Los 10 Mejores Remedios Naturales para el Esguince de Tobillo

misremedios.com

Si alguna vez has sufrido un esquince de tobillo conocerás la hinchazón y el dolor que esta lesión puede provocar. Las torceduras de tobillo leve son muy frecuentes, pero con una rehabilitación diaria y los remedios naturales que te vamos a dar en este artículo, podrás superarla. ¿Quieres descubrirlos?

Libro Remedios Caseros

¿Qué Es Un Esguince de Tobillo?

Un esguince o torcedura de tobillo se produce cuando una articulación se tuerce, de forma que los ligamentos que conectan los huesos a la articulación sufren daños.

Los esguinces de tobillo se pueden producir por muchos motivos, aunque las causas más comunes suelen ser por correr o caminar por un terreno que es irregular, por usar zapatos con un tacón demasiado alto, al levantar objetos pesados, o como resultado de un accidente.

Por otra parte, los síntomas de un esguince de tobillo habitualmente van desde sufrir dolor, hasta la hinchazón, los moretones e incluso limitaciones del movimiento.

La intensidad del esguince puede variar de leve a grave. Los esguinces graves requieren de atención médica para poder superarlos, mientras que los esguinces de tobillo leve, que son los más comunes, podemos tratarlos fácilmente en casa con algunos remedios caseros como los que te contamos a continuación.

10 Remedios para Aliviar el Esguince de Tobillo

Como te decíamos, si los esguinces de tobillo son leves podemos aliviar el dolor con sencillos y efectivos remedios naturales en casa. Aquí te dejamos los diez mejores. ¡Veamoslos!

1. Bolsa de Hielo

Uno de los primeros pasos que debemos seguir cuando sufrimos un esguince de tobillo es aplicar frío en la zona. Si lo que queremos es reducir la hinchazón producida por el esguince, así como también aliviar la inflamación y el dolor, la aplicación de hielo nos ayudará, ya que reducirá el flujo sanguíneo en los ligamentos dañados evitando que se desgarren.

Este remedio deberemos aplicarlo en la zona afectada durante las primeras 48 a 72 horas tras haber sufrido la lesión. Para ponerlo en práctica, envuelve en una toalla unos cuantos cubitos de hielo, y deja que actúe en la zona durante unos 15 o 20 minutos. Puedes repetir este proceso cada dos o tres horas.

Si no dispones de cubitos también puedes utilizar cualquier paquete congelado que tengas, pero pongas lo que pongas, hazlo siempre cubriéndolo con una toalla y no directamente sobre la piel para evitar dañarla.

2. Sales de Epsom

Las sales de epsom contienen cristales de sulfato de magnesio que son muy eficaces para aliviar dolores en los músculos y nervios.

Para preparar este remedio vierte una taza de sal de epsom en un recipiente con agua caliente. Con la ayuda de la mano, remueve el agua con las sales para que éstas se disuelvan, y a continuación introduce el pie en el recipiente para dejar que el tobillo se remoje durante al menos media hora. Puedes repetir la acción dos veces al día durante cuatro días.

3. Compresa

Para trata de reducir la inflamación, comprimir o vendar la zona lesionada puede sernos muy útil, ya que nos ayudará a controlar el dolor y evitar que la lesión se agrave.

Pon una compresa o venda elástica por el día, de tal forma que envuelva los dedos de los pies hasta a la mitad de la pantorrilla con un presión uniforme. No presiones en exceso porque podrías restringir el flujo de sangre, y por la noche retira la venda.

Si en cualquier momento notas que la zona se queda adormecida o empieza a volverse azul retira de inmediato la venda.

4. Aceite de Ricino

Un masaje con aceite de ricino es otro de los remedio efectivos para aliviar el dolor y la inflamación de los esguinces de tobillo. Además. gracias a los ácidos grasos esenciales que contiene, también nos ayudará a mejorar la circulación y relajar nuestras articulaciones.

Para poner en práctica este remedio humedece un paño de algodón en aceite de ricino y aplícalo sobre el tobillo, dejándolo actuar entre 20 o 30 minutos. Es aconsejable que mantengas el pie en alto durante ese tiempo para favorecer la circulación. Puedes repetir el proceso hasta que empieces a notar mejoría.

5. Cúrcuma

Ya te hemos dicho en numerosas ocasiones que la cúrcuma es un estupendo analgésico gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Además, al ser antiespasmódico, esta especia nos ayuda a relajar los músculos, los tejidos y las articulaciones, aliviando así la hinchazón y el dolor.

Para poner en práctica este remedio añade en un recipiente dos cucharadas de cúrcuma en polvo, una cucharada de jugo de limón y un poco de agua tibia, y mezcla los ingredientes hasta formar una masa espesa. Luego, aplica la masa en la zona del tobillo y envuélvela con una venda, dejándola actuar durante unas 10 horas. Puedes repetir este tratamiento durante una semana.

