10 Remedios Naturales para la Piel Seca que te Sorprenderán

misremedios.com

La piel seca del cuerpo puede aparecer porque se abusa demasiado de los baños prolongados, por utilizar jabones demasiado abrasivos o incluso por utilizar productos de limpieza en la ropa que contengan demasiados químicos, entre otros muchos factores.

Aunque hay muchos productos y cremas hidratantes en el mercado, no siempre pueden ofrecernos el resultado que deseamos, por lo que se puede recurrir a remedios naturales para mejorar los síntomas que aparecen cuando la piel se encuentra demasiado seca.

Si quieres saber unos cuantos consejos para que tu piel no se reseque y como puedes recuperar su hidratación natural utilizando productos naturales, no dejes de leer este artículo.

Libro Remedios Caseros

¿Por qué aparece la piel seca?

El órgano más grande que tienes es tu piel, aunque no te lo creas, y es la primera barrera natural que protege a tu organismo de posibles infecciones y de otras agresiones externas como pueden ser los rayos ultravioleta, además de encargarse, entre otras funciones de regular la temperatura de tu cuerpo. Por este y otros muchos motivos, debes mantenerla sana e hidratada, ya que además de sentirte bien, debes hacerlo para contribuir a la buena salud de tu organismo.

Cuando la piel está seca, suele sentirse una falta de hidratación en ella, puede estar tirante, presentar descamación e incluso picores que en definitiva lo que producen es incomodidad a la persona que padece esta tipología de piel.

Algunas veces, la aparición de piel seca es debido a causas externas, como vivir en un clima demasiado seco o árido o también en un clima demasiado frío, dado que el frío también deshidrata la piel. Lo mismo puede ocurrir si te excedes con la calefacción o el aire acondicionado, también pueden contribuir a resecar tu piel.

Otras veces, puede deberse a otros factores como la edad o la aparición de otras dolencias, como el hipotiroidismo o la menopausia.

Por eso, hoy te traigo unos cuantos consejos y varios remedios naturales que te ayudarán a mantener tu piel hidratada durante más tiempo y evitar las consecuencias de la sequedad de la piel.

Consejos para mantener la piel hidratada y evitar la sequedad

1. Bebe al menos dos litros de agua al día

Una de las principales formas de mantener tu piel hidratada es beber agua en cantidad suficiente, y esa cantidad suele estar en torno a los dos litros diarios, aunque puede variar en función de la actividad física que realices y necesitar algo más. El agua ejerce una acción hidratante desde dentro, y si no bebes la que tu cuerpo necesita, por mucho que te apliques los tratamientos más caros sobre tu piel, estos sólo actúan sobre las capas más superficiales de tu piel, y no lograrás que se hidrate del todo.

2. No te bañes en exceso

Si eres de los que crees que al tener la piel seca conseguirás hidratarla tomando baños prolongados, estarás aumentando la sequedad de tu piel y logrando justamente el efecto contrario.

Si te bañas o duchas más veces de las necesarias, estás aplicando demasiados productos químicos sobre tu piel y aunque con el baño eliminas los residuos que se acumulan sobre tu piel durante el día, también puedes alterar el manto protector natural de la piel que la protege y puedes agravar cualquier condición de sequedad que tengas. Este manto protector también puede verse afectado si el agua que utilizas para ducharte o bañarte está demasiado caliente.

Por lo tanto, para evitar que tu momento del baño o ducha reseque tu piel, recuerda que debes ducharte una vez al día solamente, salvo que realices alguna actividad deportiva, con el agua tibia o lo más templada posible y sin pasar demasiado tiempo bajo el agua. Puedes enfatizar el enjabonado en las zonas de los pies y las axilas, y procura utilizar jabones neutros, sobre todo en tus partes íntimas. Cuando te vayas a secar, hazlo de forma suave, y una vez que te hayas secado, procura aplicar algún producto hidratante sobre tu piel.

3. Presta especial atención a tu piel cuando te depiles

El método de depilación que utilices también puede agravar la sequedad de tu piel. Cuando te depilas con cuchilla, puedes estar empeorando el estado de tu piel si es seca, ya que al afeitar el vello no deseado, puedes estar eliminando los aceites propios que tu piel posee.

Para no perjudicar más tu piel, procura depilarte después de la ducha, ya que en este momento el vello está más suave y flexible y el afeitado resulta más sencillo. Utiliza siempre un gel o crema específico para este fin y pasa la cuchilla en la dirección de nacimiento del pelo, para evitar tirones. Además, procura aplicarte algún producto hidratante después de la depilación para reducir la sequedad de la piel.

