Descubre 10 Alimentos para Combatir la Inflamación de una Forma Natural

misremedios.com

La inflamación es una respuesta que tiene nuestro organismo frente a ataques de sustancias que le pueden dañar, como pueden ser las bacterias. Este mecansimo de respuesta, es parte de la lucha contra la enfermedad que tiene el cuerpo, pero cuando la inflamación dura más tiempo del que debería, puede convertirse en otro problema más serio y ser la causa de otras enfermedades más graves.

Aunque puedes aliviar la inflamación con medicinas como antiinflamatorios, analgésicos y otros medicamentos, también puedes combatir y reducir la inflamación a través de la alimentación, y por eso, hoy te traigo 10 alimentos antiinflamatorios que pueden ayudarte a conseguir este objetivo. Si quieres saber cuáles son, ¡no te pierdas este artículo!.

Libro Remedios Caseros

¿Por qué aparece la inflamación?

La inflamación es parte de la respuesta que tu sistema inmunológico ofrece frente a estímulos dañinos como las células dañadas, irritantes o patógenos.

Esto puede ayudar a combatir infecciones, heridas o daños que se produzcan en algún tejido de tu organismo, pero si esta inflamación se vuelve desmesurada, puede acabar por dañar tu organismo.

La inflamación puede ser aguda o crónica. Si es aguda, puede convertirse rápidamente en severa, con síntomas que pueden durar una o dos semanas. Por otro lado, la inflamación crónica puede durar desde meses hasta años.

Un proceso inflamatorio puede producir síntomas parecidos a los de una gripe, como fiebre, escalofríos, pérdida de energía, dolores de cabeza, pérdida de apetito y rigidez muscular. A menudo, solo unos pocos de estos síntomas están presentes cuando se sufre un proceso inflamatorio.

Los síntomas de la inflamación que aparece en las articulaciones o en los músculos son enrojecimiento, hinchazón de la zona que puede desprender calor al tocarla, dolor, rigidez  e incluso pérdida de las funciones de amortiguación que hacen las articulaciones.

Hay una gran variedad de problemas de salud relacionados con procesos inflamatorios, como por ejemplo: acné, asma, sinusitis, aterosclerosis, periodontitis, celiaquismo, fiebre del heno, prostatitis crónica, enfermedades inflamatorias del intestino, colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn, artritis reumatoide, cistitis intersticial e incluso cáncer.

Una forma de prevenir ciertas enfermedades y mantenerse saludable, es controlando la inflamación del organismo siguiendo una dieta saludable y un estilo de vida sano. Hay muchos alimentos que tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudarte a prevenir y combatir la inflamación. Si quieres saber cuáles son 10 de esos alimentos que puedes incluir en tu dieta habitual, no dejes de leer este artículo.

10 Alimentos con propiedades antiinflamatorias

Aquí tienes 10 buenos alimentos que te ayudarán a prevenir la inflamación en tu organismo:

1. Aceite de oliva

Ya te he contado los múltiples beneficios del aceite de oliva dentro de una dieta sana y equilibrada, pero en esta ocasión nos interesa su poder antiinflamatorio que se debe a un componente orgánico natural llamado oleocantal. Este componente hace que el aceite de oliva tenga un poder antiinflamatorio parecido al del ibuprofeno.

Para combatir los procesos inflamatorios, opta por el aceite de oliva virgen extra, ya que tiene buenas propiedades para reducir el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas relacionadas con procesos inflamatorios como las que afectan a las articulaciones e incluso la arterioesclerosis.

Utiliza este aceite para cocinar, para hacer los aliños de tus ensaladas y hasta para ponerte en la tostada del desayuno frente a otras alternativas menos saludables como la mantequilla.

Además, puedes utilizar este aceite templado para realizarte masajes que pueden ayudarte a a combatir la hinchazón de las articulaciones como la artritis.

2. Jengibre

El jengibre contiene una sustancia llamada gingerol que es la que le otorga el poder antiinflamatorio a esta planta. Por eso, se convierte en un buen aliado para combatir tanto las enfermedades causadas por inflamaciones agudas como crónicas.

