Varices: 7 Consejos para Evitarlas y 6 Remedios para Mejorarlas

Valora este artículo: 1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 votos)
Loading...

Las varices que aparecen en las piernas, además de no resultar estéticas, pueden convertirse en un problema mayor si no se ponen medios para evitarlo.

A veces, aparecen por causas hereditarias, pero otras veces pueden aparecer como consecuencia hábitos de vida poco adecuados y de un estilo de vida sedentario, por lo que se pueden prevenir antes de que aparezcan o prestarles atención si ya han aparecido.

Hoy te traigo 7 consejos para evitarlas y 6 remedios para mejorarlas que te van a resultar de gran utilidad. ¿Quieres conocerlos?

¿Por qué se producen las varices en las piernas?

Cuando tu sangre sale de tu corazón hacia el organismo, para llevar oxígeno y nutrientes a todos los rincones de tu cuerpo, tiene que emprender un camino de vuelta hasta el corazón a través de los vasos llamados venas. La primera parte del camino es fácil, ya que el corazón se encarga de impulsarla, pero la vuelta desde algunas zonas es más difícil, ya que no hay ningún órgano que la bombee de vuelta al corazón. Las regiones que están por encima de este órgano vital lo tienen fácil: la sangre, por efecto de la gravedad, vuelve con escasos esfuerzo. Pero las zonas de tu cuerpo que quedan por debajo del corazón, además de tenerlo un poco más difícil, como es el caso de tus piernas, tienen que vencer otro problema, que es la gravedad.

Para favorecer esta circulación de retorno hacia el corazón, las venas de las piernas tienen válvulas, que permiten que la sangre que va subiendo no pueda volver a bajar por su propio peso. Este impulso de retorno, se activa al mover los músculos de las piernas, por lo que andar se convierte en el principal ejercicio para activar la circulación de las piernas.

Si a tu cuerpo le resulta imposible hacer que la sangre vuelva con fluidez al corazón, ésta se va estancando, y para que tenga sitio, la vena se va dilatando. En un primer momento, si se favorece el retorno venoso dicha dilatación desaparece y la vena vuelve a ser normal. Pero si dura demasiado, la vena se va ensanchando, las válvulas dejan de funcionar y el problema ya no se solucionará cuando se favorezca el retorno.

A estos vasos dilatados se les llama varices, y pueden aparecer en cualquier lugar del organismo, aunque las más frecuentes son en las piernas.

Las varices afectan a 1 de cada 10 personas, aproximadamente, y es más frecuente en mujeres, fundamentalmente por efecto de los embarazos, debido a las hormonas y al peso que hace que empeore el retorno venoso.

Las varices tienden a hacerse más grandes con el tiempo, y pueden llegar a ser causa de edemas o hinchazón, en las piernas y úlceras varicosas, que a menudo están precedidas de pigmentación parda de la piel.

Algunos de lo síntomas que provocan en las piernas son pesadez, cansancio, calambres, picores, dolores, hinchazón de tobillos y pies…etc.

Pero no puedes resignarte ya que puedes evitar que aparezcan llevando a la práctica unos sencillos consejos, que te resultarán de gran utilidad para aliviar este problema.

Vida sana

7 Consejos para evitarlas

  1. La primera y más importante clave para prevenir la aparición de varices es que mantengas una vida activa, y para ello, nada mejor que caminar a diario y evitar el sedentarismo. Si no puedes ir al gimnasio o practicar un deporte al menos camina todos los días durante 30 minutos, viaja en bicicleta, sube las escaleras, o haz natación. Ten en cuenta que la actividad muscular de las piernas devuelve la sangre estancada a la circulación y es el mejor motor para impulsar la sangre hacia el corazón.
  2. Aunque en el invierno puede ser difícil, termina tus baños siempre con un golpe de agua fría en todo tu cuerpo, en especial en las piernas. Estos cambios de temperatura activan la circulación ayudándote a prevenir las varices ya arañas vasculares. Cuando termines la ducha, y cuando vayas aplicarte crema en las piernas tienes que efectuar un ligero masaje en sentido ascendente, desde los tobillos hacia los muslos ejerciendo una ligera presión.
  3. Si trabajas en una oficina y pasas muchas horas sentada entonces consigue una caja o un banco para colocar debajo de tu escritorio y que te permita tener los pies en alto durante la jornada. Esto cambiará significativamente la situación, mejorando notablemente la circulación en tus piernas. Además, tienes que procurar levantarte de vez en cuando y caminar un poco.
  4. Recuerda que tienes que beber suficiente agua para mantenerte hidratada, consumir menos sal y menos proteína animal llena de grasa, aumentar el consumo de vitamina E, para mantener en buen estado tus vasos sanguíneos, y llevar una alimentación equilibrada, rica en frutas y vegetales para mantener las varices alejadas de tus piernas.
  5. Intenta no estar demasiado tiempo de pie, sin moverte. Si por tu trabajo, tienes que permanecer demasiado tiempo de pie, procura cambiar el peso de una pierna a la otra, levantarte de puntillas o girar los pies en sentido de las agujas del reloj o los talones de un lado a otro. Procura hacer estos ejercicios veinte veces, relajarte durante varios minutos y luego repetir, para activar la circulación de tus piernas.
  6. Al final del día, eleva las piernas unos centímetros por encima del nivel del corazón, por ejemplo, procura elevar los pies y apoyar las piernas en una silla o taburete cuando estés leyendo o viendo la televisión. Además, si puedes, pon en práctica algún ejercicio sencillo como ponerte de puntillas varias veces durante unos segundos, realiza movimientos de pedaleo mientras estás tumbada boca arriba con las piernas elevadas, o flexiona y extiende los dedos de los pies, mientras estás tumbada o sentada con las piernas extendidas y elevadas por encima de la cadera.
  7. Recuerda además, que no es conveniente que cruces las piernas, ni que uses pantalones o ropa demasiado ajustada que dificulte tu circulación. Tampoco te convienen llevar zapatos de tacón demasiado alto, ya que estarás impidiendo la correcta circulación de la sangre.
Vida sana

