riñones, o incluso la piel.

2. Toma productos fermentados

Las bacterias que se encuentran en el intestino tienen la capacidad de unirse a metales pesados y hacerlos salir del cuerpo. Por eso, los alimentos fermentados que contienen probióticos, como el ácido láctico (lactobacillus), te ayudan a reponer la flora intestinal y refuerzan su funcionamiento.

Algunos ejemplos de alimentos fermentados que contienen estas bacterias que te ayudan en este caso son el yogur probiótico, el suero de leche, el requesón, el kéfir, el queso de soja fermentada, así como los pepinos encurtidos, rábanos, remolacha y el ajo.

Por eso, te conviene introducirlos en tu dieta regular para poder promover el crecimiento de estas bacterias y eliminar más metales pesados de tu cuerpo.

3. Come alimentos ricos en polifenoles

Si tomas más alimentos ricos en polifenoles conseguirás activar una enzima que te ayudará enormemente a paliar los efectos del proceso oxidativo de tu organismo, y a evitar que los metales pesados se queden depositados en tu organismo.

Ejemplos de bebidas ricas en polifenoles los puedes encontrar en el el té verde, el jugo de uva roja e incluso en el vino tinto., y entre los alimentos, son buenas fuentes de polifenoles los clavos de olor, el anís estrellado, la menta seca, el orégano seco, las semillas de lino, el caco en polvo, el chocolate negro, las bayas de saúcos , los arándanos, las fresas, las grosellas negras y las ciruelas.

4. Come alimentos ricos en azufre

Hay un antioxidante que desempeña una función muy importante en la eliminación de toxinas y metales pesados del organismo, y es el glutation, que se adhiere a ellos y los lleva al torrente sanguíneo filtrándolos a través del hígado y los riñones.

Para que el cuerpo impulse la actividad de este antioxidante, te conviene tomar alimentos ricos en azufre, y dentro de este grupo puedes encontrar el ajo, la cebolla, el puerro y las verduras crucíferas como el brócoli, la col rizada, el berro, las coles de bruselas y la coliflor.

Otra alternativa es tomar suplementos de glutation, pero esto siempre debes hacerlo bajo la supervisión del médico o especialista.

5. Haz ejercicio

Una de las mejores formas de eliminar toxinas es sudar, y hacer ejercicio de forma regular es la mejor manera de sudar y eliminar en pocos minutos gran cantidad de toxinas y con ellas, los metales pesados de tu cuerpo.

En este caso, son preferibles los ejercicios de gran intensidad para que todas las glándulas sudoríparas se pongan a funcionar. Además, este tipo de ejercicio mejorará la circulación sanguínea y hará que órganos como el hígado y los riñones, funcionen mejor.

Eso sí, es preferible que antes de realizar un ejercicio muy intenso consultes al médico si no estás acostumbrado a ello, para prevenir posibles lesiones.

6. Sauna

Otra buena forma de sudar sin hacer ejercicio es a través de la sauna. Con las sesiones de sauna, sobre todo si consigues hacerlas de forma regular, conseguirás eliminar toxinas y los metales pesados de tu cuerpo, como el mercurio y el plomo.

Cuanto más larga sea la sesión de sauna, más efectiva será para eliminar todas esas sustancias, pero sino estás acostumbrado, debes empezar primero con permanecer durante unos diez minutos, e ir incrementando poco a poco el tiempo. Pero toma precauciones, dado que la sauna puede bajar la tensión y provocar otros efectos no deseados si no se realizan las sesiones correctamente. Por eso, es preferible que lo realices bajo supervisión médica y que te aconseje la mejor forma de hacerlo, especialmente si tienes algún problema de salud o si tu edad ya es avanzada.

