Pezones Doloridos por la Lactancia: 10 Remedios y 15 Consejos para Aliviarlos

misremedios.com

La irritación, la inflamación y el dolor en los pezones aparecen de manera muy común en madres lactantes. Además, estos problemas también pueden surgir por otros factores, como llevar sujetadores muy ajustados o tener la piel excesivamente seca. Tener los pezones doloridos es muy molesto y puede condicionar tu vida diaria, sobre todo si debes dar de mamar a tu pequeño frecuentemente.

En este artículo veremos cuáles son los mejores remedios para aliviar el dolor de pezones y qué consejos puedes seguir para que desaparezca lo más rápido posible y no vuelva a aparecer. ¡No te lo pierdas!

Libro 365 Remedios Naturales

¿Por Qué Duelen los Pezones?

Los pezones son una de las partes más sensibles del cuerpo, ya que poseen una gran cantidad de terminaciones nerviosas. Por eso son más propensos a irritarse y producir dolor. Cuando esto ocurre, la sensación puede ser muy molesta e incluso puede impedir que desarrollemos nuestra vida diaria con normalidad.

Cuando un pezón se irrita pueden aparecer diversos síntomas como enrojecimiento, hipersensibilidad, dolor, picazón o hinchazón. En ocasiones pueden aparecer grietas alrededor del pezón, e incluso a veces pueden producirse secreciones acuosas de un color blanquecino.

Existen muchas causas por las que los pezones pueden producir dolor. Sin duda la lactancia materna es una de las más comunes. Más del 80% de las madres lactantes experimentan dolor en los pezones. Esto ocurre porque el bebé no se agarra correctamente al pezón cuando mama, o también puede ocurrir cuando empiezan a salirle sus primeros dientes.

Aparte de la lactancia, hay otros factores que pueden causar dolor en los pezones:

  • Usar sujetadores demasiado ajustados
  • Hacer ejercicio sin usar un sujetador deportivo adecuado
  • Cambios hormonales durante la menstruación o el embarazo
  • Sequedad excesiva en la piel
  • Infecciones en la piel
  • Lesiones en la piel
  • Padecer mastitis
  • Cáncer de mama

10 Remedios para Aliviar el Dolor de Pezones

Independientemente de si tu dolor de pezones está causado por la lactancia o por cualquiera de los otros factores que hemos mencionado, puedes aliviarlo fácilmente usando remedios naturales. Los más conocidos y efectivos son los siguientes:

  1. Leche materna: Si la lactancia ha sido la causa de tu dolor de pezones, curiosamente también puede ser la solución a tu problema. La leche materna tiene propiedades calmantes y antibacterianas que pueden ayudarte a aliviar los pezones doloridos. Antes y después de amamantar a tu bebé aplícate unas gotas de leche materna sobre el pezón y deja que se seque por completo para que la piel la pueda absorber y actúe de manera eficaz.

  2. Compresas calientes: Las compresas calientes pueden ayudarte a calmar la zona y rebajar la hinchazón para calmar el dolor de pezones. Empapa una compresa en agua tibia, escúrrela y colócala sobre tus pezones durante 5 minutos. Hazlo al menos 10 minutos antes de amamantar a tu pequeño, y repítelo después de terminar. El calor de la compresa te ayudará a aliviar el dolor. También puede ayudarte un baño caliente o aplicarte una almohadilla eléctrica.

  3. Aceite de árbol de té: El aceite de árbol de té posee propiedades antisépticas y calmantes que pueden ayudarte a aliviar el dolor de pezones y a reducir su tiempo de curación. Además, también es muy útil para prevenir la aparición del dolor nuevamente. Puedes añadir unas gotas de aceite de árbol de té en un vaso de agua tibia, y empapar un paño con este agua. Aplícalo después sobre los pezones durante varios minutos.

    Otra opción también es mezclar un par de gotas de aceite de árbol de té con aceite de coco o aceite de oliva y aplicarlo sobre el pezón haciendo un masaje muy suave para ayudar a su absorción. Después enjuaga la zona con agua tibia si tienes que amamantar a tu bebé.

  4. Aceites esenciales: Aunque el aceite de árbol de té es uno de los más recomendados, otros aceites esenciales también pueden ayudarte a aliviar el dolor de pezones, como el de manzanilla, el de caléndula o el de almendras dulces. Gracias a sus propiedades hidratantes y calmantes conseguirás aliviar el dolor y reducir la sequedad de la zona, para acelerar la curación. Simplemente deberás calentar el aceite esencial y masajear suavemente los pezones con él, para ayudar a su absorción.

    Si estos aceites esenciales son muy concentrados recuerda siempre mezclarlos con aceite de oliva o aceite de coco para reducir su intensidad y evitar que puedan ser agresivos para tu piel. Recuerda después enjuagar bien la zona con agua tibia si vas a amamantar a tu bebé.

  5. Aloe Vera: Las propiedades cicatrizantes, curativas y analgésicas del aloe vera son ampliamente conocidas, y te van a venir genial para aliviar rápidamente el dolor de pezones y curar la zona si han aparecido grietas. Para aplicarlo, corta longitudinalmente una hoja de aloe vera y extrae su gel ayudándote con una cuchara. Aplica este gel en la zona de los pezones masajeando suavemente en círculos. Déjalo actuar hasta que se seque por sí solo, y después limpia bien la zona con agua tibia, sobre todo antes de dar de mamar a tu pequeño.