Otra opción para aliviar rápidamente el dolor, es mezclar la misma cantidad de cúrcuma en polvo y piedra caliza en polvo, y añadir agua hasta que espese. A continuación, deberemos aplicar la masa en la zona afectada antes de dormir,  y dejarla actuar durante toda la noche, retirándola por la mañana. Puedes repetir esta acción durante 2 o 3 días.

Si el dolor es muy intenso, también puedes añadir una cucharadita de cúrcuma en polvo a un vaso de leche caliente, y beberlo dos veces al día durante una semana.

6. Ajo y Aceite de Coco

El ajo también tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que puede sernos de gran ayuda para aliviar el dolor y la inflamación producidos por un esguince de tobillo. Además, gracias a sus propiedades curativas y su capacidad para incrementar la fuerza y la energía de nuestro cuerpo, el proceso de curación se acelerará.

Mezcla una cucharada de jugo de ajo con dos cucharadas de aceite de coco caliente, y frota la mezcla sobre la zona afectada. Deberás dejarla actuar durante media hora, y luego lavar la zona con agua tibia. Puedes repetir el proceso hasta tres o cuatro veces al día, durante varios días, hasta que sientas que tu tobillo está recuperado.

7. Ejercicios de Rehabilitación

Otro remedio que podemos poner en práctica es la realización de algunos ejercicios para aumentar la movilidad y ayudar a que los ligamentos del tobillo se recuperen poco a poco. Aunque ten presente que deberás hacerlos si el esguince es leve, y siempre y cuando no lo tengas demasiado hinchado o doloroso.

  • Ejercicio 1: Realiza círculos con los tobillos o escribe el alfabeto con los dedos de los pies, de tal forma que vayamos aumentando la movilidad poco a poco.
  • Ejercicio 2: Siéntate en una silla y apoya la planta del pie en el suelo. A continuación, mueve las rodillas de lado a lado suavemente durante unos 2 o 3 minutos, manteniendo el pie plano todo el tiempo.

8. Cebolla

Las cebollas poseen propiedades antiinflamatorias que sirven de gran utilidad para tratar los esguinces de tobillos. Haciendo una cataplasma de cebolla conseguiremos extraer las toxinas y reducir la inflamación del tobillo.

Para preparar este remedio deberás añadir una cucharada de sal a una cebolla picada, y extenderemos la mezcla en una muselina o tela de algodón fina, con la que envolveremos nuestro tobillo para dejar actuar durante un par de horas. A continuación lavaremos la zona y notaremos que la inflamación ha reducido. Puedes repetir el remedio hasta que notes que los síntomas desaparecen.

También puedes poner una cebolla en la nevera para que se enfríe durante un par de horas, y a continuación picar una cebolla en trocito pequeños. Después las mezclaremos con una buena cantidad de sal, y aplicaremos la mezcla en el tobillo, envolviéndola con una venda elástica durante unas ocho horas. Puedes repetir el proceso durante uno o dos días.

9. Aceite Esencial de Árnica

El árnica es otro de los buenos remedios que hay para el esguince de tobillo gracias a sus propiedades antiinflamatorias, que nos ayudarán a reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación de la zona. Esta planta es muy utilizada para curar y fortalecer los músculos y articulaciones, y además, también nos ayuda a mejorar la circulación y prevenir la aparición de moretones en el área de la lesión.

Para poner en práctica este remedio aplica unas cuantas gotas de aceite esencial de árnica en forma diluida sobre el tobillo, y masajea la zona. A continuación, envuelve el tobillo con una venda y deja que el remedio actúe durante al menos cinco horas. Puedes repetir el proceso varios días seguidos hasta que notes que tu tobillo está recuperado.

Otra opción es que apliques bálsamo o ungüento de árnica en forma de crema unas dos o tres veces al día. Eso sí, nunca lo apliques sobre heridas abiertas y asegúrate de que no eres sensible a esta planta.

10. Aceite de Oliva

El aceite de oliva tiene propiedades curativas que nos ayudarán a que nuestro tobillo se recupere antes, y además también nos ayuda a reducir la inflamación.

Para preparar este remedio calienta un poco de aceite de oliva y aplícalo sobre la zona afectada, dándote suaves masajes. De esta manera conseguirás relajar los músculos y aliviar el dolor. Puedes repetir la acción tres o cuatro veces al día, durante unos cuantos días.

También puedes mezclar una cucharada de aceite de oliva con un yema de huevo, y aplicar la mezcla sobre la zona. A continuación, deberás cubrirlo con un algodón y vendar el tobillo durante un par de días.

¡Cuida de Tus Tobillos!

Como has visto son muchos los remedios naturales que pueden ayudarnos a aliviar las molestias y el dolor producido por un esguince de tobillo. Si además de ello, previenes esas lesiones calentando antes de hacer ejercicio, usando calzado cómodo y teniendo cuidado ante posibles terrenos irregulares, seguro que le ganas la batalla a los esguinces. Además, recuerda reposar y no hacer sobreesfuerzos cuando sufras uno para recuperarte mucho antes. ¡Cuida de tus tobillos y retoma tus actividades!

¿Y tú? ¿Tienes algún remedio más para el esguince de tobillo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!