7 Remedios Caseros para las Uñas Encarnadas

misremedios.com

Cuando una uña crece de forma incorrecta y se clava en la piel aparece lo que se conoce como uña encarnada. Esta situación puede producir dolor, incomodidad y si no se aportan los cuidados necesarios, puede derivar en una infección y producir otras complicaciones.

Aunque puede ocurrir tanto en las uñas de los dedos como en las de los pies, lo más habitual es que suceda en el dedo gordo del pie.

Hoy te traigo unos buenos consejos que te ayudarán a evitar este problema y 7 remedios naturales que te ayudarán a mejorar la situación de forma natural. ¡No dejes de leer este artículo!

Libro Remedios Caseros

¿Por qué puede aparecer una uña encarnada?

Si el borde o la esquina de una uña crece de forma inusual clavándose en la carne, aparece lo que conocemos como uña encarnada. Puede ser una afección común, y aunque puede ocurrir en cualquier uña de las manos o de los pies, es más frecuente que aparezca en el dedo gordo del pie, que es el caso al que nos vamos a referir sobre todo en este artículo, aunque casi todos los consejos para evitar que suceda y los remedios para aliviar la situación se pueden aplicar también para uñas de las manos .

Como resultado de este crecimiento inadecuado, puede aparecer dolor, enrojecimiento y en algunas ocasiones infección que hay que tratar para que no se extienda y evitar otro tipo de complicaciones.

Si te ocurre alguna vez, es importante que le prestes atención a este problema desde el minuto uno, ya que con los cuidados adecuados, es posible tratarla con remedios caseros y evitar que vuelva a aparecer.

¿Qué puedo hacer para evitar que una uña crezca encarnada?

Aunque algunas veces este problema aparece por una predisposición genética, en la mayoría de las ocasiones, la aparición de este problema se debe a causas que se pueden evitar.

Una de estas causas se debe a la utilización de zapatos no adecuados que ejercen demasiada presión sobre los dedos y hacen que las uñas crezcan de una forma anormal. Para evitarlo, intenta utilizar zapatos que no te aprieten demasiado los dedos de los pies, y si el clima lo permite, anímate a llevar calzado abierto porque así te asegurarás que no ejerce una presión inadecuada y además llevarás los pies aireados evitando que suden demasiado. Otra buena recomendación es cambiar a menudo de calzado para evitar que los pies se acostumbren a uno solo.

Otro aspecto al que debes prestarle especial atención es a la forma en que cortas tus uñas. Debes cortarlas siempre de forma recta, evitando cortar los bordes para que éstos no crezcan clavándose en la piel. No intentes seguir la curva natural de los dedos a la hora de cortar las uñas y procura no dejarlas demasiado cortas, ya que lo ideal es que las uñas queden un poco por encima de la yema de los dedos, evitando así que crezcan clavándose en la piel.

Si el problema aparece por traumatismos o porque practicas algún deporte en el que se golpeen las uñas contra el calzado o contra el suelo, puedes valorar la opción de ponerte algún protector para evitar que se rompan y luego crezcan de forma indebida.

Si aún siguiendo estos consejos, no puedes evitar que aparezca este problema, aquí te traigo hasta 7 remedios que te ayudarán en este caso.

Remedios caseros para las uñas encarnadas

1. Agua y sal gorda

El agua con sal es un remedio muy sencillo que puede ayudarte a aliviar las molestias ocasionadas por una uña encarnada en el dedo del pie.

Para poner en práctica este sencillo remedio, tan sólo tienes que poner una barreño o recipiente donde puedas meter el pie afectado con agua templada y un buen puñado de sal gorda. Deja el pie en remojo durante unos 20 minutos y notarás mucho alivio al mismo tiempo que notarás la piel más suave. Puedes repetir esta acción un par de veces al día y en pocos días notarás la mejoría.

2. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un remedio casero que tiene muchas aplicaciones hoy en día, y una de ellas es para las uñas encarnadas. Gracias a sus propiedades antisépticas y analgésicas, pueden ayudarte a aliviar la hinchazón y el dolor que aparece este problema.

Para poner en práctica este remedio, pon en un barreño o en un recipiente donde puedas el meter el pie afectado agua caliente suficiente para que la zona quede bien cubierta y añade un cuarto de taza de vinagre de manzana. Pon el pie en remojo durante al menos 20 minutos un par de veces al día y notarás cómo el dolor y la inflamación van desapareciendo en pocos días.

3. Ajo

Gracias a las propiedades antisépticas del ajo, se puede convertir en un gran aliado para aliviar los síntomas propios de las uñas encarnadas.

En este caso, puedes triturar un diente de ajo y ponerlo encima de la zona afectada colocando encima una gasa o venda para que se mantenga ahí durante unos 20 o 30 minutos y haga su efecto. En pocos días notarás la mejoría.

4. Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té tiene propiedades antisépticas que te ayudarán a prevenir la posible infección que puede aparecer cuando una uña crece de forma anormal clavándose en la piel.

Para poner en marcha este remedio, solo necesitas poner una o gotas de este aceite sobre la zona afectada limpia y seca, dejando que penetre bien en la piel. Puedes aplicarte este remedio un par de veces al día y notarás la diferencia rápidamente.

5. Jugo de cebolla y limón

El jugo natural de la cebolla tiene propiedades desinfectantes, y el limón te ayudará a suavizar la piel y a calmar la inflamación, por lo que este remedio será un buen aliado para combatir el problema de la uña encarnada.

Para poner en práctica este remedio, pasa media cebolla por la licuadora para obtener su zumo y añade unas gotas de zumo de limón recién exprimido. Aplica el líquido resultante con la ayuda de un algodón por la zona afectada y deja secar unos minutos al aire. Repite esta operación dos veces al día y en pocos días verás los resultados.

6. Agua oxigenada

Dado que el agua oxigenada es un desinfectante muy poderoso, puede convertirse en un buen aliado para suavizar y recuperar la piel dañada por la uña encarnada.

Para poner en práctica este remedio, mezcla un litro de agua caliente con media taza de agua oxigenada en un barreño o recipiente donde puedas meter el pie. Sumerge después el pie afectado durante 15 o 20 minutos y sécalo bien a continuación. Repite esta acción dos veces al día y en pocos días notarás la diferencia.

7. Aceite esencial de orégano

El aceite de orégano tiene propiedades antibacterianas y antisépticas, por lo que puede proporcionarte un rápido alivio al dolor que puede causarte una uña encarnada.

Para beneficiarte de sus propiedades, tan sólo tienes que mezclar un par de gotas de aceite esencial de orégano con la misma cantidad de aceite de oliva, y aplicarte la mezcla sobre la zona afectada limpia y seca tres veces al día. En un par de días notarás la diferencia.

¿Cuándo debo acudir al médico?

En algunas ocasiones, algo tan simple como una uña que crece encarnada en la piel puede producir complicaciones más serias en algunas personas. No dudes en acudir al médico si una uña te crece encarnada en la piel y tienes diabetes o cualquier otra condición que te provoque una circulación deficiente o tengas problemas con tu sistema inmunológico.

Además, deberías acudir al médico en los siguientes casos:

  • Si el dolor y la inflamación son demasiado intensos.
  • Los remedios caseros que te hayas aplicado no han mejorado el problema.
  • Sufres alguna reacción alérgica a algún remedio casero.
  • Tienes alguna duda sobre cómo cuidar esa uña del pie que crece encarnada.
  • Si el crecimiento anormal de esa uña es demasiado frecuente y aparecen demasiados episodios en los que se clava en la piel, dado que es posible que requiera otro tipo de atención o cuidados.