Remedios naturales para eliminar los metales pesados de tu cuerpo

También puedes recurrir a la ayuda de remedios naturales que son de gran utilidad para lograr que tu cuerpo elimine los metales pesados de tu organismo y evitar que se adhieran a los tejidos de tu cuerpo provocando otras dolencias más complicadas. Por eso, aquí tienes los cinco más sencillos para que elijas el que mejor creas que te puede ayudar en este caso:

1. Toma cardo mariano

El cardo mariano ayuda a regenerar el hígado, y este órgano es el mayor filtro de toxinas del organismo, por lo que para prevenir que los metales pesados se queden depositados en el organismo es necesario cuidarlo y evitar que se agote.

Puedes incorporar el cardo mariano a tu dieta habitual de una forma sencilla, y es tomando infusiones que puedes hacer con sus semillas. Para hacer la infusión, tienes que poner en una taza 1 cucharadita de semillas de cardo mariano o una bolsita de cardo mariano y añadir agua hirviendo. A continuación, debes dejar reposar durante 10 minutos la infusión tapada antes de beberla. En este caso, y como es para desintoxicar tu organismo, debes tomar entre 4 y 6 tazas al día.

Otra alternativa es tomar suplementos de cardo mariano, pero en ese caso, es conveniente que lo consultes antes con el especialista para que te aconseje la cantidad que debes tomar y la forma en que debes hacerlo para que esté acorde a tu situción particular y prevenir posibles efectos secundarios.

2. Consume Cilantro

El cilantro se adhiere a algunos metales pesados como el aluminio, mercurio o el plomo, y los elimina del cuerpo, además de tener propiedades antioxidantes fantásticas.

Para intensificar su efecto desintoxicante, puedes hacer un batido con una ramita de cilantro, 1 pepino, 1 ramita de apio, 1 manzana verde, el zumo de medio limón y una pizca de sal. Puedes añadirle un poco de agua si ves que queda muy espeso, y lo debes tomar todos los días en ayunas y esperar unos 20 minutos antes de desayunar para que haga un mejor efecto.

3. Aumenta el consumo de remolacha

La remolacha es una buena hortaliza que te ayudará a eliminar los metales pesados de tu cuerpo.

Puedes preparar este estupendo zumo de remolachas poniendo en la licuadora 3 remolachas pequeñas cortadas en trozos, 2 zanahorias grandes sin piel cortadas en trozos, y dos 2 manzanas cortadas, que pueden ser rojas o verdes, lo que más te guste. Tienes que beber un vaso recién hecho todos los días en ayunas durante al menos tres meses, para lograr el efecto que quieres.

4. Zumo de tomate

También puedes preparar este estupendo zumo de tomate para tomar en ayunas, que será perfecto para depurar el organismo y librarte de los metales pesados.

En esta ocasión, tienes que trocear 2 tomates medianos, 1 manzana roja, 1 zanahoria de tamaño mediano, 1 limón, 1 naranja y pasarlos por la licuadora hasta obtener su zumo. A continuación, tienes que añadir 2 cucharadas de miel y agua para dejarlo un poco más líquido, y remover bien hasta que se disuelva la miel. Tienes que tomarlo inmediatamente para aprovechar bien todas sus propiedades.

5. Zumo de rábano y zanahoria

El rábano resulta un buen depurativo, y junto a las buenas propiedades de la zanahoria, conseguirás eliminar las toxinas que no le hacen ningún bien a tu cuerpo, especialmente los metales pesados.

Para preparar este zumo, necesitas unos 100 gramos de rábanos y 3 zanahorias. Tienes que pasarlos por la licuadora para extraer su zumo, remover bien y beberlo de inmediato. En esta ocasión, no es necesario beberlo a diario, sino sólamente 1 día a la semana en ayunas, para que resulte más efectivo.

¿Conoces algún remedio más para eliminar los metales pesados de tu organismo?

Estos han sido las recomendaciones y los remedios naturales que pueden ayudarte a lograr que tu cuerpo se libre de estas toxinas y evitar otro tipo de males, pero igual tú conoces algún otro remedio que pueda ser útil para este fin y no esté en este artículo. ¿Me ayudas a completarlo?