Las personas que sufren osteartritis o artritis reumatoide pueden notar una disminución del dolor y de la inflamación, al mismo tiempo que ven mejorada su movilidad si consumen jengibre de una forma regular.

El jengibre también puede reducir la inflamación que aparece después de hacer ejercicio.

Puedes utilizar jengibre fresco o seco para hacer té, y beber dos o tres tazas al día. También puedes utilizar aceite de jengibre para dar masajes sobre la zona afectada un par de veces al día. Otra forma de consumirlo es en forma de cápsulas que puedes encontrar en herbolarios y tiendas de dietética especializadas, pero en ese caso, es preferible que consultes al especialista para tomar la dosis correcta.

3. Cúrcuma

La cúrcuma tiene un componente, la curcumina, que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que pueden ayudarte frente a combatir algunos procesos inflamatorios.

De acuerdo a un estudio publicado en 2003 por la Revista de Medicina Complementaria y Alternativa, los investigadores constataron la capacidad de la curcumina de inhibir un buen número de diferentes moléculas que juegan un papel primordial en los procesos inflamatorios.

La cúrcuma es muy efectiva para combatir la inflamación en los casos de artritis, tensión muscular y otras lesiones musculares que produzcan inflamación.

Para beneficiarte de las propiedades, puede añadir cúrcuma en polvo a tus comidas para prevenir los procesos inflamatorios. Otra forma de consumir la cúrcuma es en forma de infusión una o dos veces al día, y también en forma de complemento dietético en cápsulas que puedes encontrar en herbolarios o tiendas de dietética especializadas, aunque en este último caso siempre conviene consumirlo bajo la supervisión de un especialista.

Puedes aplicar de forma externa una pasta hecha con cúrcuma en polvo y aceite de sésamo templado sobre las zonas o articulaciones para reducir la inflamación y el enrojecimiento, aunque debes tener la precaución de no aplicarlo sobre la piel dañada.

4. Ajo

Los componentes ricos en azufre que contiene el ajo le confieren su capacidad antiinflamatoria, por lo que puede convertirse en un buen aliado en estos casos.

Para beneficiarte de estas propiedades, puedes tomar 2 o 3 dientes de ajo al día con el estómago vacío para prevenir los procesos inflamatorios. Además, es conveniente que utilices el ajo en tus comidas siempre que te resulte posible.

Si optas por tomar suplementos de ajo en forma de cápsulas que puedes encontrar en herbolarios o en tiendas de dietética especializadas en productos naturales, recuerda consultar con el especialista antes.

Otra forma de beneficiarte del ajo es aplicando masajes con aceite de ajo directamente sobre las zonas o articulaciones afectadas por la inflamación para reducir el dolor.

5. Jugo de cerezas

Las cerezas son una buena fuente de magnesio y de potasio, dos componentes que te ayudarán a reducir el dolor y la inflamación tanto de los músculos como la que aparece por la artritis.

El zumo o jugo de cerezas, gracias a sus componentes, constituye una forma de tratar el dolor muscular muscular y la inflamación, con resultados similares a los de algunos antiinflamatorios como el ibuprofeno. Según un estudio de la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón del 2010 donde se pone de manifiesto la disminución de los niveles de inflamación en personas que toman habitualmente este zumo.

El estudio reveló que corredores que se iban a enfrentar a una carrera de distancia media que estuvieron consumiendo zumo de cereza una semana antes de la misma, sufrieron menos dolores e inflamación muscular al terminarla que aquellos que tomaron placebo durante el mismo período.

Los expertos recomiendan tomar al menos una taza de jugo de jugo de cerezas al día para beneficiarse de sus propiedades, que sea preferiblemente procedente de la propia fruta recién exprimida o licuada y sin azúcares o edulcorantes añadidos.

6. Salmon

Los pescados de aguas frías como el salmón son ricos en ácidos Omega-3 que ayudan a reducir la inflamación que puede aparecer en el organismo. Hay estudios que sugieren que estos ácidos grasos juegan un papel importante en la reducción de citoquinas del cuerpo, un compuesto que favorece la inflamación.