Siempre puedes recurrir a nuestros remedios naturales

Siempre puedes recurrir a nuestros remedios que funcionan:

1. Agrimonia para las varices:
Las propiedades anti-inflamatorias de la agrimonia convierten a esta planta en una buena aliada para mejorar el aspecto de las varices.Tienes que preparar una decocción con sus flores, y aplicar el líquido resultante sobre las varices, preferiblemente un par de veces al día, para notar mejoría.

2. Ducha para las varices
Es beneficioso aplicar durante unos minutos una ducha en las piernas, varias veces al día, alternando agua fría y agua templada para reactivar la circulación capilar.Puede complementarse con un masaje apropiado, siempre en sentido ascendente para favorecer la circulación.

3. Masaje con áloe para las varices
El áloe vera tiene propiedades anti-inflamatorias y calmantes, por lo que su aplicación en la zona donde tengas las varices, te producirá un gran alivio.Además, un masaje diario con un poco de gel de áloe, te ayudará a vaciar el sistema venoso, activará la circulación y contribuirá a eliminar la hinchazón de las piernas.

4. Nueces para las varices
Las nueces son un alimento muy rico en aceites esenciales y en óxido nítrico, lo que ejerce propiedades vasodilatadoras que favorecen la circulación sanguínea y, por tanto, alivian las varices. Puedes beneficiarte de estas propiedades simplemente comiendo tres o cuatro nueces al día.

5.Ajo para las varices
El ajo posee propiedades rubefacientes después de ser machacado, por lo que ayuda a reducir la inflamación de las piernas y a que se noten menos las varices, aunque es difícil que desaparezcan del todo. Para preparar el ungüento necesitarás cortar unos dientes de ajo,y mezclarlo con aceite de oliva y limón. Después de dejar macerar la mezcla un mínimo de 12 horas, tienes que extender el ungüento con un pequeño masaje, recorriendo todas las varices con suaves movimientos circulares ascendentes.

6. Vara de oro para las varices
La vara de oro proporciona una acción venotónica y vasoprotectora, por lo que se emplea en personas con problemas de varices y fragilidad capilar. Para beneficiarte de estas propiedades debes poner a macerar durante 8 días, 20 gramos de la planta seca desmenuzada en 1 taza de vino. Pasados esos 8 días, tienes que filtrarlo y conservarlo en un frasco con cuentagotas. Una vez preparada la solución, deberás tomar entre 20 y 30 gotas al día disuelta en agua.

7.Vinagre, zanahoria y aóle vera para las varices.
El vinagre de manzana posee propiedades anti-inflamatorias, el áloe vera tiene propiedades calmantes, mientras que los betacarotenos y antioxidantes de la zanahoria ayudarán a mejorar el aspecto de las varices, por lo que este remedio es muy buen aliado para mejorar sus síntomas. Para prepararlo tienes que triturar estos ingredientes hasta obtener una crema suave, y aplicar esta mascarilla sobre las varices, dejándola actuar por lo menos 30 minutos. Para retirarla, tienes que usar bastante agua fría. Tienes que aplicarla a diario para ir notando los efectos.

Vida sana

¿Quieres añadir algo más?

Hoy te he traído unos buenos consejos, para que con pequeños cambios en tu vida diaria, puedas mejorar la circulación de tus piernas y prevenir las varices, pero igual quieres añadir algo que a mí se me haya podido olvidar. ¿Me lo quieres contar?

Deja tu comentario