4. Protege tu piel del sol

Uno de las principales causas de la aparición de la piel seca son los rayos solares y la mejor forma de prevenir el daño que pueden causar es aplicar una crema de protección solar de amplio espectro, como un FPS 30 durante todo el año, no sólo en verano, dado que los rayos solares afectan también a la piel fuera de la época estival.

Los cambios bruscos de clima también pueden alterar tu piel de forma considerable. Es preferible que te vistas con capas que te puedas quitar para que cuando comience a hacer mucho calor puedas evitar la transpiración excesiva que también puede conllevar pérdida de hidratación.

Recuerda que tu piel es un protector de tu cuerpo, pero esto no quiere decir que sea invencible, por lo que debes hacer todo lo que esté en tu mano para reducir la piel seca.

5. Pon un humidificador en casa

Algunas veces, la calefacción puede resecar la piel, al igual que un clima demasiado seco. Por eso, poniendo un humidificador en tu habitación o casa, puede mejorar el problema de la piel seca.

Remedios caseros para la piel seca

Y después de estos consejos, los mejores remedios para hidratar la piel de una forma natural. Recuerda que no debes poner en práctica todos los remedios a la vez, sino que es conveniente elegir el que mejor se adapte a tu tipo de piel y repetirlo cuando sea necesario, sin excederte de las veces que recomienda cada uno de ellos.

1. Caléndula

La caléndula aplicada externamente es estupenda para regenerar y recuperar la piel, gracias a sus flavonoides naturales. Por eso, cuando se aplica sobre la piel seca consigue hidratarla y mantenerla en buen estado.

En esta ocasión, puedes utilizar los pétalos de esta flor y machacarlos para hacer una pasta fina que debes aplicar sobre tu piel. Debes mantener esta pasta sobre la piel hasta que se seque y retirarla después con un poco de agua templada.

Puedes repetir esta acción un par de veces por semana y notarás como tu piel se ve más hidratada y resplandeciente.

2. Manzanilla

Entre las múltiples propiedades de la manzanilla, en esta ocasión nos interesa su capacidad para hidratar y para tratar un montón de dolencias de la piel. Además, esta planta resulta tener propiedades anti-inflamatorias que ayudan a tratar las alergias que pueda sufrir la piel y las contusiones.

Para beneficiarte de estas propiedades, en este caso tienes que preparar una decocción de manzanilla poniendo dos o tres cucharadas de flores secas de manzanilla en un litro de agua y dejarlo hervir durante unos diez minutos.

A continuación, puedes añadir este agua a tu bañera y permanecer en ella con el agua no demasiado caliente durante unos 10 o 15 minutos. Cuando salgas de la bañera notarás tu piel más hidratada y suave.

3. Papaya

La papaya es una fruta muy rica en vitamina A, que actúa como un protector de la piel y ayuda a protegerla de la sequedad.

En este caso, puedes prepararte una mascarilla con papaya, y para eso, tienes que triturar la pulpa de la papaya hasta hacer un puré con el que tienes que masajear tu piel con movimientos circulares. Deja actuar la pulpa sobre tu piel unos 15 minutos antes de aclarar con agua tibia.

Puedes repetir esta acción a diario ya que no tiene efectos secundarios y resulta muy hidratante.

4. Aloe Vera

El aloe vera es un recurso muy utilizado para el cuidado de la piel y el cabello, y para tratar la piel seca no podía faltar, ya que gracias a sus propiedades hidratantes, puede ayudarte a combatir la piel seca de una forma efectiva,  formando una capa protectora que mantendrá tu piel libre de cualquier tipo de impurezas.

Para preparar este remedio, corta una hoja o penca de la planta de áloe vera, y haz un corte transversal para extraer la pulpa. Ponlo en un cuenco y bátelo un poco para que te resulte más fácil de extender. Puedes aplicar la pulpa del aloe vera sobre la piel seca masajeando suavemente y deja reposar entre 10 y 15 minutos antes de enjuagar con agua tibia.

Puedes repetir esta acción a diario hasta que notes que tu piel va recuperando su hidratación natural y no está tan seca.

5. Leche, agua de rosas y limón

Gracias a las propiedades anti-inflamatorias y calmantes de la leche y al ácido láctico que contiene, te ayudará a eliminar las células muertas de la piel al mismo tiempo que aumentará la capacidad de tu piel para retener la humedad. El agua de rosas y el jugo de limón, además de reforzar esta acción, le aportarán un extra de suavidad a tu piel que agradecerá esta combinación.

Para preparar este remedio, tienes que añadir unas gotas de agua de rosas y de jugo de limón a unas diez cucharadas de leche. Después de mezclar bien, tienes que aplicarte esta solución sobre la piel seca de tu cuerpo, dejando actuar durante unos 10 minutos y lavar tu cuerpo a continuación con agua tibia, casi fría. Tienes que poner en práctica este remedio a diario y en poco tiempo comenzarás a notar los resultados.