  6. Hojas de albahaca: La albahaca es capaz de acelerar el proceso de curación de las heridas y aliviar la sequedad de la piel, por lo que será una hierba ideal para aliviar y tratar los pezones doloridos e incluso agrietados. Para aplicar este remedio, lava un puñado de hojas de albahaca y muélelas bien hasta conseguir una pasta. Puedes añadir unas gotitas de agua o de aceite de oliva para que la pasta no quede tan espesa. Aplica esta pasta cubriendo tus pezones y deja que se seque al aire. Cuando ya esté bien seca, enjuaga bien la zona con agua tibia, sobre todo si vas a amamantar a tu bebé.

  7. Hielo: El hielo es ideal para calmar el dolor y reducir la hinchazón, por lo que es un buen remedio para aliviar los pezones doloridos. Envuelve unos cuantos cubitos de hielo en un paño fino y colócalo sobre tus pezones durante un par de minutos. Hazlo antes y después de darle de mamar a tu pequeño para notar un alivio instantáneo.

  8. Caléndula: La caléndula es muy eficaz para reducir la inflamación y el dolor, así que te ayudará de manera rápida a aliviar los pezones doloridos. Además, sus propiedades antibacterianas también te ayudarán a reducir el riesgo de infección, sobre todo si han aparecido grietas. Puedes usarla en forma de aceite, como te comentaba antes, o también puedes hacer una pasta de caléndula.

    Para ello, machaca un par de flores de caléndula y añade algunas gotitas de aceite de oliva para crear una pasta homogénea. Después aplica esta pasta sobre tus pezones y déjala secar. Finalmente, enjuaga bien la zona con agua tibia, sobre todo si vas a amamantar a tu bebé.

  9. Manzanilla: Las propiedades calmantes, antiinflamatorias y antimicrobianas de la manzanilla te ayudarán eficazmente a aliviar el dolor de pezones y reducir la hinchazón que provocan. Además, también será muy útil para prevenir infecciones si han aparecido grietas. Remoja un par de bolsitas deinfusión de manzanilla en agua caliente durante 10 minutos. Escúrrelas ligeramente y aplícalas sobre tus pezones durante varios minutos. Después, enjuaga la zona con agua tibia, sobre todo antes de dar de mamar a tu pequeño.

  10. Vitamina C: Consumir más vitamina C también te va a ayudar a curar los tejidos dañados de tus pezones, así como a evitar posibles infecciones a causa de las grietas. Alimentos ricos en vitamina C son los cítricos, los kiwis, la papaya, las fresas, la col rizada, el brócoli o el perejil. Inclúyelos en tu dieta para beneficiarte de sus magníficas propiedades.

15 Consejos para Evitar el Dolor de Pezones

Además de los remedios para aliviar el dolor de pezones, también es conveniente seguir una serie de consejos para que el dolor remita cuanto antes e incluso para evitar que el dolor de pezones vuelva a aparecer:

  1. Cuando los pezones estén irritados intenta mantenerlos destapados el mayor tiempo posible
  2. Evita lavar tus pezones con jabón, alcohol o productos a base de petróleo
  3. Relájate antes y después de darle el pecho a tu bebé
  4. No alejes a tu bebé mientras esté lactando, podría dañarte el pezón
  5. Alimenta con frecuencia a tu bebé para que no esté tan ansioso a la hora de lactar y pueda dañarte los pezones al morder con fuerza por el ansia
  6. Ve cambiando de pecho cuando alimentes a tu bebé para darle tiempo a los pezones para recuperarse
  7. Cuando alimentes a tu bebé cambia de posición con frecuencia para que no ejerza presión siempre en el mismo sitio del pezón
  8. Asegúrate de que el bebé está en una posición relajada y estable para que fuerce tus pezones lo mínimo posible
  9. Procura que tu bebé succione la leche ejerciendo presión en las zonas menos blandas del pezón
  10. Usa protectores de plástico para pezones si es necesario. Si prefieres usar almohadillas, trata de mantenerlas secas y cámbialas con frecuencia para evitar que la humedad agriete la piel del pezón
  11. Cuando termines de darle el pecho a tu bebé no te coloques el sujetador enseguida, deja tus pezones descansar al aire
  12. Procura no usar sujetadores demasiado ajustados
  13. Usa sujetadores deportivos adecuados cuando practiques ejercicio
  14. Hidrata tus senos si notas la piel demasiado seca y tirante
  15. Consulta con tu médico si el dolor dura más de una semana o si notas cualquier tipo de secreción anormal

¡Olvídate del Dolor de Pezones!

Ya has visto que existen muchos remedios y consejos que puedes seguir para que tus pezones vuelvan a la normalidad cuanto antes, y también para que el dolor no vuelva a aparecer. Así que, ya sabes, ¡no esperes más y olvídate de ese fastidioso dolor de pezones!

¿Conoces algún otro remedio o consejo que pueda ayudar a aliviar o evitar el dolor de pezones? ¡Cuéntanoslo en un comentario!