Descubre los Mejores Alimentos para Combatir las Altas Temperaturas

misremedios.com

Cuando llega el calor sofocante del verano hasta se hace difícil seguir con nuestra vida cotidiana. Es entonces cuando recurrimos a bebidas y alimentos que nos alivien un poco las altas temperaturas. ¿Pero sabías que muchos de los alimentos que creemos que nos refrescan, en realidad hacen todo lo contrario?

Si quieres conocer cuáles son las mejores bebidas y alimentos para combatir las altas temperaturas, y sobre cuáles estamos totalmente equivocados, no te pierdas este artículo.

Libro Remedios Caseros

¿Cómo Regula Nuestro Cuerpo la Temperatura?

En los meses más calurosos del año nuestro cuerpo sufre las consecuencias del calor extremo: todo nos fatiga, se nos quitan las ganas de hacer cualquier actividad e incluso hasta las ganas de comer. Incluso aparecen los temidos golpes de calor, sobre los que ya te dimos algunos consejos para poder combatirlos.

Pese a que la temperatura puede variar mucho entre el invierno y el verano, nuestro cuerpo mantiene siempre una termoneutralidad, es decir, se mantiene siempre a la misma temperatura aunque haya cambios de temperatura externos. La temperatura normal de nuestro cuerpo se sitúa en unos 38° en la parte interna y entre 35-37º en la parte externa. Si sube o baja de esta temperatura podría ser por causas patológicas, es decir, a causa de alguna dolencia o enfermedad.

Por ejemplo, si nuestra temperatura corporal baja podría ser señal de hipotiroidismo, y si sube podría ser que alguna infección nos está provocando fiebre. Además, en la segunda mitad del ciclo menstrual de las mujeres la temperatura suele subir ligeramente a causa de las hormonas. Por otra parte, es normal que nuestra temperatura suba ligeramente por las tardes y baje de madrugada. También habrás notado que al hacer ejercicio  aumenta tu temperatura corporal y de hecho esto afecta al rendimiento, por eso existen técnicas de enfriamiento para deportistas, como por ejemplo enfriar la piel con toallas húmedas o con agua directamente.

Sudar es el método más eficaz que tiene nuestro cuerpo para bajar su temperatura y mantenerla en los niveles adecuados. El sudor actúa como termoregulador, por eso cuando hacemos ejercicio o cuando hace mucho calor tendemos a sudar más. Gracias al sudor conseguimos mantener nuestro cuerpo a una temperatura adecuada, ya que al evaporarse conseguimos que nuestro cuerpo se enfríe.

Aun así, nuestra dieta, es decir, lo que bebemos y comemos, puede ser determinante también a la hora de mantener una buena temperatura corporal, sobre todo en los meses de verano, cuando el calor aprieta. Sin embargo, muchas veces tomamos equivocadamente bebidas y comidas que pensamos que nos van a ayudar a enfriarnos y, todo lo contrario, incluso algunas de ellas nos perjudican en ese aspecto.

5 Alimentos que Creemos que Combaten las Altas Temperaturas… Pero No

Como te comentaba, existen ciertos alimentos sobre los que hay una creencia generalizada de que ayudan a enfriar nuestro cuerpo. Sin embargo, está más que comprobado que muchos de ellos no son eficaces e, incluso, llegan a ser contraproducentes, es decir, calientan nuestro cuerpo en lugar de enfriarlo.

  1. Alcohol: Cuántas veces habremos tomado una cerveza bien fresquita para combatir el calor, ¿verdad? Pues lo cierto es que aunque su temperatura fría pueda engañarnos, su contenido en alcohol nos deshidrata, porque actúa como vasodilatador. Esta deshidratación afectará negativamente a la sudoración que, como te comenta, es la encargada de mantener la temperatura de nuestro cuerpo. Por otra parte, el alcohol contiene muchas calorías por lo que cualquier bebida con alcohol, por muy fría que esté, terminará aumentando la temperatura de nuestro cuerpo.

  2. Bebidas muy frías: Otra tendencia habitual para paliar el calor extremo es tomar bebidas muy frías. Sin embargo, una bebida muy fría puede inhibir la sudoración a causa del gran contraste entre frío y calor que sentiremos. Y como te comentaba antes, el sudor es un termoregulador, es la manera más eficaz que tiene nuestro cuerpo de mantener una temperatura adecuada. Por eso siempre será mejor tomar bebidas frescas, pero no excesivamente frías.

  3. Refrescos azucarados: Los refrescos y los zumos concentrados suelen tener un gran contenido en azúcares. Estos azúcares exigen a nuestro cuerpo un gran trabajo metabólico para poder digerirlos y sintetizarlos. Esto incluso puede llegar a calentar el cuerpo en lugar de enfriarlo, aunque los tomemos bien fríos. Además, recuerda que como te comentaba antes, si los tomas excesivamente fríos podrías llegar a inhibir la sudoración e impedir así que tu cuerpo sea capaz de regular correctamente su temperatura.

  4. Helados: Tomar un helado es otro de los métodos más comunes por los que optamos para enfriarnos en verano. Sin embargo, nuestro cuerpo necesita mucho trabajo metabólico para digerir sus azúcares, al igual que te comentaba con los refrescos. Este exceso de trabajo metabólico hace que el frescor del helado no compense esta ingesta de calorías, por lo que en lugar de enfriar nuestro cuerpo podemos incluso llegar a calentarlo más.

  5. Granizados: Los granizados mezclan dos inconvenientes que ya te hemos comentado. Por una parte están demasiado fríos y pueden inhibir la sudoración y, por la otra, contienen muchos azúcares que exigirán a tu organismo un trabajo metabólico que podría contribuir a calentar tu cuerpo. En definitiva, los granizados pueden parecer una opción muy refrescante pero, en realidad, no son recomendables.

