10 Síntomas que podrían indicar que tu Intestino tiene Problemas

misremedios.com

El intestino es un órgano muy importante para nuestra salud, ya que se encarga tanto de absorber los nutrientes esenciales de los alimentos que ingerimos, como de desechar lo que el cuerpo no puede aprovechar de ellos. Sin embargo, si nuestro intestino no está sano estas dos funciones clave empezarán a fallar, provocándonos diversos problemas de salud.

¿Quieres saber cuáles? Enseguida te los cuento.

Libro 365 Remedios Naturales

¿Qué Puede Ir Mal en Mis Intestinos?

El correcto funcionamiento de nuestros intestinos es de vital importancia para conservar una buena salud. En ellos nuestro cuerpo absorbe las nutrientes necesarios para sus funciones y expulsa lo que no le sirve convirtiéndolo en deshechos que luego excretaremos. Es por esto que mantener nuestros intestinos sanos es tan importante.

Dentro del intestino existen unas bacterias que no son un problema, sino todo lo contrario. Estas bacterias nos ayudan a convertir el alimento en energía y a la vez a expulsar las sustancias y toxinas que nuestro cuerpo no puede aprovechar. Además, también ayudan a mejorar nuestro sistema inmunológico e incluso a que nuestro cerebro produzca serotonina, un neurotransmisor que nos proporciona sensación de bienestar.

Sin embargo, estas bacterias intestinales buenas son delicadas, por lo que si no cuidamos bien nuestro aparato digestivo es posible que se desequilibren y proliferen bacterias dañinas en nuestros intestinos. Este desequilibrio bacteriano puede afectar tanto a nuestra función digestiva como a otros órganos y sistemas corporales. Por eso es importante mantener nuestros intestinos sanos, para que todo nuestro cuerpo funcione a la perfección.

Nuestra flora intestinal se puede desequilibrar por múltiples razones, pero podemos contribuir a mantener nuestros intestinos sanos tomando una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras, y evitando comidas ricas en grasas saturadas, azúcares o harinas refinadas. También será importante evitar el tabaco y el alcohol, ya que también pueden irritar el intestino.

10 Síntomas de que tu Intestino No Está Sano

Podríamos pensar que cuando existe algún problema en nuestros intestinos, la única manera de manifestarse es a través de problemas digestivos. Pese a que éste es uno de los signos más evidentes, no es ni mucho menos el único. Como podrás ver a continuación, existen muchos otros problemas de salud que pueden estar causados por desequilibrios intestinales.

  1. Problemas digestivos: El signo más evidente de que hay un problema en nuestros intestinos es la aparición de problemas digestivos. Experimentar hinchazón, dolor de estómago, acidez, gases, diarrea o estreñimiento será una señal clara de que algo en nuestro aparato digestivo no está yendo bien. Incluso se podrían presentar problemas más graves como la colitis o el colon irritable.

    Para evitar estos problemas digestivos será importante cuidar nuestra alimentación, evitando comidas demasiado grasas o ricas en carbohidratos, manteniendo una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras.

  2. Deficiencias de vitaminas o minerales: Como te comentaba antes, una de las funciones del intestino es la absorción de los nutrientes esenciales de los alimentos. Si nuestro intestino no está sano, es posible que no pueda desempeñar correctamente esta función, haciendo que desarrollemos ciertas carencias nutricionales. Las deficiencias más comunes a causa de un desequilibro en la flora intestinal son de vitaminas B7, B12, D, K y magnesio.

  3. Falta de energía: Una falta de energía o fatiga constante, a pesar de haber descansado lo suficiente, podría ser una señal de que hay algún problema en nuestro intestino. Al no poder absorber bien los nutrientes esenciales de los alimentos, nuestro cuerpo no recibirá suficiente energía para poder desempeñar correctamente sus funciones, provocando así la fatiga.

    Además, las bacterias intestinales perjudiciales pueden producir un aumento de ciertos compuestos inflamatorios llamados citoquinas, que están asociados directamente con la aparición de la fatiga.

  4. Problemas en la piel: Un desequilibrio en las bacterias intestinales puede provocar un aumento de bacterias dañinas en el intestino. Esto puede permitir el paso de toxinas a través de las paredes del intestino. Estas toxinas pueden afectar a la piel, provocando la aparición de problemas cutáneos como acné, rosácea, inflamación, dermatitis, eccemas, piel escamosa, psoriasis, etc.

  5. Desarrollo de enfermedades autoinmunes: Si el intestino no funciona correctamente puede provocar inflamación a causa de las toxinas que se filtran a través de las paredes intestinales. Esto puede desencadenar una respuesta autoinmune, provocando el desarrollo o empeoramiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn o el lupus.

  6. Desarrollo de diabetes: Un desequilibrio en las bacterias del intestino puede producir una alteración hormonal, provocando que el cuerpo desarrolle una resistencia a la insulina. Esto puede favorecer la aparición de la diabetes de tipo 2.

  7. Aumento de peso: Si estás aumentando de peso y no sabes por qué, podría ser un indicativo de un mal funcionamiento intestinal. La presencia de bacterias perjudiciales en el intestino pueden interrumpir la absorción de nutrientes esenciales y de grasas. Al no poder absorberse correctamente la grasa, esto puede provocar un aumento de peso.

  8. Mal aliento: El mal aliento o halitosis también puede ser otra señal de que algo en nuestro intestino no anda bien. Un desequilibrio intestinal puede favorecer una proliferación de bacterias en la boca, provocando el mal aliento. Puedes evitar el mal aliento manteniendo una higiene oral adecuada.

  9. Problemas del estado de ánimo: Cuando proliferan bacterias dañinas en el intestino, las toxinas se pueden filtrar a través de las paredes intestinales. Estas toxinas pueden viajar al cerebro a través del torrente sanguíneo, afectando a la producción de neurotransmisores como la serotonina. Esto puede afectar negativamente a tu estado de ánimo, provocando cambios bruscos de humor, irritabilidad, ansiedad, estrés e incluso depresión.

    Además, la carencia de ciertos nutrientes también puede provocar depresión que, como te comentaba antes, es una de las causas del mal funcionamiento del intestino.

  10. Dificultad para dormir: Como te decía, un mal funcionamiento de los intestinos puede afectar a la producción de ciertos neurotransmisores como la serotonina. La serotonina es vital para inducir y regular los patrones del sueño, por lo que si sufre alguna alteración es muy posible que se presenten dificultades para conciliar el sueño.

  11. Desequilibrios hormonales: Al igual que la filtración de toxinas al torrente sanguíneo puede provocar alteraciones en la producción de neurotransmisores, también puede producir desequilibrios en la producción de hormonas, provocando trastornos hormonales.

¡Cuida tus Intestinos!

Como has podido ver, existen muchas señales que nos pueden indicar que nuestro intestino no funciona correctamente. Por eso, si experimentas alguno de estos síntomas será importante que acudas al médico para poder averiguar qué los está provocando, y tratarlo adecuadamente. Además, recuerda siempre seguir una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras para mantener un intestino y un sistema digestivo sano.

¿Conoces alguna otra señal que nos indique que nuestro intestino puede no estar sano? ¡Déjanos un comentario!