6. Miel, cera de abejas y aceite de oliva

Gracias a las propiedades humectantes de la miel y a su alto contenido en antioxidantes y agentes antimicrobianos, conseguirás mantener tu piel suave y lisa. Pero además, junto con las buenas propiedades de la cera de abejas y las propiedades emolientes del aceite de oliva, con este remedio le aportarás a tu piel muchas vitaminas y minerales que le ayudarán a mantener una buena hidratación al mismo tiempo que mejorarán su buena salud.

Para preparar este remedio, necesitas mezclar a partes iguales miel sin procesar, cera de abejas y aceite de oliva. Primero, tienes que fundir la cera de abejas en una cacerola pequeña a fuego lento. Cuando esté fundida, tienes que retirar del fuego y mezclar junto con la miel y el aceite de oliva. Cuando hayas conseguido mezclar todo bien, debes aplicar la mezcla por todo el cuerpo, dejando actuar entre 10 y 15 minutos. Pasado este tiempo, puedes retirar del cuerpo tomando una ducha con el agua tibia.

Para notar los efectos, puedes realizar esta acción cada dos días o incluso a diario si notas que tu piel está demasiado seca.

7. Harina de avena y lavanda

La harina de avena también se puede utilizar para hidratar y aliviar la piel seca, dado que gracias a sus propiedades, deja una barrera protectora sobre la piel que impide que esta pierda agua ayudando así a mantener la humedad. Además, las propiedades regeneradoras del aceite de lavanda harán de esta combinación un buen remedio para mantener una buena salud general de tu piel al mismo tiempo que la mantendrán hidratada.

Para poner en práctica este remedio, tienes que poner la cantidad de agua tibia en la bañera que te permita tomar un baño y verter una taza de avena molida junto con unas gotas de aceite de lavanda.

A continuación, tienes que sumergirte en el agua del baño durante 15 o 20 minutos y secar a continuación tu piel con ligeros toquecitos.

Para beneficiarte de las propiedades de este remedio, puedes disfrutar de este baño relajante una vez a la semana.

8. Aguacate y miel

El aguacate es una gran fuente de ácidos grasos, vitaminas y antioxidantes que ayudan a mejorar la piel desde el interior, además de tener un alto contenido en vitamina A que ayudará a tu piel a mantenerse suave y sedosa. Además, gracias a las propiedades humectantes de la miel, hacen de este remedio un buen aliado para mantener tu piel hidratada.

Para preparar este remedio, tienes que triturar la pulpa de un aguacate maduro junto con media taza de miel y mezclar bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

A continuación, tienes que aplicar esta mezcla sobre tu piel seca y dejar reposar esta mezcla unos 15 minutos antes de retirar con agua tibia.

Para notar los efectos, tienes que aplicarte esta mascarilla una o dos veces a la semana.

9. Aceite de oliva

El aceite de oliva es una buena fuente de antioxidantes y ácidos grasos saludables para la piel, además de tener propiedades emolientes que ayudarán a suavizar y mejorar los síntomas de la piel seca del cuerpo.

Puedes utilizar el aceite de oliva de dos formas para combatir con la piel seca.

La primera de ellas sería aplicar una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra directamente sobre tu piel limpia y seca después del baño o ducha, y a continuación aplicar tu crema hidratante habitual.

Y la segunda manera sería aplicar una media hora antes de tomar una ducha, una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra sobre la piel seca, con un ligero masaje para favorecer su penetración, y pasado este tiempo, tomar la ducha y aplicar después tu crema hidratante habitual.

10. Aceite de almendras

El aceite de almendras es una excelente fuente de vitamina E y, por lo tanto, resulta ser un buen emoliente y lubricante para la piel seca, al mismo tiempo que gracias a los antioxidantes que contiene, contribuye a la buena salud de tu piel en general, resultando un aceite no demasiado graso que tu piel puede absorber fácilmente .

Para preparar este remedio, tienes que calentar un poco una pequeña cantidad de aceite de almendras puro, y masajear con él toda la piel de tu cuerpo. A continuación, deja actuar el aceite durante una media hora más o menos, antes de darte tu ducha habitual con agua no demasiado caliente.

Una vez que te hayas secado suavemente, pero con la piel un poco húmeda, aplícate un poco de crema hidratante ligera para terminar de hidratar tu piel. Puedes repetir esta acción una vez al día, sobre todo cuando notes tu piel demasiado seca o tirante.

¿Quieres añadir algo más?

Estos han sido los mejores consejos para aplicar sobre tu piel seca para acabar con este problema, aunque es posible que quieras compartir conmigo tu secreto o truco para combatir la piel seca de una forma natural. ¿Me lo quieres contar?