10 Alimentos que Combaten las Altas Temperaturas

La dieta ideal para las altas temperaturas es una dieta baja en calorías y repleta de productos frescos para así ayudar a nuestro cuerpo a mantener una temperatura adecuada. Recuerda que las calorías aumentan nuestra temperatura corporal y, aunque en invierno eso pueda venirnos bien, en verano nos dará más calor.

A continuación encontrarás una lista con los mejores alimentos para bajar nuestra temperatura en verano:

  1. Agua fresca: El sudor ayuda a nuestro cuerpo a regular su temperatura, pero sudar mucho también contribuye a deshidratarnos. Por eso, ya que en verano sudamos más porque nuestro cuerpo necesita bajar más nuestra temperatura, también necesitamos ingerir más líquidos. Sin duda, lo mejor que podemos hacer para combatir la deshidratación es beber agua, al menos 2 litros diarios. Y, como te comentaba antes, es conveniente que el agua esté fresca pero no excesivamente fría, para evitar así inhibir la sudoración.

  2. Fruta fresca: Como te comentaba, uno de los inconvenientes del calor veraniego es que sudamos más y eso se traduce en una deshidratación. Tomando fruta fresca conseguiremos hidratarnos y refrescarnos a la vez, gracias a su gran contenido en agua. Puedes tomar alguna pieza de fruta o también puedes optar por hacer deliciosos zumos de frutas naturales bien fresquitos para enfriar tu temperatura corporal. Eso sí, recuerda que si están demasiado fríos podrías inhibir la sudoración y eso no te ayudará a enfriarte; tómalos frescos.

  3. Verduras frescas: Las verduras, al igual que las frutas, también son muy ricas en agua. Por eso son un alimento ideal para tomar en verano, para compensar esa deshidratación que nos provoca sudar de más. Puedes tomarlas crudas, en forma de ensalada o también en forma de cremas frías para ayudar todavía más a refrescar tu cuerpo.

  4. Bebidas calientes: Aunque pueda parecer una contradicción, las bebidas calientes pueden ayudar a refrescar tu cuerpo. ¿Cómo? Al igual que te comentaba antes que las bebidas muy frías pueden inhibir la sudoración, las bebidas calientes pueden estimularla. Por eso, tomando bebidas calientes podemos conseguir que nuestro cuerpo sude más y más rápido, para conseguir enfriar nuestro cuerpo cuando éste se evapora. Sin embargo, solo se recomienda tomar bebidas calientes en lugares con un clima seco, ya que en climas muy húmedos el sudor no consigue evaporarse tanto y no podríamos enfriarnos lo suficiente.

  5. Tés fríos: Si lo tuyo no son las bebidas calientes o vives en un clima húmedo, quizás prefieras optar por los tés o infusiones frías. Son una buena manera de hidratarte a la vez que disfrutas de su delicioso sabor. Y, además, como bien sabes cada planta tiene muchas propiedades y beneficios que podrás aprovechar de esta manera. Eso sí, recuerda no tomarlas demasiado frías para no inhibir la sudoración.

  6. Carnes blancas: Ya sabes que las calorías no nos hacen bien en verano, ya que contribuyen a calentar nuestro cuerpo. Por eso es conveniente evitar completamente las carnes rojas y grasas, y optar por carnes blancas que contienen muchas menos calorías. Puedes incluso usarlas como un ingrediente más en tus ensaladas, como por ejemplo una ensalada con pollo.

  7. Pescado: El pescado contiene muchas menos calorías que la carne, por lo que es ideal para tomarlo en verano. Además, se puede tomar frío o en ensaladas, o incluso crudo en forma de sushi, para conseguir refrescarte al máximo.

  8. Marisco: De la misma manera que le pescado, el marisco y los moluscos también son una muy buena opción para tomar en verano, gracias a su bajo contenido en calorías. Además, como no se suelen tomar calientes te ayudarán a refrescarte. Puedes incluso preparar deliciosas ensaladas frescas con ellos como por ejemplo un cóctel de gambas.

  9. Pasta: La pasta es una de las comidas favoritas para el verano, ya que nos permite preparar multitud de recetas deliciosas y refrescantes. Eso sí, ten en cuenta que la pasta contiene bastantes calorías, por lo que se recomienda tomarla con moderación. Lo ideal es usarla como acompañamiento y no como plato principal, o como un ingrediente más de tu ensalada.

  10. Comida picante: Si te digo que la comida picante ayuda a refrescar tu cuerpo podrías pensar que es una contradicción, ya que el picante nos produce un ardor enorme en la boca, ¿verdad? Sin embargo, ¿no te parece curioso que donde más picante se consume sea precisamente en los países con un clima más cálido? Esto es porque la reacción de nuestro cuerpo al picante es precisamente sudar. Y como ya te comentaba antes, el sudor es la manera más eficaz que tiene nuestro cuerpo para regular su temperatura. Eso sí, al igual que con las bebidas calientes, el picante está más recomendado para climas secos que para climas húmedos, ya que el sudor se evapora con mucha menos eficiencia si hay demasiada humedad en el ambiente.

¡Líbrate del Calor!

Ahora ya conoces qué alimentos y bebidas pueden ayudarte a refrescarte y cuáles no son para nada recomendables. En plena ola de calor será conveniente que los recuerdes para conseguir regular tu temperatura corporal cuanto antes, y evitar así golpes de calor.

¿Y tú, conoces algún otro alimento más que nos ayude a refrescarnos cuando el calor aprieta? ¿O quieres compartir con nosotros alguna deliciosa y refrescante receta veraniega? ¡Te escuchamos!