8 Beneficios de las Hojas de Olivo para tu Salud que te Encantará Conocer

misremedios.com

El aceite de oliva es la base de la dieta mediterránea, y es denominado como el oro líquido de la alimentación debido a sus estupendas propiedades para la salud.

Pero las hojas del olivo también tienen propiedades medicinales y curativas para la salud, de las cuales te puedes beneficiar. Por eso, hoy te voy a contar en este artículo hasta 8 estupendos beneficios para promover un mejor estado de salud. Si quieres saber cuáles son, ¡no dejes de leerlo!.

Libro Remedios Caseros

Las hojas del árbol del olivo y sus usos medicinales

Ya te he hablado en otra ocasión de los beneficios que tiene el aceite de oliva para tu salud, y es posible que tanto éste como las sabrosas y ricas aceitunas, formen parte de tu dieta habitual beneficiándote de sus estupendas y saludables propiedades. Pero, hoy vamos a conocer otra parte aprovechable del árbol que da estos frutos que es posible que no se conozca tan en profundidad, y es que las hojas del árbol del olivo, se han utilizado con fines medicinales también desde hace siglos para tratar múltiples dolencias y para conseguir una buena salud.

El poder de las hojas nace de las propiedades fitoquímicas de la planta, que hacen que este árbol se autoproteja de enfermedades y plagas. Uno de estos fitoquímicos más importantes, que  está presente en las hojas de olivo es la oleuropeína, un ingrediente activo que incide directamente en los efectos beneficiosos que tienen  sobre la salud humana. Otros componentes muy importantes que contienen estas hojas son los flavonoides y los antioxidantes, de cuyos beneficios ya te he hablado en alguna otra ocasión. Pero si quieres saber todo lo que pueden aportarte las hojas de olivo para tu salud, no dejes de leer este artículo.

Beneficios de las hojas de olivo para la salud

1. Disminuyen la presión arterial

Las hojas de olivo pueden regular la tensión arterial previniendo la hipertensión. Esto es posible gracias a que una de las sustancias que contienen, es capaz de relajar los vasos sanguíneos y prevenir la formación de coágulos, mejorando así la circulación de la sangre a través de las arterias.

Para las personas que están en una primera etapa de hipertensión, al tomar el extracto de estas hojas, les ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos, consiguiendo así reducir la presión arterial tanto sistólica y diastólica, aunque es posible que en personas que tienen sobrepeso, este efecto podría no producirse.

2. Fortalecen el corazón

Los problemas cardíacos pueden aparecer a cualquier edad, sin distinción, pero las hojas de olivo pueden ayudarte a fortalecer tu corazón, y aunque en buena parte es gracias a su capacidad para regular la presión sanguínea, el principal aporte a tu salud cardiovascular es gracias a su contribución para prevenir la aterosclerosis, una dolencia que aparece cuando las paredes de las arterias se endurecen y se estrechan debido a una excesiva acumulación de placa.

Las hojas de olivo pueden ayudar a prevenir y a mejorar este problema, ya que los polifenoles que contienen impiden que las paredes de las venas se endurezcan, los antioxidantes disminuyen la oxidación y combaten este problema en las primeras etapas, y además consiguen reducir los depósitos de grasa en las paredes arteriales previniendo la inflamación.

3. Regulan los niveles de azúcar en la sangre

Los compuestos que contienen las hojas de olivo tienen la capacidad de controlar los niveles de azúcar en la sangre disminuyendo la absorción de azucares por parte del intestino.

Así, gracias a los componentes que contienen las hojas, ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre y restringen los efectos de cualquier aumento en los niveles de azúcar, contribuyendo a luchar contra la diabetes.

4. Ayudan a luchar contra algunos tipos de cáncer

Gracias a sus propiedades antioxidantes, los compuestos de las hojas de olivo ayudan a luchar contra algunos tipos de cáncer en sus primeras etapas, ya que contribuyen a frenar el crecimiento de células malignas.

Su contenido en polifenoles, previene el crecimiento de nuevas células cancerosas, frenando así el crecimiento de los tumores, siendo efectivo sobre todo en algunos tipos de cáncer como el de mama.

5. Ayuda a prevenir trastornos cognitivos degenerativos

Las hojas de olivo ayudan a combatir el envejecimiento de varias formas. Por una parte, protege a las neuronas de un funcionamiento anormal, previniendo así muchos trastornos neurológicos.

Por ejemplo, gracias a uno de sus componentes, es capaz de neutralizar la formación de ciertas proteínas que contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, contribuyendo a evitarlo.

6. Mejora la artritis y la osteoporosis

Gracias a las propiedades antiinflamatorias de las hojas de olivo, contribuyen a mejorar la hinchazón, a reducir la inflamación crónica y a sanar los tejidos dañados combatiendo así el dolor producido por la artritis.

Además, gracias a su contenido en oleuropeína, las hojas de olivo ayudan a inhibir la acumulación de células grasas en la médula ósea, previniendo así el desarrollo de osteoporosis.

7. Fortalecen el sistema inmunológico

Gracias a los fitoquímicos que contienen las hojas de olivo, aceleran la actividad de la vitamina C, contribuyendo a reforzar el sistema inmunológico.

Por este motivo, el extracto de las hojas de olivo resulta útil para prevenir y luchar contra diversas enfermedades como los resfriados, la gripe e incluso el herpes.

8. Vigoriza la piel

Los componentes de las hojas de olivo se utilizan en los fotoprotectores solares para proteger la piel de los daños causados por los rayos ultravioletas.

Además, los extractos de hojas de oliva ayudan a evitar que los radicales libres dañen la piel gracias a su efecto antienvejecimiento.

Las hojas también son efectivas para curar heridas, ayudando a reducir la inflamación que pudiera aparecer.

¿Cómo se pueden tomar las hojas de olivo para beneficiarme de sus propiedades?

Para beneficiarte de todas estas propiedades, puedes adquirir el extracto de hojas de olivo o en cápsulas en algún herbolario o tienda de dietética especializada y seguir las indicaciones del especialista para tomarlo dependiendo de los resultados que quieras obtener.

Otra opción, es realizar infusiones con las hojas del olivo tú mismo, para que puedas beneficiarte de sus propiedades. Para prepararlo, puedes comprar directamente las hojas, libres de pesticidas también en herbolarios.

Pon agua a calentar y cuando rompa a hervir, llena una taza de agua junto con una cucharadita de las hojas secas de olivo, dejando que infusione durante unos 10 minutos por lo menos antes de colar para separar los restos de las hojas.

Puedes beber hasta tres tazas al día junto con alimentos para evitar la posible irritación del estómago, y como el sabor es un poco amargo, puedes añadirle una cucharadita de miel para endulzar la infusión.