Para disfrutar de sus propiedades antiinflamatorias, puedes comerlo a la plancha, al horno o al vapor. Recuerda que si lo cocinas durante demasiado tiempo o lo sobrecalientas, puedes destruir sus buenas propiedades nutricionales.

La Asociación Americana del Corazón recomienda comer pescados ricos en omega-3 como el salmón al menos dos veces a la semana dentro de una dieta sana y saludable, para obtener buenos resultados.

Si no te gusta el sabor del pescado, puedes optar por suplementos de aceite de pescado, como el aceite de hígado de bacalao, rico en omega-3, pero recuerda que siempre que optes por un suplemento nutricional, debes ocnsultar antes con un especialista.

7. Batata

La batata, o patata dulce, como se conoce en algunos lugares, especialmente la morada, pueden ayudar a combatir los procesos inflamatorios en el cuerpo. Esto se debe a su alto contenido en vitaminas C y E, y a los alfacarotenoides y betacarotenoides que ayudan a reducir el dolor y la inflamación en el cuerpo.

El consumo regular de batata puede ayudar a reducir la inflamación de algunos tejidos como los nerviosos o los del cerebro.

Para beneficiarte de estas propiedades, es conveniente tomar una taza de batata al día dentro de una dieta sana y equilibrada. Aunque admiten muchas preparaciones, como fritas, en pasteles o incluso en postres dulce, las formas más sanas de consumirlas son al horno, al vapor o hervidas como acompañamiento de otros platos.

8. Espinacas

Esta verdura de hoja verde puede ayudar a prevenir y a reducir la inflamación. Esto es debido a su contenido en carotenoides, vitamina E, y en ácidos alfalinoleicos que actúan como verdaderos agentes antiinflamatorios capaces de reducir el dolor y la inflamación.

El consumo de espinacas puede ayudarte a reducir la inflación producida por asma, el dolor producido por la artritis e incluso el dolor que aparece con las migrañas.

La mejor forma de consumir las espinacas es en forma de ensalada, jugos y batidos vegetales, si las consumes frescas. SI las quieres cocinar, puedes añadirlas en sopas, tortillas o como complemento en otros platos.

9. Nueces

Las nueces son un estupendo fruto seco lleno con un alto contenido en nutrientes tan beneficiosos para la salud como los ácidos omega-3, vitamina E, ácido fólico, melatonina y antioxidantes, que los convierten en un buen alimento para luchar contra la inflamación.

Un consumo regular de nueces, dentro de una dieta sana y equilibrada, puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas relacionadas con la inflamación, como algunas enfermedades del corazón y la artritis, además de contribuir a tener una buena salud.

Para beneficiarte de sus propiedades, puedes tomarlas crudas o puedes poner en remojo 3 o 4 nueces en medio vaso de agua por la noche, y tomarlas por la mañana en el desayuno. También puedes tomarlas como un aperitivo muy saludable a media mañana o a media tarde, o añadirlas a batidos, cereales o incluso bizcochos.

10. Arándanos

Gracias al contenido en sustancias como antocianinas, ácidos hidroxicinámicos, ácidos hidroxibenzoicos y flavonoides de los arándanos, hacen que los arándanos funcionen como verdaderos antioxidantes y sustancias antiinflamatorias de las que se puede ver ampliamente beneficiadas el organismo.

Estas sustancias tienen la capacidad de reducir los procesos inflamatorios de algunos tejidos, siendo especialmente útiles en el tratamiento de enfermedades inflamatorias de las articulaciones, como la artritis y la artrosis, y de las encías. También ayuda a prevenir algunas enfermedades inflamatorias del aparato digestivo como la inflamación intestinal y la colitis ulcerosa.

Para beneficiarte de estas propiedades, es recomendable consumir una media taza de arándanos al día. Puedes incluirlos en ricos batidos, ensaladas, cereales e incluso postres caseros.

¿Te animas a introducirlos en tu dieta?

Ahora ya sabes cómo puedes combatir la inflamación con alimentos que puedes incluir en tu dieta habitual. Pero recuerda la importancia de incluirlos siempre en un contexto de dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras y sin comidas procesadas ni grasas saturadas, ya que no son las más beneficiosas para tu salud.